Cultivo de azalea o rododendro

Hablar de azalea o rododendro es mencionar más de 1000 especies que pertenecen al bastísimo género Rhododendron. De hecho, tan grande que tiene que dividirse en subgéneros que clasifican a su vez un gran número de plantas.

Sin embargo, en lo que respecta este género hablamos de un grupo de arbustos y pequeños árboles ornamentales ideales para cultivar en el jardín. Una de las especies de azaleas más conocido es Azalea japonica pero existen muchísimas más que podrás elegir en función de su porte y, especialmente, el color de su floración.

Y es que, en lo que más destaca los rododendros es en la belleza de su floración. Un porte arbustivo que se adapta a todo tipo de paisajes, vallas, caminos y para formar setos, ya que admiten muy bien la poda. El género está extendido por todo el mundo, predominando variedades específicas en Europa, América y Asia. Muchos de ellos son híbridos ornamentales que tienen mucha acogida en viveros y tiendas especializadas.

En este artículo hacemos una guía completa sobre el mundo de la azalea o rododendro y sus principales cuidados en el jardín.

Azalea o rododendro: características principales

Y es que cuando hablamos de rododendros o azaleas, en realidad hablamos de lo mismo. Son dos formas distintas y populares de definir el mismo género. En general, las especies se clasifican de esta manera, aunque habría que introducirse dentro de cada subespecie para conocer realmente su nombre científico.

En general, hablamos de especies de arbustos de mediado porte, donde encontramos variedades más rastreras que no superan los 75 cm de altura y otras que su tamaño supera los 2 metros. Sin embargo, con la poda podemos controlar muy buen su crecimiento y definir el objetivo ornamental que queremos de este tipo de planta.

Hojas

Los rododendros presentan hojas carnosas, habitualmente de color verde oscuro, con una longitud pequeña de hoja. Su comportamiento varía dependiendo de la variedad. Algunas son perennes, conservando la hoja durante todo el año, cultivadas en entornos más cálidos y, otras, pierden sus hojas y son de hoja caduca.

Flores

Lo más característico de la azalea es el gran volumen de flores que produce. Son bastante grandes, colores muy atractivos y situadas en las axilas de las hojas. La floración se produce en primavera, aunque dependerá de la subvariedad plantada que se adelante o atrase según la climatología y precocidad.

Arbusto azalea

Tipos de azaleas más conocidas 

Pararnos a comentar cada una de las variedades del género Rhododendron sería una auténtica locura, ya que tendríamos que especificar las más de 1.000 especies existentes. Sin embargo, lo que si vamos a hacer es mencionar las variedades más conocidas y valoradas ornamentalmente.

  • Azalea ‘Golden Lights’ (Rhododendron Northern Lights): uno de rododendro con flores de tonalidades amarillas y naranjas que ofrece gran resistencia al frío.
  • Azalea blanca (Rhododendron Pleasant White): hojas que mantiene durante todo el año y una espectacular floración de color blanco.
  • Azalea Bloom-A-Thon (Rhododendron Bloom-A-Thon): especie híbrida que emite flores de varios colores.
  • Azalea rosebud (Rhododendron Rosebud): con flores de tipo doble y floración rosada.
  • Azalea Girard’s Hot Shot (Rhododendron Girard’s Hot Shot): arbusto de porte bajo con unas magníficas flores de color carmesí.
  • Azalea carmesí (Rhododendron Girard’s Crimson): gran densidad de hojas de color verde profundo y gran porte, ideal para formar setos.
  • Azalea karen (Rhododendron Karen): alta densidad de hoja y  floración de color lavanda y tonos rosados.
  • Azalea Girard’s Renee Michelle (Rhododendron Girard’s Renee Michelle): híbridos de gran porte, crecimiento rápido y vigoroso y follaje denso.

Posible toxicidad

El gran pero de las azaleas es que las hojas y las flores contienen una toxina denominada grayanotoxina, por lo que se debe mantener alejada de niños y mascotas. El polen recolectado por abejas para la producción de miel puede ser tóxico cuando se ingiere, por lo que se tiende a evitar el cultivo de este arbusto cuando se trabaja con polinizadores y producción de miel.

Cuidados de Azalea japonica

Ubicación y climatología

El cultivo de azaleas está extendido en todo el mundo pero, generalmente, se cultivan en zonas con cierta humedad ambiental, e incluso en zonas boscosas o alta montaña. Por tanto, la zona óptima en nuestro jardín es un entorno de semi-sombra, al abrigo de otros árboles, casas o vallas, pero con luz natural.

Su temperatura óptima es ligeramente fría, entre 10 ºC y 20 ºC. Para evitar daños en la floración es recomendable que no se encuentre cultivada a pleno Sol.

Cultivo en macetas

El rododendro se adapta perfectamente al cultivo en macetas, eligiendo variedades híbridas de porte pequeño y gran floración. Si la cultivamos en el interior de casa, las ubicaremos en un entorno luminoso, sin Sol directo y bien ventilado.

En primavera y verano es recomendable realizar aplicaciones foliares con agua destilada para aumentar la humedad ambiental, especialmente en el interior de casa.

Tipo de suelo

Una condición muy importante para cultivar la azalea es asegurar un suelo ácido. De lo contrario, podrá mostrar cierta clorosis en el follaje y no se desarrollará de forma óptima. Un pH óptimo para el rododendro es entre 5 y 6,5.

Para mejorar la estructura de suelo y dicho pH, especialmente en suelos silíceos o alcalinos, es incorporar turba rubia ácida o acículas de pino como mulching alrededor del tallo principal.

Vegetan bien en suelos ácidos, produciendo numerosos racimos de grandes flores en forma de trompeta y lustrosas hojas ovaladas. La mayoría florecen durante un corto periodo de tiempo anualmente, pero durante ese breve tiempo se convierten en un asombroso despliegue de color. Las flores requieren polinización por zumbido.

Sustrato para azaleas

Si la cultivamos en macetas, buscaremos un sustrato fértil (turba o compost) pero de carácter ácido. Podemos mezclar con un 20-30% de material inerte como arena o utilizar fibra de coco para añadir mayor esponjosidad a la mezcla.

Azaleas de flor rosada

Características del riego

Riegos continuos y manteniendo de forma constante la humedad en el sustrato. En el caso de que aportemos aguas muy duras, con pH altos, es recomendable introducir junto con ella abonos ácidos para tener un pH de agua final de 6.

Incorporar materia orgánica en otoño favorece la retención de humedad y también libera compuestos ácidos que mejoran la estructura del suelo y la producción de raíces del rododendro.

Es habitual instalar un sistema de riego automático por goteo para mantener una línea de azaleas en forma de seto o arbustos poco separados, colocando un emisor por planta de 4 L/h.

  • En primavera y verano regaremos 4 veces por semana, con tiempo de riego de 40-50 minutos.
  • En otoño e invierno reduciremos la dosificación y frecuencia de riego a 2 por semana y 30 minutos.

Riego para macetas

Seguiremos las mismas recomendaciones que los rododendros cultivados en el jardín. En este caso, la frecuencia de riego la marca mantener el sustrato siempre humedecido, como en capacidad de campo.

Asegúrate de tener agujeros suficientes en la base de la maceta para drenar bien el agua sobrante y evitar generar pudrición en las raíces. Como cantidad de riego recomendada y según el tipo de sustrato comentado, debes regar con un 30% del volumen de la maceta, drenando un 10-20%.

Aplicación de fertilizantes

Para mantener una floración espectacular durante toda la primavera y verano, además de aportar anualmente materia orgánica o compost, es recomendable usar fertilizantes de carácter ácido pero que completen las necesidades de nitrógeno, fósforo, potasio y micronutrientes.

La recomendación principal para la azalea es fertilizantes para plantas ácidas. Si ya dispones de un suelo ácido, puedes utilizar abono sólido granulado, de fácil incorporación al suelo y liberación lenta. Se incorpora en torno a 100 gramos por planta y se repite 2 veces durante el verano.

Multiplicación

La forma más habitual de conseguir nuevas plantas a partir de un arbusto es mediante esquejes. A inicio de verano buscaremos esquejes semi leñosos de producción reciente, cortaremos 10-15 cm desde la parte superior y limpiaremos la base de hojas. El corte es recomendable hacerlo en diagonal, ya que aumentas la superficie de contacto para incrementar la producción de raíces.

Es recomendable empapar la base de hormonas enraizantes o bioestimulantes basados en algas antes de plantar. Colocaremos el esqueje en una maceta 50% sustrato universal y 50% fibra de coco, manteniendo la humedad de forma constante hasta que veamos que se forman nuevas hojas, señal de que se han producido suficientes raíces.

Poda del rododendro

Las variedades arbustivas de azalaea admiten muy bien la poda, que realizaremos posterior a la floración. Durante ella, limítate a eliminar las flores marchitas y a hacer pequeños recortes, pero evitando tocar mucho los botones flores que son los que determinarán la floración de la siguiente campaña.

Plagas, enfermedades y problemas

Los arbustos de flor son habituales en jardines, y esto hace que haya bastantes insectos atraídos por el néctar y la savia que producen.

Plagas

  • Ácaros (Eotetranychus clitus): un problema habitual en este tipo de arbustos de flor en situaciones de sequedad ambiental y altas temperaturas. Crean pequeños puntos cloróticos de color amarillo. Los ácaros se sitúan en el envés de la hoja, aunque son difíciles de detectar a simple vista por su pequeño tamaño. Se trata pulverizando las hojas con jabón potásico y se previene con azufre.
  • Cochinillas (Eriococcus azal): se conocen habitualmente como cochinillas, y se sitúan en los brotes semi-leñosos para succionar la savia y debilitar la planta. Se puede tratar con insecticidas de contacto o eliminarlas manualmente con un trapo y alcohol en el caso de plantas de pequeño porte.
  • Gusanos de cabeza roja (Datana major): se alimentan de las hojas, creando grandes defoliaciones en las azaleas. Se puede tratar con Spinosad o Bacillus thuringiensis.

Enfermedades

Las principales enfermedades del rododendro o azaleas están relacionadas con los hongos y situaciones de alta humedad en el ambiente y en el suelo (falta de drenaje).

  • Marchitez (Phytophtora): Las enfermedades más habituales en la azalea están relacionadas con la pudrición de raíz. En general están producidos por hongos del género Phytophtora, los cuales aprovechan condiciones de alta humedad en el sustrato para introducirse en el interior de la planta y bloquear los haces vasculares, impidiendo la libre circulación de la savia y secando ramas completas. Para un buen mantenimiento de la sanidad vegetal en condiciones de alta humedad (periodo de lluvias), se recomienda la aplicación en riego de diversas formas de cobre, como oxicloruro de cobre.
  • mancha de pétalos (Ovulinia azaleae): hojas marchitas y blandas afectadas, fáciles de identificar en la mayoría de rododendros de jardín. Este hongo forma pequeñas pecas de color pardo u oscuro sobre las flores, que termina por marchitarlas. Estas manchas, al tacto, son de aspecto acuoso, y el hongo necesita condiciones de alta humedad para prosperar. Para su control se recomienda eliminar las flores afectadas, mejorar el drenaje del suelo y aplicar fungicidas foliares o cobres.
  • Agallas de las hojas (Exobasidiumvaccinii): enfermedad que suele aparecer en primavera y crea deformaciones en las hojas, que suelen cambiar de color. En general no es un hongo que evolucione hasta crear un daño en la planta, pero de ser así se deben utilizar fungicidas o formulados de cobre.
  • Manchas de la hoja (Cercospora): manchas de color pardo y negro en forma de puntos sobre las hojas. Para su tratamiento se suelen utilizar diferentes formas de cobre.

Más información sobre enfermedades. hgic.clemson.edu

Problemas

  • Falta de floración: falta de luz o exceso de riego.
  • Hojas amarillas y falta de crecimiento: aplicar fertilizantes ricos en nitrógeno y micronutrientes, especialmente hierro. Comprueba que tu suelo no sea excesivamente alcalino y busca fertilizantes de pH ácido.

Más para leer

Usos del Aloe vera

Usos prácticos del Aloe Vera

El Aloe vera es un auténtico botiquín con forma de planta, ya que el jugo contiene multitud de propiedades cicatrizantes, ...
Leer Más
Aliso común Alnus glutinosa

Características del aliso común (Alnus glutinosa)

El aliso común (Alnus glutinosa) forma parte de los grandes árboles distribuidos por toda Europa y especialmente en ambientes húmedos ...
Leer Más
Cortacésped de jardín

¿Cuál es el mejor cortacésped para mi jardín?

El césped es un elemento magnífico para la decoración del jardín, a la vez que ofrece calidez y confort cuando ...
Leer Más
Guía del laurel cerezo

Cultivo del laurel cerezo (Prunus laurocerasus)

Para los jardines medianamente grandes, viene bien formar espacios bien distribuidos, con la incorporación de setos que separan zonas concretas ...
Leer Más
Mosca del olivo

Control e identificación de la mosca del olivo

Una de las principales plagas que afectan al olivo es la conocida como mosca del olivo, de afección relevante y prácticamente ...
Leer Más
Fertilizantes huerto urbano

¿Qué fertilizante elegir para mi huerto?

El mundo de los fertilizantes puede llegar a ser complejo para aquellas personas aficionadas a la jardinería y al huerto ...
Leer Más
Semillas de cannabis

Semillas de cannabis y su diversidad

Las semillas de cannabis representan en la actualidad uno de los mecanismos más importantes para dar continuidad a la especie, ...
Leer Más
Organización del jardín

Cómo conseguir un jardín práctico y ordenado

Un jardín que albergue un abanico de diferentes variedades de plantas, césped o incluso piscina, requiere un mantenimiento elevado y, ...
Leer Más

Deja un comentario