¿Por qué se valora tanto la manzana reineta?

Home » Cultivos » Plantas hortícolas, bulbos y frutales » ¿Por qué se valora tanto la manzana reineta?

La manzana es uno de los frutos más famosos y consumidos en todo el mundo. Dentro de su categoría, podemos encontrar muchísimas variedades, aunque hay algunas, como la manzana reineta, que está en el top de la valoración gastronómica.

En este artículo queremos contarte el por qué del éxito de esta variedad, siendo una de las más consumidas en el mundo, sus características principales y las claves en el cultivo del manzano.

Características principales de la manzana reineta

La manzana reineta, como muchas otras, surge de la combinación de diferentes variedades. Sin embargo, su historia da para largo ya que se tienen datos desde inicios del siglo XIX.

Aunque Estados Unidos es un gran productor de manzanas, la reineta se consume casi en exclusiva en Europa, siendo España, Francia e Italia los mayores productores.

Cómo es el fruto

El fruto de reineta tiene un tamaño medio, estándar, con forma ligeramente achatada en la cabeza y geometría asimétrica.

Cuando la mordemos, la textura es harinosa pero muy jugosa, y con un aroma que nos llena toda la boca.

La gran valoración que se tiene de la manzana reineta nace de la perfecta combinación entre la acidez y azúcar que nos aporta, haciendo que sea realmente adictiva y estemos pensando en el siguiente bocado.

Además, según el periodo en el que realicemos la recolección, pasa por un sabor más ácido en las primeras cosechas, y según dejamos el fruto madurar en el frutero, va acumulando más azúcares, a pesar de ser un fruto no climatérico.

Al inicio de la cosecha, su aspecto es de flamante verde, con pequeñas motas. Sin embargo, las tonalidades se acercan más al amarillo cuando acumula más azúcares.

Se puede utilizar para consumo en fresco aunque también es una manzana muy bien valorada para cocina, aceptando muy bien el horneado (manzanas asadas típicas de muchos países) o incluso la cocción.

Árbol manzano reineta

Uso para elaboración de postres

Dentro de gastronomía, otra parte importante que se destina la manzana reineta es a la elaboración de repostería.

La manzana reineta está muy bien valorada en la preparación de postres como compotas, tatín o mousse.

Leer más: el valor de la manzana Fuji

Tipos de manzanas reineta

Dentro de la manzana reineta, existen subvariedades con ligeras diferencias entre ellas. Países con tanta diversidad como Francia, Italia y España, exprimen sus variedades buscando diferencias en el mercado.

Las subvariedades de manzanas reineta más conocidas son las siguientes:

Reineta de Canadá

Reineta de Canadá se cultiva en Francia y presenta una tonalidad de piel amarillenta, con tonos rojizos. Su origen es desconocido, con frutos de buen tamaño, contenido en azúcares medio y acidez baja.

Se recolecta a inicios de septiembre

Parecida a la reineta del Canadá, pero con un color de piel amarillento con una capa rojiza.

Reineta Russet

Presenta pequeñas diferencias, con colores amarillos y marrones y motas bastante marcadas.

Reineta Zabergau

Su origen es alemán, con un tamaño de fruto alargado, colores rojizos y marrones en plena maduración y una pulpa de color blanco con una perfecta combinación de acidez y azúcares.

Fruto de manzana reineta

Leer más: top variedades de manzanas a nivel mundial

El valor gastronónico de la manzana reineta

La opinión de los consumidores de la manzana reineta y críticos gastronómicos valoran el equilibrio que se produce en boca entre el aporte de ácidos (especialmente el ácido málico) y los azúcares naturales.

Su sabor es muy intenso, fruto de un gran aroma embriagador que permanece en boca durante bastante tiempo.

A nivel nutricional, no aporta un valor muy distinto a lo que ofrecen el resto de variedades de manzana. Son ricas en vitamina C, minerales como hierro y ácido fólico.

Son consideradas uno de los frutos más saludables actualmente y existen estudios que relacionan su consumo habitual con la prevención de cáncer y enfermedades coronarias.

Aportan un gran número de antioxidantes que reducen la presencia de radicales libres. Entre este tipo de sustancias beneficiosas más importantes están las siguientes:

  • Ácidos hidroxicinámicos
  • Dihidrocalcones
  • Flavonoles (glucósidos de quercetina)
  • Catequinas
  • Procianidinas oligoméricas

Eso sí, es importante lavar bien la fruta y comer la manzana con la piel, ya que en esta parte del fruto se conserva una gran cantidad de antioxidantes y fibras beneficiosas.

Leer más: características y cultivo del manzano silvestre

Guía de cultivo de esta variedad de manzano

Climatología

El manzano es un cultivo bastante tolerante a diferentes zonas climáticas, siendo resistente a bajas temperaturas.

En España, la zona por excelencia de su cultivo es Cataluña y Aragón, prefiriendo bajas temperaturas frente a climas excesivamente cálidos del sur de España.

La manzana requiere una buena acumulación de horas-frío, por lo que su cultivo se da muy bien en interior.

Eso sí, hay que evitar plantar variedades muy tempranas de floración, puesto que es la parte más sensible a heladas a inicio de primavera.

Suelo

El manzano reineta soporta diferentes texturas y un amplio rango de pH, cultivándose en suelos calizos por excelencia.

Es importante que sea un suelo profundo (con más de 50 cm de profundidad), suelto, buen drenaje y con preferencia a un buen nivel de materia orgánica (al menos más de 1%).

Los suelos ligeros que evacúan bien el agua ofrecen un extra para el desarrollo de sus raíces, que ofrecen problemas de crecimiento en entornos muy arcillosos y con gran acumulación de humedad.

Riego

Es un cultivo con cierta exigencia al agua y pluviometría.

Riegos crecientes según el aumento de la temperatura, manteniendo un aporte constante de humedad en el suelo y no dejando que el bulbo húmedo se seque en ningún momento.

En el periodo de máxima producción y engorde de frutos, coincidente con máximas temperaturas veraniegas, puede regarse todos los días y varias horas.

Plantación de manzanos

Abonado

La manzana reineta, según la zona de plantación, puede tener producciones altas, que en algunos casos superan las 80 t/ha.

El marco de plantación habitual, aunque con diferentes adaptaciones, puede ser de 1200 plantas por hectárea en cultivo intensivo.

Bajo este tipo de plantación, el aporte de nutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio) es alto:

  • Nitrógeno (N): 150 kg/ha
  • Fósforo (P): 70 kg/ha
  • Potasio (K): 200 kg/ha

Poda de manzano reineta

Es importante desde los primeros años de plantación, llevar un régimen de podas de formación para mantener una buena estructura del árbol.

La mejor época para podar el manzano reineta es posterior a la caída de hojas, antes de la entrada del invierno, o antes de la nueva brotación, hasta enero o febrero, según temperaturas.

El objetivo buscado con este tipo de podas es el siguiente:

  • Dar homogeneidad a la producción de frutos durante todos los años.
  • Mantener un árbol equilibrado en el porte aéreo.

El manzano es un árbol que se poda desde los primeros años de vida, formando una estructura acorde que deje 3 ramas principales en el primer año.

Los brotes principales se recortan a una longitud de 30 cm, todas las ramas al mismo nivel y con yemas orientadas a que broten hacia afuera.

A partir de 2 años, partiremos de ramas (3 + 3), recortando las más nuevas también a 30 cm de longitud.

De aquí en adelante, se va reduciendo la longitud de la copa un tercio para mantener una producción equilibrada y cerca de la parte central del manzano.

De igual manera, eliminaremos ramas dañadas, dirigidas hacia el centro del árbol, cruzadas o los famosos chupones.

Deja un comentario