Jardín japonés: belleza única y estilo clásico

El diseño del jardín japonés es un emblema del país nipón y son muy famosos en todo el mundo por su auténtica belleza bajo un estilo clásico. Este tipo de diseño e único y en el se agrupa estilos de jardinería que incorporan elementos que se han mantenido intactos durante siglos.

La unión entre el pasado y el presente, conservando la historia emblemática del país es lo que atrae al mundo occidental, que cada vez más busca métodos de relajación y conexión con su yo interno a través de espacios privados como los jardines japoneses.

Cuando Kioto se estableció como en 794 (perdurando hasta 1868), los jardines de estilo japonés comenzaron a absorber influencias más asociadas a la cultura nipona. Las principales clases de jardines que se diseñaron en este período fueron principalmente los jardines del palacio, villas o templos sagrados.

El más famoso fue el «Paradise Garden».

Como la influencia china aun seguía presente, muchas veces se confunde el jardín zen con el jardín japonés, lugares que sirven de refugio para la meditación espiritual.

Características principales del jardín japonés

Elección de plantas

Arce japonés

Una de las plantas más habitualmente empleadas en los jardines japoneses es el arce japonés, un emblema del país nipón. Estos árboles tienen diferentes hábitos de crecimiento, transforman su follaje en función de la estación del año y son considerados bastante resistentes, por lo que se adaptan perfectamente al jardín japonés.

Y sí, los japoneses tienen mucha paciencia, y eso hace que les guste este árbol. Su crecimiento es muy lento, por lo que son necesarios muchos años para que un ejemplar llegue a alcanzar grandes alturas.

Bambú

El bambú es una especie muy interesante en estos espacios formado por troncos tubulares de grandes dimensiones. Son plantas que necesitan bastante humedad y zonas sombrías, creciendo varios metros de altura.

Se suelen utilizar para separar espacios, cubrir paredes o separar espacios.

Algunas especies habituales son las siguientes:

  • Bambú dorado (Phyllostachys aurea)
  • Bambú gigante (Phyllostachys bambusoides)
Bambu dorado Phyllostachys aurea
Bambu dorado (Phyllostachys aurea)

Un jardín japonés también destaca por utilizar plantas acostumbradas a entornos de humedad, como el musgo o los helechos. Este primero es habitual que se quede adherido a la corteza de los árboles o en las piedras, algo imposible de reproducir si buscamos un jardín japonés en un país europeo del mediterráneo.

Entre otras plantas de estilo japonés también encontramos las peonías (Paeoniaceae), flores silvestres como anémonas (género Anemone), ciruelos de espectacular floración a finales de invierno, membrilleros, cerezos, almendros y arbustos de hoja perenne.

Otras plantas habituales en jardines japoneses

  • Género Acer (Acer japonicum y Acer palmatum)
  • Camelias (Camelia japonica)
  • Cotoneaster
  • Enebro chino (Juniperus chinensis)
  • Rododendro
  • Ave del paraíso (Strelitzia reginae)
  • Glicina (Wisteria sinensis)
  • Helechos
  • Hostas
  • Lirios
  • Narcisos

Muchas de las plantas tapizantes o herbáceas están acostumbradas a entornos de humedad (propios de Japoón), por ello, es habitual que estén protegidos con una cobertura de árboles altos y frondosos. Puedes consultar nuestro listado de plantas para zonas de sombra.

Pavimentos y suelos del jardín japonés

Otra de las cosas que caracterizan a los jardines japoneses es el uso de grava y arena muy cuidada, utilizando rastrillos para mantenerla siempre en perfectas condiciones. Además, los caminos se marcan con adoquines de piedra natural, buscando un espacio de armonía y aspecto natural como base fundamental.

Nada de opciones urbanas, artificiales y modernas. En el jardín japonés se respeta al máximo la estética clásica.

El uso de la piedra natural es un factor muy destacable en el jardín nipón, formando una parte clave en el paisajismo japonés. Estas piedras pueden disponer de simbología como formas de animales, tigres o figuras mitológicas, jugando con distintos colores y formas repartidas por todo el espacio.

Rocas en jardín japonés

Uso de elementos decorativos

El jardín japonés se caracteriza por ser un entorno de relajación y meditación, con espacios bastante ordenados, silencio y ser un foco de tranquilidad, muchas veces asociado a la práctica del budismo.

Un jardín zen, con todo ordenado, uso de elementos de rocas y gravas provoca sensaciones de armonía visual y paz mental, algo indiscutiblemente necesario en un jardín japonés que se precie.

Sobre este jardín se pueden colocar elementos que nos recuerden al Japón clásico, como estatuas de Buda, símbolos culturales del país o pagodas, un elemento emblemático del país del Sol Naciente.

Estaques y corrientes de agua

No hay jardín japonés que se precie sin recorridos de agua, estanques, peces y nenúfares. De hecho, los estanques es uno de los diseños más atractivos y casi obligatorios de este tipo de entornos, ubicándose en zonas preferentes.

 La mayoría de los elementos de agua que podemos ver en un jardín japonés son naturales y no solo aportan estética decorativa. En ellos se pueden encontrar peces (estanque koi), diferentes plantas acuáticas y un gran número de insectos danzando alrededor de él que tienen funciones polinizadoras del resto de jardín.

Leer más: guía para diseñar un estanque.

Sin embargo, los elementos asociados al agua también están destinados a ser fuentes de belleza y relajación. Los pequeños puentes que atraviesan los circuitos de agua o grandes estanques también son habituales en los diseños de jardines japoneses. En este país son una estructura con mucho simbolismo, ya que representa la conexión entre la humanidad y la naturaleza, así como el viaje al más allá.

Estanque de jardines japoneses

Vallas y separación de espacios

Otra parte representativa en este tipo de espacios son las separaciones o la marcación de caminos mediante vallas de madera de bambú, la mayoría fabricadas a mano por artesanos.

Si embargo, también es habitual ver separaciones y bordes de camino con plantas de porte alto (hierbas adventicias) que limitan su paso. Se puede conseguir esto usando plantas muy habituales en Japón, como el bambú o el sauce.

Más para leer

Eguzkilore flor

Eguzkilore: un auténtico símbolo en el País Vasco

Por la Península Ibérica han pasado muchas civilizaciones que han dejado huella en la España actual que conocemos. Y en ...
Leer Más
Consejos plantas de interior

5 consejos básicos para cuidar tus plantas de interior

Las plantas de interior son un fantástico recurso de unión con la naturaleza en el hogar donde vivimos, y este ...
Leer Más
Plantas japonesas

9 plantas japonesas para tu casas y jardín

En Japón podemos encontrar una amplia variedad de plantas que se adaptan a la complicada topografía del país nipón y ...
Leer Más
Salix atrocinerea

Salix atrocinerea (sauce cenizo): un arbusto con propiedades terapéuticas

La Península Ibérica integra un gran catálogo de especies adaptadas al clima mediterráneo y continental del país. Si bien muchos ...
Leer Más
Planta rosario

Guía de cultivo de la planta rosario

Se conoce como planta rosario (nombre científico Senecio rowleyanus) y es una especie que en los últimos años ha granado ...
Leer Más
Cactus cola de rata

Cactus cola de rata: guía de cultivo

El cactus cola de rata (Aporocactus flagelliformis) es una especie habitual en jardinería ornamental procedente del suroeste de México y ...
Leer Más
Juniperus horizontalis

Juniperus horizontalis: guía de cultivo y consejos

Las coníferas son un gran recurso en cualquier jardín ornamental que se precie. Aunque siempre pensamos en árboles gigantes de ...
Leer Más
Arbusto Forsythia × intermedia

Forsythia: un espectacular arbusto amarillo

Forsythia es un tipo de arbusto altamente reconocible incluso para la gente inexperta en jardinería. Su valor ornamental caracterizado por ...
Leer Más

Deja un comentario