¿Qué inversión debo realizar para mantener un jardín?

Home » Jardinería » ¿Qué inversión debo realizar para mantener un jardín?

El mantenimiento de un jardín conllevo tiempo y dinero. Esto es una premisa imborrable. Sin embargo, ya dependerá de si tu jardín tiene césped y especies de mayor necesidad o bien es un jardín xerófito el empleo de más tiempo o menos.

En cualquier caso, ambos exigen un número mínimo de herramientas de trabajo. Hablamos de tijeras de poda, sierras, guantes, azadas, etc., que podremos automatizar con herramientas mecánicas.

En este artículo queremos revisar la inversión a realizar para un correcto mantenimiento del jardín.

Inversión en herramientas

Herramientas de poda

Entre las herramientas de poda, la más barata de comprar y qué mejor amortización tiene son las tijeras de podar. Ésta herramienta de jardín es manual y permite cortar sin mucho esfuerzo tallos de plantas herbáceas y pequeñas ramas lignificadas de árboles.

Sin embargo, cuando tenemos que podar ramas engrosadas de más de 2 cm de diámetro, necesitamos recurrir a la sierra o a su hermana motorizada, la sierra eléctrica. Dependiendo de la marca que elijamos y la frecuencia de trabajo, encontraremos algunas a buen precio. Puedes ver el ranking de motosierras para adaptar la compra a las condiciones de tu jardín.

No es recomendable utilizar el hacha para material vegetal vivo, puesto que los cortes, al ser por repetición, no salen limpios y dañamos en exceso el árbol. Esta herramienta solo es aconsejable para madera muerta (leña).

Herramientas de limpieza

Mantener un jardín curioso exige tener que barrer restos de polvo, retirar hojas y ramas, especialmente cuando llega el otoño y los árboles caducifolios dan trabajo. Por ello, actualmente hay herramientas que facilitan la tarea, más que la tradicional escoba y el recogedor.

Hoy en día podemos disfrutar de barredoras de jardín, impulsadas por nosotros y sin consumo eléctrico por un precio entre 150 y 300 €, pero que son aptas para grandes superficies. Tienen rodillos de limpieza y acumulan la suciedad en un depósito interior.

Las hojas y restos orgánicos los podemos aprovechar y reutilizar para fabricar compost o realizar un mulching sobre árboles. Con la acción de la lluvia y los microorganismos, irán descomponiéndose lentamente y aportarán nitrógeno, fósforo y potasio al suelo para la nutrición de las plantas.

En caso de que tengas muchos árboles caducifolios en tu jardín, es recomendable buscar algún soplador de hojas que te alivie el trabajo y acumule todos los restos orgánicos en un montón para su posterior retirada.

Herramientas para mejora del suelo

El suelo agrícola es uno de los principales afectados con el cambio climático. Tanto la desertización como el empeoramiento de la calidad del agua y la erosión hace que diariamente se pierdan grandes superficies de suelo cultivable.

En nuestro pequeño paraíso, el jardín, debemos de hacer todo lo posible para mantenerlo en perfectas condiciones. Esto es, en estado fértil. La fertilidad de un suelo se mide por la cantidad de materia orgánica que tiene y su capacidad de cambio de nutrientes entre este medio y las raíces de las plantas.

Técnicas como el arado o movimiento de tierras, reducir el uso de fungicidas, evitar el monocultivo o aportar periódicamente materia orgánica son estrategias que garantizan un estado de salud óptimo de nuestro suelo.

Para todas las tareas de mantenimiento, necesitaremos como mínimo una azada. Con ella podremos arrancar malas hierbas, plantar y quitar cualquier especie o bien preparar el suelo para la llegada de nuevos cultivos.

En terrenos más grandes, podremos usar motocultores o motoazadas que, mediante energía de combustible fósil, realizan la tarea sin apenas esfuerzo y de forma más veloz.

Tareas para mantener el jardín

Inversión en plantas

La renovación de las especies vegetales en el jardín también supone una inversión adicional que casi todos los años tenemos que realizar.

Utilizar y aprovechar semillas nos ayudará a reducir este coste, aunque también nos encontraremos con especies que requieran la compra de plantas en el vivero o tiendas especializadas.

Para la preparación de un huerto con plantas hortícolas, en la mayoría de ocasiones, la inversión en semillas es de bajo coste, ya que en 1 sobre podemos encontrar cientos o miles de semillas.

Para el caso de bulbos y tubérculos, si no hemos podido guardarlos de años anteriores, la inversión será algo mayor. Es el caso de patatas, ajos, cebollas, habas o guisantes, entre otros.

En este punto, la correcta planificación nos ahorrará el gasto innecesario de adquirir semillas y plantas que, posteriormente, no utilizaremos.

Capital humano

Por último, el capital humano es un coste adicional. En jardines pequeños, con nuestro propio tiempo y esfuerzo y sumando al de nuestros familiares o amigos será más que suficiente para el mantenimiento del jardín.

Sin embargo, si nuestro jardín tiene dimensiones grandes (más de 5000 m2), necesitaremos colaboradores a salario y jardineros. La poda de árboles altos, palmeras, preparaciónd e suelo y recolección de algunos frutales exige mano de obra adicional a la nuestra.

Deja un comentario