6 consejos para el cultivo de la zarzamora

Una fruta muy cotizada que pertenece a la categoría de los berries es la zarzamora o mora (Rubus ulmifolius), un arbusto que produce unos exquisitos y dulces frutos utilizados en prácticamente todo el mundo.

Habrás escuchado mucha más información con respecto a fresas, arándanos, grosellas y otro tipo de especies, sin embargo, no hay tanta información en Europa de este cultivo.

Nosotros hemos querido reunir todo lo que hemos considerado importante del cultivo de la zarzamora. Por eso, vamos a dividir el texto en varias partes, enfocados a conocer profundamente cómo es la planta y sus principales características.

Por si te animas a cultivarla en el jardín o huerto, te dejamos unos consejos completos para enfrentarte a cualquier problema que pueda surgir.

Características de la zarzamora (Rubus ulmifolius)

Taxonomía de la planta

  • Nombre común: zarzamora, mora o zarza
  • Nombre científico: Rubus ulmifolius
  • Familia: Rosaceae
  • Género: Rubus

Origen y distribución de la zarzamora

El origen de la zarzamora no está del todo descrito, ya que se trata de una especie muy invasora que rapidamente se ha propagado por distintos paés.

En Europa, podemos encontrar este arbusto por casi todos los países, y de la misma manera sucede en otros continentes como África (concretamente en el norte) y Asia (específicamente en el sur).

Por su rápido crecimiento y la particularidad de formar setos, se considera especie invasora en muchas zonas de sudamérica (Chile, Uruguay, etc.)

Características de la zarzamora

Características del fruto

El mayor aprovechamiento que se realiza de la zarzamora es el aprovechamiento de sus frutos, muy dulces y aromáticos, pero con un toque ácido. Su consumo se realiza en fresco, como cualquier otra fruta, o bien para preparar mermeladas, zumos o macedonias.

Destacan en gastronomía por su gran aportación en vitaminas y diferentes minerales, sumado a que tienen una buena concentración de fibra y poco aporte calórico.

Composición nutricional por 100 g:

  • Nutrientes: 43 kcal
  • Grasas totales: 0,5 g
  • Hidratos de carbono: 10 g
  • Fibra alimentaria: 5 g
  • Azúcares: 4,9 g
  • Proteínas: 1,4 g

Confusión con el fruto de la mora

Cuando nos referimos al cultivo de la mora, pueden surgir discrepancias sobre el género Rubus y Morus, cuyas especies están completamente diferenciadas.

De hecho cuando pensamos en las moras también nos acordamos de la especie Morus alba, o morera blanca, como se conoce por el nombre común.

Por tanto, hemos querido diferenciar ambas especies de la siguiente manera: zarzamora para el género Rubus y moras para el género Morus.

Como este artículo va enfocado a las especies que engloban el género Rubus, concretamente Rubus ulmifolius, hablaremos del cultivo de zarzamoras.

Principales cuidados de la zarzamora

1. Climatología

La zarzamora se ha adaptado con el paso de los años a diferentes rangos de temperatura y humedad.

El óptimo rango de temperatura se encuentra entre los 20-25 ºC en producción de frutos, soportando temperaturas mucho más bajas fuera del desarrollo vegetativo.

Requiere unas condiciones de humedad más elevadas que otros cultivos, pero no repercute en una notable bajada de producción en climas secos.

Su cultivo se produce en zonas con pluviometría elevada (por encima de 1000 mm), o bien se introduce sistemas de riego localizado para aportar la humedad que requiere la zarzamora.

Dichas lluvias no le vienen muy bien cuando está en plena producción de frutos, ya que su crecimiento es bastante sensible y puede sufrir malformaciones, rajados o caídas si es azotado el arbusto por vientos fuertes, granizos o lluvia intensa.

No tiene mucha resistencia al frío intenso ni a las heladas tardías en época vegetativa, sobretodo cuando hay brotes nuevos, hojas y flores.

Horas frío: 700 horas con temperaturas entre 4 y 6 ºC.

2. Riego y abonado

Riego

El control del riego y la fertilización es una de las claves más importante en el desarrollo de la zarzamora, y en algunos casos tiene muchos requerimientos técnicos.

Aunque la zarzamora tiene alta resistencia al estrés hídrico o falta de agua, para producir una calidad óptima y volumen de moras es necesario cubrir todas las necesidades de agua y nutrientes que necesita.

El sistema más indicado para aportar agua es el de riego por goteo. Específicamente, se suele optar por riegos de mayor frecuencia pero menor volumen, de cara a facilitar una buena oxigenación de las raíces y evitar encharcamientos.

En producción, se suele aportar 3 o 4 riegos semanales de entre 30 y 40 litros por riego. De ahí la importancia de que el suelo cuente con un buen sistema de drenaje, protagonizado por unos buenos niveles de materia orgánica.

Abonado

Antes de la plantación de zarzamora, el suelo debe contener con una reserva mínima de nutrientes. En algunos casos, es indicado efectuar un análisis de suelo para comprobar el punto de partida.

Un suelo adecuado requiere la aportación de 20 a 30 t/ha de materia orgánica animal o vegetal cada 3 o 4 años.

Además, en producciones intensivas, se aportan solución NPK de lenta liberación (150 a 200 kg/ha), como un NPK 14-10-16 con micronutrientes.

Cultivo y usos de la zarzamora

3. Suelo

Aunque se adapta bien a todo tipo de suelos, suele preferir aquellos que aguantan bien la humedad. Por tanto, los suelos franco o franco-arcillosos son los más indicados, ya que además también almacenan más nutrientes frente a los arenosos.

De igual forma, es importante partir de una fertilidad media del suelo, hecho que lo podemos conseguir con el aporte periódico de materia orgánica.

Con ello, regulamos el tampón de pH, aumentamos la retención de humedad y aumentamos hasta 2000 veces la población de microorganismos. Éstos se encargan de solubilizar nutrientes, facilitar el desarrollo radicular y mejorar la textura y las propiedades del suelo.

El pH del suelo debe ser ligeramente ácido. A partir de 5,5 hasta 6,5 es el indicado para la mayor solubilidad de los nutrientes.

Si tenemos un suelo alcalino (pH > 7) podemos utilizar fuentes de fertilizantes ácidos para mejorar la solubilidad de nutrientes, como el ácido fosfórico, ácido nítrico, sulfato de potasio, etc.

4. Cómo sembrar

Antes de sembrar es aconsejable realizar un arado profundo del medio. Así conseguiremos una mayor capacidad de formar raíces por menor gasto energético en su desarrollo.

El marco de plantación recomendado es de 1×1,5 m o 1,5×2 metros, según la variedad y planificación de la poda. También influye con qué maquinaria se van a realizar los tratamientos fitosanitarios foliares, ya que debe haber suficiente espacio para permitir su entrada entre las líneas de zarzamora.

5. Multiplicación

Uno de los métodos de multiplicación de la zarzamora más recomendados es mediante propagación asexual. De esta forma conseguimos reproducir exactamente la planta madre y no se tienen variaciones de producción o del comportamiento genético.

A través de la propagación asexual, tenemos varios métodos, algunos de ellos más indicados que otros.

Multiplicación por acodo: uno de los más recomendados para la zarzamora, consiguiendo producir raíces de uno de los tallos del arbusto.

Multiplicación por acodo rastrero: técnica empleada para tallos más desarrollados y de mayor longitud. Dicha rama se tapa con tierra en el suelo y se cubre en su totalidad.

Multiplicación por estacas: se seleccionan tallos vigorosos (máximo 1 cm de diámetro) de unos 30 cm de longitud y buen estado de salud. Se ponen en un medio acuoso con hormonas enraizantes hasta la salida de nuevas raíces blanca y se cultiva en sustrato de fibra de coco humedecida.

6. Plagas y enfermedades

Plagas

Un cultivo con producción de frutos dulces, con gran acumulación de azúcares en savia y en hojas suele atraer a insectos chupadores como ácaros y pulgones.

En los frutos pueden aparecer gusanos, cuyas larvas se alimentan de ellos originando galerías y haciendo perder su calidad y comercialización.

En el suelo hay que tener especial cuidado con distintos nematodos que causan estragos en el cultivo.

Existen diferentes variedades de nematodos que llegan a afectar a las raíces de la zarzamora, por lo que se suele solarizar o desinfectar el suelo antes de la plantación o bien tratar con fitosanitarios que reducen la población durante su cultivo.

Tratamientos recomendados contra insectos:

Enfermedades

Roya: muchos berries como la frambuesa, muy parecida morfológicamente a las moras de la zarzamora, suelen atraer la formación de hongos como la roya.

Antracnosis: hongo que afecta a la calidad del fruto, causando manchas circulares con un halo amarillo alrededor.

Botrytis: podredumbre causada por un hongo de tipo blando. Afecta a los tallos y a los frutos, que se blandean.

Tratamientos recomendados contra enfermedades:

Variedades de zarzamora

Cuidados de la planta zarzamora

Dentro de la especie de Rubus ulmifolius, encontramos distintas variedades con un comportamiento parecido pero distinto. Los frutos guardan diferencias en cuanto a color, textura, aspecto y º Brix.

Las variedades más representativas son la zarzamora enana, las moras Logan y la zarza de los rastrojos.

Variedades tempranas

  • Variedad «Merton Early»
  • Variedad «Waldo»
  • Variedad «Black Satin»

Variedades de media temporada

  • Variedad «Ashton Cross»

Variedades tardías

  • Zarzamora «Thornfree»

Diferencias entre mora y zarzamora

Existen diferencias notables entre el concepto o la denominación de mora y zarzamora.

La zarzamora pertenece al grupo de moras dentro del género Rubus. 

De todas las clases de zarzas y moras dentro de este grupo, encontramos las siguientes.

  • Rubus caesius (zarza pajarera)
  • Rubus chamaemorus (mora de los pantanos)
  • Rubus fruticosus (zarzamora)
  • Rubus glaucus (mora andina o mora de Castilla)
  • Rubus spectabilis (mora naranja)
  • Rubus ulmifolius (zarzamora o mora)

Más para leer

Eguzkilore flor

Eguzkilore: un auténtico símbolo en el País Vasco

Por la Península Ibérica han pasado muchas civilizaciones que han dejado huella en la España actual que conocemos. Y en ...
Leer Más
Consejos plantas de interior

5 consejos básicos para cuidar tus plantas de interior

Las plantas de interior son un fantástico recurso de unión con la naturaleza en el hogar donde vivimos, y este ...
Leer Más
Plantas japonesas

9 plantas japonesas para tu casas y jardín

En Japón podemos encontrar una amplia variedad de plantas que se adaptan a la complicada topografía del país nipón y ...
Leer Más
Salix atrocinerea

Salix atrocinerea (sauce cenizo): un arbusto con propiedades terapéuticas

La Península Ibérica integra un gran catálogo de especies adaptadas al clima mediterráneo y continental del país. Si bien muchos ...
Leer Más
Planta rosario

Guía de cultivo de la planta rosario

Se conoce como planta rosario (nombre científico Senecio rowleyanus) y es una especie que en los últimos años ha granado ...
Leer Más
Cactus cola de rata

Cactus cola de rata: guía de cultivo

El cactus cola de rata (Aporocactus flagelliformis) es una especie habitual en jardinería ornamental procedente del suroeste de México y ...
Leer Más
Juniperus horizontalis

Juniperus horizontalis: guía de cultivo y consejos

Las coníferas son un gran recurso en cualquier jardín ornamental que se precie. Aunque siempre pensamos en árboles gigantes de ...
Leer Más
Arbusto Forsythia × intermedia

Forsythia: un espectacular arbusto amarillo

Forsythia es un tipo de arbusto altamente reconocible incluso para la gente inexperta en jardinería. Su valor ornamental caracterizado por ...
Leer Más

Deja un comentario