El olivar superintensivo: ventajas y características principales

Home » Jardinería » El olivar superintensivo: ventajas y características principales

El olivar superintensivo viene desarrollándose de manera creciente desde hace 25 años, con picos de alta demanda de plantación en los últimos 5 años. Su cultivo pretende solucionar los inconvenientes que presenta el desarrollo convencional de marcos de plantación más amplios, buscando mayor rentabilidad y en menor plazo de tiempo.

En este artículo queremos analizar las principales características que nos ofrece este sistema de plantación para el olivar, así como sus ventajas y sus inconvenientes.

De todas las hectáreas de olivar plantadas en el mundo, existen actualmente más de 100.000 ha dedicadas a la cultura intensiva. España es uno de los países que más ha evolucionado al respecto, con casi 50.000 ha de plantación (50% del total a nivel mundial).

Viento las ventajas de este sistema de plantación, cada vez más son los agricultores que deciden apostar por el olivar superintensivo, previendo un boom en los próximos años que pueda cubrir hasta el 30% de la superficie total olivarera.

Características principales del olivar superintensivo

Una de las principales diferencias que ofrece el sistema de plantación del olivo en superintensivo es que tiene una disposición en seto. Generalmente se trabaja con marcos de plantación de 3 a 4 metros entre calles y entre 1 y 1,5 metros entre olivos. Esto permite una alta densidad por superficie, superando los 1500 pies/ha e incluso más.

  • Disposición en seto y de forma lineal.
  • Distancia entre plantas entre 1 y 1,5 metros, dependiendo de la variedad elegida y su porte.
  • Distancia entre líneas de 3 a 3,5 metros, para permitir la entrada de maquinaria en la poda y recolección.
  • Altura máxima del olivo de 2,5 metros y poda para no abarcar un ancho superior a los 80 cm.
  • Alta producción a partir del 2º y 3er año, con producciones que superan los 12000 kg/ha a los pocos años de implantación.

Fuente: https://cbh.es/olivar-superintensivo/

Ventajas principales

Una de las ventajas principales del olivar superintensivo son las magníficas producciones que se obtienen a los pocos años de plantación. Esto permite tener una tasa de amortización de la inversión muy rápida.

Otra ventaja interesante es la reducción de la mano de obra, ya que muchas de las tareas que habitualmente se realizan en el olivar convencional se sustituyen por maquinaria agrícola. Desde la recolección hasta la poda o cualquier tipo de tratamiento se realiza con maquinaria automatizada.

A nivel de capital humano, a priori es una desventaja, pero dado que los costes del mantenimiento del cultivo cada vez son más altos y el precio del aceite muchas veces no cubre gastos, es una garantía de éxito productivo.

Consideraciones principales del olivar en superintensivo

Recolección olivar superintensivo

Orientación de la parcela

Entre las principales consideraciones a tener en cuenta el olivar superintensivo está en que hay que tener muy en cuenta los parámetros de plantación. Por ejemplo, con marcos de plantación muy altos (superiores a 1600 plantas/ha) existe riesgo de sombre y problemas para obtener rendimientos por aceituna suficientes. Esto se corrige estudiando la orientación de cada parcela, siendo las más habitual e idónea la orientación Norte-Sur (N-S), según la empresa CBH.

Elección de la variedad

La elección de la variedad es vital para garantizar el éxito del olivar superintensivo. Cada vez más se obtienen variedades que se adaptan perfectamente a las exigencias de esta forma de cultivo, en cuanto a la brotación, formación de sus ramas, disposición de raíces y facilidad de recolección.

Sin embargo, también podemos contar con las variedades de siempre, como arbosana, arbequina, manzanilla o  koroneiki (una variedad griega).

Vamos a ver el comportamiento de cada una de estas variedades.

  • Arbosana: destaca por tener menor vigor que otras variedades, por lo que permite aumentar los marcos de plantación. Produce un rendimiento graso espléndido y un sabor de su aceite fuerte y con carácter.
  • Arbequina: existen adaptaciones de la tradicional variedad Arbequina que se adaptan perfectamente a marcos de plantación reducidos. Una de ellas es la Arbequina As-1, que permite una poda con un eje central muy pronunciado, reducir la vecería y adelantar la entrada en producción. Sin embargo, produce menor rendimiento graso que la variedad Arbosana.
  • Manzanilla: la tradicional variedad manzanilla sevillana está siendo adaptada al olivar superintensivo y se pueden ver muchas plantaciones de este tipo en Extremadura, de reciente implementación.
  • Kononeiki: esta variedad griega ha sido adaptada a este tipo de plantación debido a su alta producción y rendimiento graso. Sin embargo, tiene más problemas para adaptarse a marcos de plantación reducidos debido a que no brota a partir de un eje central marcado. Tiene una resistencia al frío bastante baja, por lo que parcelas de interior sombreadas deben evitar elegir esta variedad.

Olivar superintensivo en secano

Existen un número más limitado de superficie destinada al cultivo del olivar superintensivo en secano. En este caso se prescinde del uso de tuberías y laterales portagoteros, de forma que también se excluye la fertirrigación. 

La nutrición se reserva a las aplicaciones de fertilizantes sólidos de forma manual o mecanizada.

Las principales desventajas que ofrece el olivar superintensivo en secano es la poca fiabilidad climática que existe en muchos países, especialmente en España. Es recomendable tener un histórico de pluviometría superior a los 400 mm (L/m2) anuales para poder plantearse este tipo de plantación.

Costes de manejo e implementación

La desventaja inicial del olivar superintenstivo es el coste de instalación en los primeros años, con un gasto medio de 6000 €/ha a 10.000 €/ha, con instalación de riego y tareas de preparación de la tierra.. Sin embargo, el notable ahorro en la mano de obra y la mecanización de tareas de alto coste como la recolección, permite reducir estos gastos al 50%. De ahí que la amortización sea mucho más rápida.

Deja un comentario