Cómo germinar semillas: guía paso a paso

La germinación de semillas es un tema controvertido, ya que no siempre llegamos a tiempo ni tenemos un éxito excesivo en la operación. Realmente conseguir que una semilla germine es relativamente fácil (constantemente sucede en la naturaleza), pero lograr que llegue a buen puerto la plántula y produzca frutos puede ser harina de otro costal para muchos.

En este artículo queremos hacer un resumen de las condiciones ideales de germinación de la mayoría de semillas.

Condiciones a controlar en la germinación de semillas

La mayoría de semillas requieren los mismos pasos, salvo pequeñas variaciones. De esta forma, podremos germinar semillas de árboles, de arbustos, flores, semillas de marihuana, plantas aromáticas o incluso grandes coníferas.

Lo primero de todo es conocer que la semilla que tenemos entre manos no requiere estratificación (ver último punto) y se puede sembrar en cualquier momento. Lo segundo es evitar su conservación antes de plantar por mucho tiempo, ya que hay semillas que suelen tener un poder de germinación bajo y lo pierden con el paso del tiempo.

En general, la mayoría de ellas se pueden plantar durante todo el año en condiciones de interior, y en el caso de que se haga siembra directa, buscar el calendario de siembra y calcular entre 4 y 6 semanas antes de la fecha de trasplante deseada.

Temperatura de germinación

La mayoría de las semillas de plantas hortícolas, arbustos y de otra familia tienen un rango de temperaturas idóneo para su germinación. En general, para la mayoría de plantas, suele estar comprendido entre 15-20 ºC, con una variación de 5 ºC, de ahí que el final del invierno y el inicio de primavera reúna unas condiciones ideales.

Si deseas adelantar la época de plantación, siempre puedes recurrir a los semilleros en el interior de casa o en invernadero, donde prácticamente albergan una temperatura perfecta para la germinación de semillas.

Germinacion semillas marihuana

Conceptos de iluminación

Para hablar de las necesidades de luz de una semilla o plántula es necesario dividir en 2 fases: previo a la germinación y posterior a la germinación.

Semilla sin germinar

Una semilla recién plantada necesita un entorno ligeramente sombrío, sin Sol directo, con luz tamizada y de corta duración. Es un error buscar una exposición al Sol directo ya que se pueden alcanzar temperaturas superiores al óptimo y se reseca en exceso el sustrato, una condición importante para garantizar un proceso exitoso.

Semilla germinada

Una vez veamos que alguna parte verde de la planta empieza a asomar, poco a poco iremos aportando una mayor cantidad de luz (luxes), pero sin Sol directo. Su exposición al Astro rey lo haremos una vez existan hojas verdaderas.

Una falta de luz puede producir plántulas con tallos muy largos y con baja producción de hojas. Por ello, el punto más crítico cuando  germinamos una semilla es este. Si la luz es considerablemente reducida y hay mucha oscuridad, el tallo de la plántula se alargará en exceso y debilitará la salida de las nuevas hojas.

Humedad alta y controlada

Las mejores condiciones para la germinación de semillas son las que se consiguen de manera profesional en los semilleros, donde se suelen alcanzar humedades relativas altas, superiores al 75%. Con esto, sumado a una temperatura óptima que va asciendo progresivamente, se consigue acelerar el proceso de salida de la plántula.

Sin embargo, hay que tener cuidado con la posible propagación de enfermedades (bacterias y hongos) que suelen aumentar su actividad bajo estas condiciones atmosféricas.

Para germinar en casa, el uso de un semillero con tapa, que con frecuencia iremos pulverizando, hace que aumente la humedad hasta alcanzar un punto casi óptimo para conseguir resultados rápidos y exitosos.

Riego constante y a dosis baja

Lo preferible es mantener hidratado constantemente el sustrato. Los semilleros profesionales, realizan más de 4 riegos al día por aspersión, a dosis muy bajas para evitar encharcamientos, pero con mucha frecuencia.

De esta manera, se crea un entorno con una humedad ambiental alta, un sustrato siempre en un estado de humedad perfecta y se crea la atmósfera perfecta para el desarrollo de las plántulas en su fase inicial.

Para evitar enterrar en exceso las semillas en el sustrato, si regamos con un pulverizador (con un tamaño de gota muy reducido) logramos humedecer toda la tierra de forma óptima, sin desplazar la semilla.

Germinacion de semillas horticolas

Hay semillas que necesitan estratificación

Muchos árboles y coníferas producen anualmente semillas que necesitan estratificarse. Este proceso básicamente consiste en necesitar unas condiciones específicas para «liberar» la semilla y activar la germinación.

Estas condiciones pueden ser la de atacar la cubierta protectora con un ácido (simulando el aparato digestivo de un animal) o bien un periodo de 2 o 3 meses en frío (frigorífico), simulando la exposición de la semilla a la intemperie en invierno.

La más habitual suele ser la estratificación por frío, y si disponemos de un frigorífico, el proceso es relativamente sencillo, ya que su temperatura habitual (entre 3 ºC y 6 ºC) es apropiada para ello.

  • Tupper de plástico: cualquier envase con tapa hermético para almacenar comida nos servirá para ello. Aconsejamos los transparentes ya que nos permiten ver su interior sin necesidad de abrir la tapa.
  • Sustrato: podemos elegir el clásico sustrato universal, ya que ofrece una buena retención de humedad y suele contener humus que aportan nutrientes durante el proceso de germinación.

Para estratificar en el frigorífico, llenaremos el envase a la mitad con sustrato, previamente humedecido con un pulverizador, pero no en exceso para evitar la formación de hongos y microorganismos patógenos. Introducimos las semillas semienterradas y volvemos a humedecer. Cada 7 días abriremos el tupper para oxigenar el medio y renovar el aire contenido en él.

Cuando observemos que aparece un punto verde en la semilla, señal de que el interior está saliendo, podremos plantar en una maceta en el exterior, en zona sombría hasta que se forme la plántula.

Más para leer

Alquiler de maquinaria de jardinería

Alquiler de maquinaria de jardinería: no siempre hay que invertir

En nuestra web Antes Todo Esto Era Campo hemos hablado varias veces de la importancia de disponer un buen equipo ...
Leer Más
Datos sobre aguacate

Datos del aguacate que no te puedes perder

El cultivo del aguacate está viviendo un auténtico boom de plantación y, por supuesto de consumo. Lo que parecía ser ...
Leer Más
Materiales casetas de jardín

Casetas de jardín: ¿qué material elegir?

Un jardín, independientemente de sus dimensiones, siempre exige un mínimo de herramientas, y éstas, cada vez se van transformando en ...
Leer Más
Limpiar agua turbia piscina

Cómo recuperar el agua turbia de una piscina

Es normal que, después de un periodo de tiempo sin utilizar la piscina, el agua se torne turbia a causa ...
Leer Más
Trampa para caracoles

Cómo crear una trampa para caracoles

Si tienes un huerto y estás disfrutando de verlo crecer, sabrás también que hay ciertos obstáculos en el desarrollo de ...
Leer Más
Hojas amarillas en tomate

Hojas amarillas en tomate: origen y solución

La clorosis o aparición de hojas amarillas en tomate es un síntoma muy común una vez la planta empieza a ...
Leer Más
Cultivo de Hibiscus syriacus

Hibiscus syriacus (rosa de Siria): guía de cultivo

Pocos arbustos de flor ofrecen una floración tan espectacular como rosa de Siria, conocida científicamente como Hibiscus syriacus. De hecho, ...
Leer Más
Esquejes de planta del dinero

Cómo realizar un esqueje de la planta del dinero

La planta del dinero (Plectranthus verticillatus) es una opción muy recurrida para disponer como planta de interior en nuestro hogar ...
Leer Más

Deja un comentario