Crisopa: como combatir el pulgón con lucha biológica

Cada vez más tenemos herramientas respetuosas con el medio ambiente frente al desarrollo de plagas y enfermedades. Aunque podemos encontrar una gran cantidad de fitosanitarios de bajo impacto, la lucha biológica constituye un arma principal para todo tipo de cultivos. Un insecto depredador muy interesante es el conocido como Crisopa (Chrysoperla carnea), cuya larva tiene gran voracidad frente a pulgón y otros insectos.

En esta guía sobre Crisopa queremos comentarte cómo utilizar de la forma más efectiva posible este organismo de control biológico, así como sus principales características.

Características de crisopa

Dentro de la familia Chrysopidae encontramos muchas especies de individuos de actividad depredadora frente a un gran abanico de plagas. Sin embargo, de todos estos grupos, hay algunos que son especialmente voraces y se adaptan muy bien a la comercialización.

Es el caso de la especie de Crisopa cuyo nombre científico es Chrysoperla carnea.

Taxonomía

Superorden:Endopterygota
Orden:Neuroptera
Suborden:Hemerobiiformia
Superfamilia:Hemerobioidea
Familia:Chrysopidae

Ciclo de vida

Los adultos, que no atacan a las plagas, son los que inician todo el proceso de lucha biológica con la deposición de los huevos lo más cerca posible de colonias de áfidos (pulgones).

Las hembras adultas de Crisopa pueden depositar entre 400 y 500 huevos por puesta, pudiendo hacerlo de forma individual o en grupos. En el caso de la Crisopa verde (Chrysoperla carnea), se hace de forma individual, con huevos de forma ovalada y fuertemente adheridos a sus pedúcunculos, y este a la hoja.

El principal problema de este organismo de lucha biológica es que las larvas son caníbales, por lo que no dudarán atacar a sus propios huevos o hermanos. Por ello, la evolución ha hecho que cada huevo esté sostenido a la hoja por un pedúnculo largo que los aisla de ser devorados entre ellos.

Las larvas tardan poco en salir de los huevos, alrededor de 4 días en ciclo normal de temperaturas. Esta larva atraviesa 3 fases, a partir de la cual crean un capullo para finalmente convertirse en crisálidas.

Uso contra pulgón

Nada más salir la larva de los huevos, tienen un apetito voraz y buscan, por contacto, cualquier áfido para alimentarse de sus jugos. El hecho de que los adultos de Crisopa hagan la puesta lo más cerca posible de las colonias de áfidos hace que la eficacia del control biológico aumente.

Por tanto, es interesante aplicar Crisopa en un cultivo cuando se ven las primeras detecciones de la plaga. De otra forma, perdería su efecto por canibalización de los organismos de control.

Aunque este insecto está especializado en todo tipo de pulgones, también ataca otras plagas de cultivos, como mosca blanca, huevos de polillas o trips.

Dosis utilizada

Dosism²/unidad
Bajo nivel de plaga10/m²100
Alto nivel de plaga50/m²20

Tipos de Crisopa

Crisopa control biológico

Las crisopas más utilizadas para control biológico pertenece a la suborden Hemerobioformia. Sin embargo, de esta suborden aparecen varias familias con distintos tipos de Crisopas para control biológico, algunas más efectivas que otras.

Familia Coniopteygidae

Reciben el nombre común de Crisopa pulverulenta. Su presencia el cultivos al aire libre es bastante importante, especialmente en primavera, con buen tiempo. Los adultos son más pequeños que Crisopa verde, con una longitud de 2 mm.

El nombre pulverulenta viene porque están recubiertos con un polvo de color blanco y pulverulento, parecido al de la mosca blanca. De hecho, se puede confundir con esta plaga relativamente fácil, ya que ambos adultos tienen la capacidad de volar.

Sus larvas también se alimentan de todo tipo de plagas, son muy voraces y presentan un cuerpo con un color más rojizo que la larva de Crisopa verde.

Familia Chrysopidae

En esta famlia se incluye la crisopa verde, utilizada ampliamente como organismo de control biológico por ser el más efectivo frente a plagas y con mayor resistencia frente a tratamientos fitosanitarios.

Aunque en invernaderos se introducen de forma artificial, también es común, en primavera, ver adultos realizando puestas y volumenes de población altos en todo tipo de cultivos. Se alimentan de plagas como mosca blanca, araña, trips, huevos de polillas y, especialmente, áfidos (pulgones).

Familia Hemerobiidae

Se conoce por su nombre común como crisopa parda, debido a que el adulto tiene un color pardo o marrón. Es una de las familias menos conocidas de todas las crisopas, pero interesante por que suele alimentarse de cochinilla algonodosa.

Sin embargo, su voracidad y actividad sobre la plaga

Son las llamadas crisopas pardas de la tercera imagen y, aunque menos conocidas, son uno de los grupos de Neurópteros más abundantes en la naturaleza. Los adultos son típicas crisopas, pero de colores pardos y hábitos nocturnos y las larvas son muy similares a las de los crisópidos. Pero, a diferencia de las crisopas verdes, sus huevos son rojizos y los colocan sobre el vegetal y los capullos de sus pupas son ovalados y menos sedosos y densos. Tanto adultos como larvas son depredadores generalistas, con preferencia a alimentarse de pulgones y especialmente cochinillas. Es precisamente sobre focos de cochinillas algodonosas donde suelen verse en los invernaderos de Almería y, aunque no parece que lleguen a ejercer un gran control, merecería la pena estudiar su papel dada la escasez de herramientas contra nuestro “amigo” Phenacoccus solani.

Venta de Crisopa para control biológico

Actualmente, Crisopa se comercializa por varias distribuciones de control biológico en forma de botella de plástico. Dependiendo del tamaño, cubren distintas superficies. El bote de medio litro de volumen, el más habitual, proporciona hasta 1000 larvas, que para un bajo nivel de infestación tendríamos para 100 m² y para un alto nivel de infestación (pérdida de producción en el cultivo) tendríamos para cubrir 20 m² de plantas en cultivo intensivo (hortícolas de invernadero).

Instrucciones de uso

  • Agitar bien el recipiente para homogeneizar el reparto de individuos
  • Aplique sobre las hojas infectadas, lo más cerca posible de la plaga.
  • Crisopa se puede aplicar directamente sobre las hojas, en lana de roca o cualquier superficie sólida, pero como requisito es necesario que esté cercano a la plaga.

El principal problema de las larvas de Crisopa es que, dado la voracidad y la rapidez de la nascencia desde la puesta, tienen un ciclo de vida notablemente corto. Por tanto, desde la compra del producto, es recomendable aplicarlo sobre el cultivo lo más pronto posible.

Indicaciones de conservación de Crisopa

  • Tiempo máximo de almacenamiento: 24 a 48 horas
  • Temperatura de conservación: 8-10 °C
  • Conservación: sin iluminación

Otros organismos de control biológico

Deja un comentario