Enfermedades de los pinos: identificación y control

Introducción

Los pinos, pertenecientes al género Pinus, son coníferas ampliamente distribuidas y reconocidas por su significativa importancia tanto ecológica como económica. Estos árboles, caracterizados por su longevidad y resistencia, juegan un papel crucial en sus ecosistemas nativos. Ecológicamente, los pinos son esenciales para mantener la biodiversidad forestal, proporcionando hábitat y alimento para numerosas especies de fauna y flora.

Además, su capacidad para tolerar condiciones adversas como suelos pobres y climas extremos los convierte en componentes vitales en la regulación de los ciclos hidrológicos y en la prevención de la erosión del suelo.

Económicamente, los pinos tienen un valor incalculable. Son una fuente primordial de madera y productos derivados de la madera, utilizados en la construcción, fabricación de papel, y en una variedad de otros usos industriales y artesanales. Además, los pinos también son fundamentales en la industria del turismo y la recreación, ya que forman paisajes forestales estéticamente atractivos y proporcionan espacios para diversas actividades al aire libre.

Sin embargo, estas coníferas no están exentas de desafíos. Son susceptibles a una variedad de enfermedades, muchas de las cuales son causadas por hongos y condiciones ambientales adversas. Estas enfermedades no solo amenazan la salud y la supervivencia de los pinos, sino que también pueden tener impactos devastadores en los ecosistemas naturales y en las plantaciones comerciales. La disminución en la salud de los pinos puede llevar a una reducción en la biodiversidad forestal y a la pérdida de ingresos económicos.

Además, las enfermedades del pino pueden alterar significativamente los paisajes forestales, afectando los servicios ecosistémicos que estos proporcionan. Por lo tanto, entender y gestionar las enfermedades de los pinos es crucial para la conservación de estos valiosos recursos naturales y para la sostenibilidad de las industrias que dependen de ellos.

Guía de enfermedades de los pinos

Aquí tienes una tabla que resume las principales enfermedades causadas por hongos y bacterias en los pinos y las coníferas, incluyendo su nombre vulgar, nombre científico y los daños que causan.

Nombre VulgarNombre CientíficoPrincipales síntomas
Chancro resinosoFusarium circinatumFormación de chancros en tronco y ramas, caída de brotes y piñas.
Pudrición de raízHeterobasidion annosumDecaimiento y muerte del árbol por pudrición de las raíces y la base del tronco.
FusariosisFusarium spp.Marchitez, necrosis y muerte de plántulas y árboles jóvenes.
Mancha de agujasDothistroma septosporumManchas rojas y marrones en las agujas, defoliación prematura.
Roya del pinoCronartium ribicolaPústulas anaranjadas en las agujas, defoliación y debilitamiento del árbol.
Mal de las coníferasPhythophthora cinnamomi
Enfermedad de la agalla del pinoCronartium quercuum f. sp. fusiformeFormación de agallas en ramas y tronco, deformación y muerte de partes afectadas
Chancro del pinoGibberella circinataCambio de color en las hojas, caída prematura, retraso en el crecimiento

Descripción de las principales enfermedades de los pinos

Chancro resinoso (Fusarium circinatum)

Chancro resinoso pino
Fuente de la fotografía: herbariofitopatologia

Fusarium circinatum, conocido como el agente causal de la marchitez del pino, es una enfermedad fúngica que representa una amenaza significativa para diversas especies de pinos. Su impacto va más allá de la salud del árbol individual, afectando ecosistemas forestales y la industria forestal.

  • Síntomas Visibles: La enfermedad se manifiesta inicialmente con un marchitamiento de las hojas y agujas, que posteriormente adquieren un color amarillento y eventualmente marrón. Las ramas afectadas suelen mostrar un decaimiento progresivo, empezando por la parte superior del árbol.
  • Desarrollo de la Enfermedad: En etapas avanzadas, los árboles muestran una clara pérdida de vigor, con una marcada disminución en el crecimiento y una eventual muerte de ramas y secciones del árbol.
  • Signos Físicos: Además de los cambios en el follaje, se pueden observar lesiones y exudados resinosos en el tronco y las ramas.

Causas y condiciones favorables

  • Agente Patógeno: Fusarium circinatum es un hongo que se propaga a través de esporas. Puede ser diseminado por el viento, el agua, insectos y actividades humanas, como el movimiento de material forestal infectado.
  • Condiciones Favorables: La enfermedad prospera en ambientes húmedos y cálidos, siendo más prevalente en áreas con alta densidad de pinos susceptibles.
  • Hospedadores Vulnerables: Afecta principalmente a pinos jóvenes y especies susceptibles, aunque no se limita exclusivamente a ellos.

Estrategias de control y prevención

  • Detección Temprana: El monitoreo regular y la identificación temprana son críticos para controlar la propagación de la enfermedad.
  • Manejo Sanitario: Incluye la eliminación y destrucción de material infectado para reducir la fuente de inóculo.
  • Control Químico: El uso de fungicidas puede ser efectivo, especialmente en viveros y plantaciones jóvenes, pero debe ser manejado cuidadosamente para evitar resistencias y efectos ambientales negativos.
  • Prácticas Culturales: Mantener una buena higiene en las plantaciones y viveros, así como la implementación de prácticas que promuevan la salud de los árboles y reduzcan el estrés, puede disminuir la susceptibilidad a la infección.
  • Resistencia Genética: El desarrollo y uso de variedades de pinos resistentes o tolerantes es una estrategia a largo plazo fundamental para el manejo de esta enfermedad.
Leer más: Fusarium: guía de esta enfermedad radicular

Mal de las coníferas (Phythophthora cinnamomi)

Mal de las coniferas pinos
Phytophthora root rot (Phytophthora cinnamomi). Fuente de fotografía: Edward L. Barnard, Florida Department of Agriculture and Consumer Services, Bugwood.org

Phytophthora cinnamomi, es un patógeno del suelo y del agua que causa enfermedades en una amplia variedad de plantas, incluyendo los pinos. Este patógeno es especialmente dañino en Australia, donde es conocido como «dieback» o «jarrah dieback», afectando a miles de plantas nativas y dañando los ecosistemas forestales.

  • Síntomas Visibles: En estudios realizados con especies como Pinus patula y Pinus pseudostrobus, se observó que Phytophthora cinnamomi induce diferentes síntomas según el tiempo de infección. Los síntomas incluyen el marchitamiento de las acículas, comenzando por la parte superior del árbol, seguido por amarillamiento y eventualmente una coloración marrón, llevando a la desecación completa del árbol.
  • Desarrollo de la Enfermedad: En los primeros días tras la infección, las plantas pueden mantener su vigor y apariencia. Sin embargo, con el tiempo, las acículas se tornan frágiles y se desprenden fácilmente, y las raíces se vuelven quebradizas.

Causas y Condiciones Favorables

  • Agente Patógeno: Phytophthora cinnamomi es un moho acuático que se propaga a través del suelo y el agua.
  • Condiciones Favorables: La enfermedad es más grave en regiones como Australia Occidental, Victoria, Tasmania y Australia del Sur. El patógeno afecta a plantas nativas y puede tener un impacto significativo en la fauna dependiente de estas plantas.

Estrategias de Control y Prevención

  • Detección temprana: un monitoreo regular es esencial para identificar y controlar la enfermedad a tiempo.
  • Control químico: se ha utilizado fumigación y el uso de fungistatos fosfonatos, como el fosfito de potasio, para controlar la enfermedad. Sin embargo, la fumigación puede ser contraproducente al reducir la población de microorganismos del suelo competidores, permitiendo a P. cinnamomi reinfectar el suelo. El fosetil aluminio es la mejor estrategia a día de hoy para combatir esta enfermedad.
  • Prácticas Culturales: incluyen la restricción del movimiento de suelo o agua de áreas infectadas, el uso de drenajes estancos para prevenir el escurrimiento superficial y trabajar en áreas enfermas después de cosechar áreas sanas. Plantar en camas elevadas puede promover un drenaje rápido y hacer que el ambiente del suelo sea menos hospitalario para P. cinnamomi.

Enfermedad de la agalla del pino (Cronartium quercuum f. sp. fusiforme)

enfermedades de los pinos agalla
Cronartium quercuum f. sp. fusiforme, on Pinus taeda root, Broxton Rocks Preserve, The Nature Conservancy, Coffee County, Georgia 1. Fuente de fotografía: Alan Cressler
  • Identificación: Presencia de agallas en ramas y tronco, que causan deformación y muerte de las partes afectadas.
  • Causas: Infección por la bacteria Cronartium quercuum.
  • Control: Poda y quema de partes afectadas, uso de fungicidas o bactericidas.

Cronartium quercuum f. sp. fusiforme es un patógeno que causa la enfermedad conocida como óxido fusiforme en los pinos, particularmente en el pino de hoja larga (Pinus taeda) y el pino slash (Pinus elliottii var. elliottii). Esta enfermedad es considerada la más dañina para los bosques de pino del sur, provocando pérdidas económicas significativas en la producción comercial de madera.

La enfermedad se caracteriza por la formación de agallas (crecimientos anormales del tejido de la planta) y cancros (áreas de tejido muerto) en los tallos y ramas de los árboles infectados. Las infecciones en árboles menores de cinco años son más propensas a resultar en la muerte del árbol. En árboles mayores, aunque generalmente no causan la muerte, sí generan una pérdida económica si se utilizan para madera. Los cancros producen una resina inflamable que puede incendiarse durante eventos de quema o incendios forestales.

Para el manejo de la roya fusiforme en la producción comercial de madera, se utilizan variedades resistentes y se recomienda plantar rodales menos densos y con patrones de distribución de edades desiguales para ayudar a reducir la propagación de la enfermedad. La eliminación de plantas infectadas y el aclareo de árboles con agallas son necesarios para reducir la producción de inóculo (esporas). Además, la eliminación de robles infectados en el área circundante también puede reducir la propagación del patógeno.

Chancro del pino (Gibberella circinata)

  • Identificación: Heridas, grietas, o zonas muertas en la corteza.
  • Causas: Infección fúngica que coloniza el sistema vascular del árbol.
  • Control: Eliminación rápida de ramas infectadas y aplicación de fungicidas.

Deja un comentario