Características y cultivo del manzano silvestre

Dentro de las especies frutales, encontramos variedades asilvestradas que son capaces de producir frutos sin intervención humana. Tienen un crecimiento más rústico y de menor tamaño, pero en muchos casos ofrecen producciones. Un caso parecido es el de manzano silvestre, cuyo nombre científico es Malus sylvestris. La relación que guarda esta variedad de manzana con la variedad común sigue una línea parecida a lo que actualmente distinguimos con el olivo europeo y el acebuche.

Sin embargo, que no nos lleve a engaños con el nombre de «silvestre», ya que es una especie totalmente distinta a la variedad de manzana común (Malus domestica) y, aunque antiguamente se pensaba que a partir del manzano silvestre apareció las variedades de manzanas actuales, recientes investigaciones han desmentido esta teoría y han confirmado que proviene de  Malus sieversii, de origen asiático (como muchas otras especies).

En esta ficha de planta queremos analizar las principales características de este cultivo frutal, así como una guía de cultivo conociendo, punto por punto, todas las variables que afectan a su desarrollo, para poder lograr cultivarlo en nuestro jardín o huerto.

Características del manzano silvestre

A nivel visual, no existen tantas diferencias con respecto a su pariente más cercano, el manzano común (Malus domestica). Lo más destacable quizá sea que el tamaño de los frutos que produce es bastante menor que las variedades más modernas, pero también está influenciado porque se le realizan menos técnicas de producción como el aclareo, tratamientos fitosanitarios, abonado completo y a medida, etc.

El manzano silvestre tiene un tamaño medio comprendido entre 2 y 3 metros de altura, aunque algunas especies longevas pueden superar los 5 metros de altura. En algunas ramas puede presentar espinas como sistema de defensa, y su corteza es bastante más agrietada que las variedades modernas de hoy en día.

Taxonomía

  • Orden: Rosales
  • Familia: Rosaceae
  • Género: Malus
  • Especie: Malus sylvestris

Nombres comunes: manzano silvestre, maguillo, manzano bravo, manzano acerbo.

Su origen es Europeo, y está distribuido por casi todas las zonas europeas, incluyendo las más cálidas en la vertiente mediterránea, como la zona norte, más fría y con inviernos más duros. Sin embargo, es mucho más común verlo en la zona norte, con inviernos más fríos para alcanzar el número de horas frío que este tipo de cultivos necesita para la salida invernal.

Floración

La floración del manzano silvestre se produce igualmente en primavera, con la emisión de flores a partir de yemas florales, antes de la brotación de las hojas. Se poliniza mediante abejorros o abejas principalmente.

Frutos

Los frutos son notablemente más pequeños que las variedades actuales, con una forma particularmente distinta. En general, suelen tener un diámetro de 2 a 3 cm, por lo que se considera un tamaño pequeño, parecido al de la cereza. Su color es verde, aunque en máxima maduración tiene colores amarillos o pardos. Su sabor es bastante ácido, pudiéndose recolectar a partir de septiembre.

Usos actuales

Más que para consumo en fresco, que también se puede hacer, el manzano silvestre es utilizado en Europa para la fabricación de sidra, ya que tiene un grado de acidez acto para la elaboración de esta bebida alcohólica. También es utilizado para la fabricación de vinagre.

Características del manzano silvestre

Cómo cuidar un manzano de tipo silvestre

Las características del cultivo de este tipo de manzano maguillo se puede asemejar a las labores actuales del manzano europeo, sin embargo, hay que contar con que es una especie más rústica a nivel de crecer en entornos menos fértiles y mayor resistencia a la sequía.

Ubicación y climatología

A nivel de temperatura, el manzano silvestre soporta un amplio rango de temperaturas, siendo algo más resistente que el manzano común. Especialmente en invierno, sin hojas ni partes sensibles, puede soportar temperaturas gélidas por debajo de -10 ºC. Sin embargo, en periodo de floración, es igual de sensible al frío que todos los frutales

Requiere buena iluminación, especialmente para garantizar una buena floración y el cuajado de los frutos. Esta variedad de manzano silvestre es también utilizada como árbol ornamental, por lo que también se puede cultivar en el jardín, en una zona soleada y con buena iluminación.

Suelo

El manzano silvestre puede crecer en un gran abanico de suelos. Es habitual que crezca en suelos calizos, con gran presencia de calcio y pH por encima de 7. En este tipo de suelos, donde el hierro esta inmovilizado en un porcentaje alto, se presentan carencias de microelementos y clorosis férrica de forma común.

Es importante tener un suelo preparado con abono de fondo y materia orgánica, pudiéndose aportar 15 a 20 kg por hoyo de plantación bien mezclado con el suelo. Es preferible una textura franco arenosa frente a suelos pesados y arcillosos, con problemas de drenaje y frecuentes encharcamientos de agua.

Riego

Los aportes de agua y la frecuencia de riegos sigue prácticamente el mismo esquema de riegos del manzano común. En periodo productivo (marzo a octubre), se suele aportar riegos crecientes según el aumento de temperaturas, llegando a un máximo de riegos (todos los días o día sí y día no) en los meses de julio y agosto.

Abonado

Si el cultivo del manzano silvestre se realiza para producción de frutos, las exigencias en abonado serán notablemente superiores al uso como árbol ornamental. Los primeros aportes de fertilizantes se realizan con el movimiento de las yemas, a partir de febrero o marzo.

Para mejorar la estructura de suelo, algunos agricultores suelen aportar extractos húmicos líquidos inyectados en la línea de riego, a una dosis de entre 10 L/ha y 20 L/ha.

Una relación adecuada de fertilizantes durante toda la fase de cultivo puede ser el rango NPK 2-1-3 con aporte de calcio y micronutrientes.

Poda

El manzano silvestre puede recibir la poda en los meses de invierno, antes de la brotación del siguiente año, con ello se controla la producción y las ramas productivas (poda de formación), así como permite eliminar ramas o brotes cruzados o dañados.

A nivel ornamental, podemos evitar la poda salvo contadas ocasiones, donde queramos crear una forma o tamaño específico, o bien queramos eliminar alguna rama que molesta o está en contacto con otros árboles.

Árbol manzano silvestre

Plagas y enfermedades

La mayoría de frutales, incluido el maguillo, puede sufrir el ataque de plagas y enfermedades de forma continua durante toda la campaña de desarrollo. De forma general, la aparición de enfermedades relacionadas con hongos y bacterias está fomentado por condiciones ambientales de humedad, no necesariamente con temperaturas altas.

Principales plagas

  • Psila (Cacopsylla pyri L.): produce una melaza pegajosa en las hojas y afecta a los frutos. Se puede eliminar con piretrinas o jabón potásico.
  • Carpocapsa (Cydia pomonella L.): lepidóptero que parasita los frutos, creando galerías en el interior y realizando la puesta de huevos, en cuyo interior sale un gusano.
  • Pulgones: al manzano silvestre le pueden atacar varias especies, como el pulgón verde del manzano (Aphis pomi) el pulgón ceniciento (Dysaphis plantaginea) o el pulgón lanígero (Eriosoma laniferum).
  • Mosca mediterránea de la fruta (Ceratitis capitata): aparece sobre los frutos donde realiza la puesta de huevos, especialmente en la época de maduración o cambio de color, cuando la  piel del fruto es más blanda. En su interior aparece un pequeño gusano que se alimenta de la carne y echa a perder el valor del fruto.
  • Ácaro del manzano (Panonychus ulmi): ácaros diminutos cuya presencia se puede detectar en las hojas, con diminutos puntos amarillos. En esta avanzado, pueden aparecer telarañas sobre las hojas y brotes.

Principales enfermedades

  • Moteado del manzano (Venturia inaequalis): produce manchas circulares de color marrón o pardo en forma de salpicaduras
  • Roña o sarna del manzano (Venturia inaequalis): causado por un hongo que origina manchas pardas y agrupadas en hojas y frutos.

Productos relacionados

Artículos relacionados

Más para leer

Jardín francés

¿Cuáles son las características de un jardín francés?

Si estás buscando una forma impactante de añadir un toque de elegancia, formalidad y aspecto clásico al jardín de tu ...
Leer Más
Jardín italiano

Características de un jardín italiano

Ver un auténtico jardín italiano puede ser uno de los mayores placeres para los jardineros con interés para el diseño ...
Leer Más
Plantas de sombra

Plantas que puedes cultivar en zonas de sombra

Buscar plantas que crezcan en plena sombra es un trabajo lleno de desafíos. Los retos comienzan intentando interpretar cuáles son las ...
Leer Más
Uso de ozono para desinfección

Usos del ozono en agricultura

El oxígeno es uno de los mayores oxidantes gratuitos del mercado. Y si todavía lo enriquecemos más químicamente, como es ...
Leer Más
Estufas de leña

Estufas de leña: confort y ecología

Una casa de campo que se precie debe contar con elementos de confort para frío y calor, y uno de ...
Leer Más
Cultivo en maceteros

Consejos para cultivar plantas en maceteros

El uso de maceteros, jardineras y todo tipo de recipientes ha permitido traernos una pequeña parte del jardín a nuestras ...
Leer Más
Desbrozar un suelo

Desbrozar un suelo: claves y consejos

Los autores de esta web somos firmes defensores de mantener una cubierta vegetal mínima en el suelo, ya que ha ...
Leer Más
Guía de poda del naranjo

Guía de poda del naranjo

La poda se constituye como una tarea eficaz para renovar un árbol y conseguir el equilibrio idóneo en la distribución ...
Leer Más

Deja un comentario