Uso y prohibiciones del fosfito potásico

Dentro de los insumos agrícolas utilizados actualmente, la lista cada vez se va reduciendo debido a nuevos mecanismos de identificación y a la rigurosidad impuesta por entidades y países, como es el caso de Europa.

El enfoque hacia una agricultura más natural y más ecológica, favoreciendo los productos sin residuo, hace que muchas materias activas y productos que antes eran fertilizantes, se excluyan. Es el caso del fosfito potásico, el cual tiene actualmente una prohibición de uso en la Unión Europea. 

En este artículo queremos analizar el uso que se da en agricultura al fosfito potásico, así como la legislación actual que ha fomentado su prohibición en los países europeos.

¿Qué es el fosfito potásico?

El fosfito potásico es la mezcla altamente concentrada de fósforo y potasio. En la mayoría de productos que se comercializan fuera de la Unión Europea, tienen una concentración de fósforo del 30% p/p y del 20% p/p en el caso del potasio.

La principal diferencia que tiene el fosfito potásico como fuente de fósforo es que no está en formato de fosfato, como sí lo puede estar el fosfato monopotásico o fosfato monoamónico. Esto hace que cambien los mecanismos de absorción foliar y radicular por la planta y que pueda tener otros efectos en la planta.

De hecho, analizando los productos en base a fosfito potásico, muchos de ellos atribuyen un efecto protector del sistema defensivo de la planta, así como actividad profiláctica frente a pudriciones. Esto se debe a la forma de fosfito, como éster el ácido fosfórico (H3PO3).

Dentro de las formulaciones utilizadas en agricultura y en industria encontramos el fosfito monopotásico y el fosfito dipotásico. Estas sustancias han sido investigadas por promover la producción de fitoalexinas en las plantas por ser unos activadores de estas moléculas relacionadas con la protección de la planta frente a infecciones de hongos y bacterias.

Usos y aplicaciones

Los usos que se dan a los productos a base de fosfito potásico están basados en el aporte de nutrientes (fósforo y potasio) con una concentración bastante importante.

Por otro lado, el aumento de la investigación de las sustancias de defensa conocidas como fitoalexinas y el papel de los fosfonatos, fosfitos y ácidos fosfónicos ha hecho que este producto sea utilizado como preventivo frente al desarrollo de enfermedades fúngicas.

Uso como fuente de fertilizante y como inductor de defensas en las plantas (fuera de la Unión Europea):

  • Frutales y cítricos: 300 ml/hl (100 L), 3 aplicaciones por campaña.
  • Hortícolas y ornamentales: 100-200 mL/100 L de agua (hl), realizar 2-3 aplicaciones, la 1ª al inicio de la floración y el resto cada 15 días.
  •  Semilleros: 100-150 ml/hl (100 L) en aplicación foliar, cada 8-10 días.

Los fosfitos como inductores de defensa vegetal

Las fitoalexinas son elementos químicos producidos de forma natural por las plantas. Su función la de prevenir o reducir los daños causados por plagas o enfermedades, usando principios activos que inhiben o dificultan su desarrollo.

Para que estas fitoalexinas se produzcan, las plantas deben haber sido sometidas al estrés causado por el patógeno, aunque actualmente hay algunos productos que son capaces de generar señales para su activación por la planta.

Se han analizado una gran cantidad de productos naturales e inductores de resistencia, y el fosfito de potasio es el que mejor ha inducido las fitoalexinas, mostrando las plantas menores síntomas de los ataques y mayor resistencia frente a enfermedades.

Sistema total garantizada

El gran efecto que produce esta sustancia es que tiene sistemia doble, tanto en floema (descendente) como en xilema (ascendente).

Por tanto, al aplicarse tanto foliar como en riego, tiene capacidad de transportarse a cualquier órgano de la planta. Esta movilidad hace que el efecto de producción de fitoalexinas se pueda conseguir en la raíz (ataques de hongos o nematodos) como en la hojas superiores.

Además de su potencial como producto fitosanitario, también poseen ventajas a nivel nutricional. Su aplicación permite aumentar la tolerancia al estrés y mejorar la calidad de la cosecha.

Aplicado en fertirrigación, estudios han demostrado que aumenta el crecimiento de la raíz, y a nivel foliar, favorece la salida de brotes, flores y el porcentaje de frutos cuajados.

¿Se puede utilizar el fosfito potásico en agricultura?

Actualmente, el fosfito potásico no está contemplado como fuente fertilizante ni en el  Reglamento CE n° 2003/2003, de 13 de octubre de 2003, ni al Real Decreto 999/2017, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes.

Existen dos razones que hay llevado a no incluirlo como fertilizante:

  • Medición del contenido analizable en fósforo.
  • Prohibición para evitar los residuos que deja este producto (fosfonatos y sales de ácido fosfónico).

Medición del contenido analizable en fósforo

Una razón importante para no ser incluido como producto fertilizante es la forma en la que va expresada el fósforo. El Ministerio de agricultura y la Unión Europea solo autoriza la expresión como fosfato en base al contenido en pentóxido de fósforo (P2O5).

La forma de analizar el fosfato es mediante el método gravimétrico al fosfomolibdato de quileína o con el método de extracción de fósforo soluble en citrato amónico neutro.

El fosfito potásico, cuya expresión del fósforo no va en fosfato sino en fosfito hace que al intentar analizar la concentración total de P2O5 por estos métodos, no de suficiente cantidad.

Prohibición para evitar los residuos

Actualmente, en el registro como medio de defensa fitosanitaria, actualmente no hay en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios del Ministerio ningún formulado inscrito a base de fosfito potásico, por lo que tampoco se tiene en cuenta como fitosanitario.

Si es utilizado como fertilizante, hay que tener en cuenta que el cultivo tendrá trazas de fosetil aluminio, aun no habiéndolo utilizado esta materia activa.

Más para leer

Eguzkilore flor

Eguzkilore: un auténtico símbolo en el País Vasco

Por la Península Ibérica han pasado muchas civilizaciones que han dejado huella en la España actual que conocemos. Y en ...
Leer Más
Consejos plantas de interior

5 consejos básicos para cuidar tus plantas de interior

Las plantas de interior son un fantástico recurso de unión con la naturaleza en el hogar donde vivimos, y este ...
Leer Más
Plantas japonesas

9 plantas japonesas para tu casas y jardín

En Japón podemos encontrar una amplia variedad de plantas que se adaptan a la complicada topografía del país nipón y ...
Leer Más
Salix atrocinerea

Salix atrocinerea (sauce cenizo): un arbusto con propiedades terapéuticas

La Península Ibérica integra un gran catálogo de especies adaptadas al clima mediterráneo y continental del país. Si bien muchos ...
Leer Más
Planta rosario

Guía de cultivo de la planta rosario

Se conoce como planta rosario (nombre científico Senecio rowleyanus) y es una especie que en los últimos años ha granado ...
Leer Más
Cactus cola de rata

Cactus cola de rata: guía de cultivo

El cactus cola de rata (Aporocactus flagelliformis) es una especie habitual en jardinería ornamental procedente del suroeste de México y ...
Leer Más
Juniperus horizontalis

Juniperus horizontalis: guía de cultivo y consejos

Las coníferas son un gran recurso en cualquier jardín ornamental que se precie. Aunque siempre pensamos en árboles gigantes de ...
Leer Más
Arbusto Forsythia × intermedia

Forsythia: un espectacular arbusto amarillo

Forsythia es un tipo de arbusto altamente reconocible incluso para la gente inexperta en jardinería. Su valor ornamental caracterizado por ...
Leer Más

Deja un comentario