Antes todo esto era campo…

antes todo esto era campo

Innegablemente la agricultura está de moda. Al menos la agricultura urbana que poco a poco se está imponiendo en terrazas y balcones de las principales ciudades y grandes urbes.

Sin embargo, cuanto más nos adentramos en el mundo de la agricultura y jardinería, a más problemas sin a priori solución nos enfrentamos.

Por fortuna, en internet puedes buscar un gran abanico de consejos y soluciones a los problemas más comunes en el mundo de los huertos y cultivo de plantas. Esta es la razón de esta web, donde antes todo esto era campo, ahora al menos, es una mezcla de urbe+jardín.

Demos la bienvenida al nuevo Homo Sapiens Agrícola…

Dentro del sector agro, podemos distinguir el nivel profesional, donde se cubren grandes superficies y sí o sí es necesario maquinaria agrícola, instalaciones de riego y personal de mano de obra, y el sector urbano dedicado a pequeños huertos o el mantenimiento de pequeñas superficies.

A la hora de adquirir productos agrícolas, el sector profesional está obviamente más especializado, y podemos encontrar una gran cantidad de productos, muchos de los cuales es necesario un carné específico de manipulador.

En lo que al huerto urbano se refiere, los productos que a menudo utilizamos no son tan buenos o propicios como podemos pensar.

Por ejemplo, muchos fertilizantes que encontramos en grandes superficies, tienen altas cantidades de sodio y cloro, negativos para el cultivo, y se venden a precio de escándalo.

En Antes todo esto era campo queremos enseñarte a iniciarte en los conocimientos mínimos de agricultura que te permitan desde gestionar un huerto hasta convertirte en un profesional del sector donde puedas ganar dinero mediante lo que produces.

Guía de fertilización de cultivos

¿Cómo se puede realizar la fertilización eficiente de un cultivo? 

Para hacer esto es necesario conocer las necesidades, de forma independiente, de cada cultivo. En la mayoría de ocasiones se agrupan por familias, por ejemplo, para el caso de los cítricos, mandarino, naranjo, limón, etc.

Hay una extensa base de datos donde podemos ver el consumo, generalmente medido en unidades fertilizantes (UF) de cada cultivo. De esta manera podemos asociar un tipo de abono o mezcla de abonos, su cantidad y la época de aplicación.

En el blog podrás encontrar artículos donde se desglosa planes de fertilización y productos recomendados para los cultivos más importantes en el sector de la agricultura.

La fertilización de las plantas se puede desglosar en cultivos con regadío (donde se aplica mediante fertirrigación, junto con el agua y el equipo de instalación, que podrá ser goteo, pivot, aspersores, etc.), o cultivos de secano.

En este último caso, los fertilizantes se aplican granulados que lentamente se van disolviendo por acción de la lluvia o la humedad de las primeras horas de la mañana.

Vamos a ver las características principales del abonado de diferentes cultivos

Productos más utilizados en agricultura

Fertilizantes y nutrición para tus plantas

La nutrición de las plantas no siempre se limita a escoger un tipo de fertilizante y a aplicarlo durante todo el periodo de crecimiento.

Las plantas, como los animales, pasan por distintas fases en su vida y, por tanto, la alimentación debe ir en línea con el propósito buscado.

Durante la fase de desarrollo y vida útil de un cultivo, se pueden dividir 3 fases principalmente. En cada una de ellas, se utiliza un equilibrio o abono diferente, dando importancia al nitrógeno, fósforo o potasio en diferentes magnitudes.

Éstas son las 3 principales fases que desarrolla:

  • Desarrollo vegetativo: se da importancia al nitrógeno para construcción celular, donde se desarrollan hojas y tallos. En general, estimular el crecimiento de las partes verdes de la planta.
  • Floración y desarrollo inicial de frutos: el fósforo y micronutrientes como boro y molibdeno adquiren cierta importancia en esta fase, donde la planta empieza a acumular azúcares para destinarlos a sus futuros frutos. Dichos azúares serán los que definan el dulzor o los ºBrix de un fruto.
  • Engorde de fruto y maduración: con un desarrollo pleno de los frutos, la planta aumenta sus necesidades en potasio, que está íntimamente relacionado con los procesos de maduración

Quelatos de hierro EDDHA

Uno de los micronutrientes que más demanda tiene en los cultivos es el hierro. Actualmente se utilizan en forma de quelatos (compuestos que mantienen estable la estructura del hiero) debido a que los suelos actuales reducen la eficacia y vuelven insoluble al hierro).

Entre los quelatos más utilizados y con mayor eficacia se encuentra el quelato EDDHA, con concentraciones en hierro entre 6 y 7% p/p.

Este quelato permite un rango de estabilidad en pH de 3 a 11, por lo que cubre prácticamente todo tipo de suelos, desde aquellos ácidos ricos en aluminio donde hay carencias de calcio, hasta aquellos suelos calizos repletos de calcio y magnesio, donde el hierro se insolubiliza al instante si no tiene una forma de protección.

Este tipo de quelato EDDHA suele ir en polvo, puesto que las formulaciones líquidas tienen una baja concentración, debido a que la solubilidad es bastante baja.

En los cultivos, la clorosis férrica es una de las carencias más comunes en los cultivos, y destaca por el gran impacto visual que muestra, donde las hojas jóvenes se vuelven amarillas, conservando los nervios verdes.

Germinación de semillas

El inicio de la vida vegetal comienza por una pequeña semilla. Con respecto a cultivos hortícolas, encontrarás una gran variedad, desde cultivos de hoja hasta de frutos de todo tipo y variedades distintas.

Aunque la semilla sigue su ciclo biológico, existen trucos para acelerar el proceso y evitar los típicos errores que cometemos (exceso o falta de agua, temperaturas fuera del rango óptimo, etc.).

Acelerar el proceso de germinación de semilas

Aunque depende del tipo de semilla que utilicemos y su nivel de estratificación, con este proceso podemos acelerar hasta en un 20% el tiempo en el que tarda en salir la plántula.

Lo que vamos a intentar ofrecerle a la semilla son las mejores condiciones de germinación basadas en aportar calor, oscuridad y un entorno con suficiente humedad. Básicamente estas 3 variables son las que necesita cualquier tipo de semilla para germinar.

Para ello necesitaremos papel de cocina o periódicos, que humedeceremos con agua hasta que tengan una consistencia ligeramente húmeda, pero sin gotear agua.

Colocaremos las semillas separadas unas de otras y taparemos con el mismo papel, también humedecido.

A los pocos días observaremos como hay una rotura de la testa y el embrión comienza a salir, momento en el cual, con mucho cuidado, plantaremos en una maceta pequeña humedecida.

Sustrato ideal para germinar semillas

El sustrato ideal para germinar semillas es el la fibra de coco. Un elemento natural procedente de la piel del coco que aunque no aporta muchos nutrientes tiene una relación óptima para guardar y conservar la humedad.

Por eso, como las semillas durante su proceso inicial de desarrollo requieren mantener unos niveles muy equilibrados de agua y oxígeno, la fibra de coco resulta ideal para este tipo de tareas.

Cómo gestionar plagas y enfermedades en tu huerto

En agricultura, no sólo consiste en elegir una adecuada variedad de plantas, saber abonar correctamente y aplicar agua con las mejores condiciones hídricas.

Un problema diario que no permite descansar dado el gran trabajo que exige las estrategias de prevención son las plagas y enfermedades.

Esto repercute negativamente en el gasto que exige un cultivo para mantener un nivel de producción adecuado.

Plagas más comunes en los cultivos: ácaros (araña roja, blanca, ácaro de las maravillas, etc.), pulgones, mosca blanca, orugas, trips. nematodos, etc.

Enfermedades más comunes en el huerto: bacterias (pseudomonas), hongos (antracnosis, oidio, mildiu, botritis, roya, etc.).

Para las plagas de insectos, en la mayoría de ocasiones los tratamientos son curativos cuando detectamos la presencia de dichos organismos. Muchos de ellos son dependientes de la situación climática del cultivo (verano, invierno, más o menor temperatura, humedad, etc.) y del exceso de aporte de nitrógeno, que origina partes verdes que son atacadas y frecuentadas por dichas plagas, como el pulgón.

Para las enfermedades, la mejor estrategia de gestión se basa en la prevención. Mantener un estado sanitario idóneo garantiza una mayor resistencia a verse infectado por hongos y bacterias.

Tratamientos preventivos de cobre en las épocas de mayor desarrollo de hongos garantiza un retraso en la aparición de la enfermedad.

Las estrategias relacionadas con las labores de cultivo y mano de obra (poda, aporte de materia orgánica, gestión adecuada del riego, etc.) también reducen los problemas relacionados con estas enfermedades.

Antes todo esto era campo…
5 (100%) 3 votes