Cómo realizar la poda del níspero

Los árboles frutales pasan por producciones estacionarias, y mediante la poda podemos controlar la energía del cultivo en cada campaña. Con la poda del níspero definiremos la calidad y cantidad de los frutos de la siguiente temporada de producción.

Si tienes la suerte de tener en el jardín un níspero, en este artículo te damos consejos sobre los tipos de poda que existen y cómo realizarla para obtener el máximo rendimiento a tu árbol.

Características de la poda del níspero

La mayoría de árboles frutales necesitan ser podados para mantener un orden y una estructura de ramas. En general, en el caso del níspero, suele ser de forma piramidal, dejando varios brazos y entre 3 y 4 pisos.

Lo más importante es evitar que el árbol crezca en exceso de forma vertical, ya que de esta forma se dificulta mucho la recolección y los tratamientos foliares.

Por ello, a la hora de podar el níspero se procura que el tronco principal no tenga más de 40 cm de altura, y a partir de ahí, nacen los brazos.

Definida la base, la siguiente estructura, los nuevos brazos o tallos secundarios, se situarán a una altura entre 50 y 60 cm de los primeros, y así sucesivamente.

Cómo realizar la poda del níspero

Ventajas

La poda continua del níspero tiene varias ventajas desde el punto de vista productivo y sanitario para el árbol. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Buscar el equilibrio del níspero: se consigue una mayor penetración de la luz y una circulación de savia homogénea por todas las ramas.
  • Controlar el crecimiento vertical del árbol: buscando la producción de ramas laterales, se regula energéticamente el níspero para evitar que crezca en exceso en altura.
  • Reducir el número de ramas y brotes: una brotación excesiva, inclusive aquellas que se dirigen hacia el centro de la copa del árbol, dificulta la aireación del cultivo y promueve la aparición de enfermedades relacionadas con la podredumbre de los frutos y los excesos de humedad.

Tipos de poda

En el níspero, existen 3 tipos diferentes de poda en función de la vida del cultivo y la producción de frutos.

  • Poda de formación: a partir del 3er año de vida hasta la producción homogénea de frutos
  • Poda de limpieza: se realiza con carga de frutos y consiste en el aclareo o eliminación de ramas para evitar la sobrecarga en el árbol y que se obtengan frutos sin calibre.
  • Poda de fructificación: se realiza justo después de la recolección, recortando ramas y definiendo de nuevo la estructura del árbol, regulando el desarrollo para la futura brotación.

Poda de formación del níspero

Una de las podas más importantes en el cultivo de níspero es la de formación. Ésta se realiza desde el primer año de plantación y forma la estructura o esqueleto del árbol.

Una de las formas más comunes y habituales en este cultivo es buscar un crecimiento piramidal, formado por ramas primarias, secundarias y terciarias.

Morfología poda níspero

Época de poda

El momento ideal para realizar la poda del níspero fuera del periodo de heladas, por lo que se puede realizar después de la cosecha de frutos y antes de la nueva brotación.

Un árbol recién plantado recibe su primera poda de formación  a partir de 3 años de vida, cuando va configurando la estructura de sus ramas.

Esta poda de formación termina una vez que se empiezan a recolectar los primeros frutos, momento a partir del cuál buscamos otro tipo de poda.

Leer más: claves en la poda del limonero

Poda de limpieza

Se conoce como poda de limpieza en el níspero las operaciones de eliminar ramas o brotes que sobrecargan en exceso el árbol.

Cuando hay un cuajado numeroso de frutos, es probable que el calibre que se consiga de ellos sea bajo, ya que el árbol no tiene tanta fuerza o energía para su engorde.

Es por eso que se realiza la poda de limpieza para eliminar frutos, hojas y ramas y redirigir toda la energía a los brotes y frutos restantes.

Esta operación se realiza de forma manual, seleccionando 4 o 5 frutos de calidad por ramo, con buena disposición a la luz y en buen estado.

La poda de limpieza se puede realizar en enero o febrero, con frutos de pequeño calibre.

Leer más: cómo realizar la poda del olivo

Poda de fructificación

Por último, la poda del níspero en fructificación se realiza una vez hemos recolectado los frutos.

El objetivo de esta operación consiste en preparar el árbol para la siguiente campaña.

Como el árbol continua brotando y tiene por delante meses de alta intensidad de luz y temperaturas, eliminaremos brotes excesivamente vigorosos y leñosas, intentando respetar ramas fructíferas que son las que producirán los frutos para la siguiente campaña.

Identificar estas ramas vigorosas son fáciles, ya que tienen tendencia a crecimiento vertical.

De esta forma también vamos a limitar el crecimiento vertical del árbol, algo que beneficiará la futura recolección.

Leer más: cómo realizar la poda del cerezo

Deja un comentario