Cómo utilizar el sustrato akadama en bonsáis

Jardinería » Cómo utilizar el sustrato akadama en bonsáis

Cuando hablamos de tipos de sustratos, el akadama es el gran desconocido. Se entiende por sustrato al medio en el que se desarrolla una planta, viene dado por la calidad y composición del terreno. En estos aspectos destaca el akadama como uno de los sustratos más ricos en nutrientes.

Cabe aclarar que cuanto más rico en diversos nutrientes esenciales necesarios para la planta, mejor será la calidad final de la misma.

¿Qué es el sustrato akadama?

El akadama es uno de los sustratos más recomendados por agricultores y jardineros.

Esto se debe a su calidad y cualidades como el hecho de que sea muy poroso, su composición es de arcilla granulada de origen volcánico. El akadama es un sustrato que solo se encuentra en Japón, esto ha llevado a que se asocie a elementos de la cultura japonesa como los bonsáis, por lo tanto, el akadama será el tipo de sustrato más usado en los bonsáis.

A diferencia de muchos otros tipos de suelo, el hecho de que este sea muy poroso hace que se conserve mucho mejor la humedad y perdure más tiempo en el suelo de la planta. El akadama es la opción perfecta para aquellas plantas que no necesitan un exceso de agua, tiene la ventaja de que va a retener la humedad, pero sin que llegue a encharcarse, un exceso de agua puede hacer que las raíces terminen asfixiándose.

Leer más: ¿por qué debes utilizar la fibra de coco en tu sustrato?

Este sustrato, como todos, se puede usar solo o mezclar con cualquier otro, los más habituales para mezclar son el kiryuzuna o el kanuma, que como su propio nombre indica también son de origen japonés y muy utilizados en bonsáis.

Uso de akadama como sustrato

Es importante darle a cada planta el sustrato que necesita, solo así podrá crecer fuerte en el entorno adecuado. Esto es especialmente complejo en plantas exóticas que necesitan unas características muy concretas y no siempre se pueden lograr.

Es común que a los distintos sustratos se les añada turba de perlita, pequeñas bolas de arcilla o cualquier tipo de nutriente adicional que necesite una planta en concreto.

En el caso del akadama no será necesario, se puede prescindir de elementos adicionales porque ya cuenta con un elevado número de nutrientes, así como su característica de que sea tan porosa, que será uno de los grandes puntos a favor.

Leer más: vermiculita: cómo utilizar este sustrato inerte

¿Cuál es su precio y dónde podemos comprarlo?

Para empezar, existen tres tipos distintos de akadama, en el mercado se encuentran los siguientes:

  • Akadama de grano grueso: el grano de esta variedad es entre 4 y 11mm de grosor. Esto hace que sea especialmente recomendable para plantas autóctonas.
  • Akadama Shohin: el grano de este tipo de akadama es mucho más pequeño, está entre 1 y 4mm de grosor. El akadama Shohin es muy aconsejable para usarlo como tierra para acuario o en general para diversas plantas acuáticas.
  • Standard Extra Quality: esta variedad tiene un grano intermedio, entre 1 y 6mm de grosor, esto tiene un punto a favor, la hace apta para todo tipo de plantas.

Sea la variedad que sea, los tres distintos tipos de este sustrato tienen un pH similar que ronda entre 6,5 y 6,9. Aunque el precio sí que varía considerablemente, en cuanto al precio el akadama no es un sustrato precisamente barato, aunque tarda mucho en descomponerse, es decir, perder la utilidad de sus nutrientes, por lo que a la larga puede ser una buena inversión.

Su precio en cualquier mercado suele ser en torno a 7€ un saco de 2kg, y unos 30€ un saco de 14 kg de Akadama Shonin, la variedad más vendida.

Leer más: sustrato de perlita: ¿cuáles son sus ventajas y desventajas?

Ventajas del uso de akadama como sustrato

Pese a su precio, hay numerosas ventajas que harán que sea una inversión rentable a largo plazo.

El hecho de que sea muy poroso hace que la humedad sea constante, pero que nunca se encharque la planta, por lo tanto, se va a reducir considerablemente la cantidad de agua que habrá que regar.

Esto también provoca menor riesgo de que la planta se termine asfixiando por exceso de agua debido a la facilidad para regular la cantidad de humedad que posee.

El precio de muchos sustratos puede ser elevado, y aún lo será más si empezamos a añadir suplementos de distintos tipos de nutrientes o algunos elementos que faciliten la absorción del agua, en este caso el akadama se puede utilizar como sustrato único perfectamente, a la larga resultará ser rentable.

El akadama se suele usar para bonsáis y diversas plantas exóticas, esto se debe a su gran versatilidad. Es muy aconsejable para plantas acidófilas que viven en un clima que no es el suyo, este es el caso de los arces japoneses que se encuentran en zonas de clima mediterráneo.

Esto hará que las plantas se puedan adaptar fácilmente a un nuevo ecosistema y lleguen a ser árboles y arbustos sanos y frondosos.

En cuanto a su composición, el hecho de que sea muy rico en nutrientes a la vez que poroso, hace que sea un sustrato perfecto tanto para plantas exóticas como para las más comunes que nos podamos imaginar.

Granulometría akadama

¿Existe el sustituto casero de akadama?

El akadama puede resultar caro, por lo que hay una alternativa casera que puede hacer que ahorremos dinero sin afectar a la vida de la planta, en especial a los bonsáis.

Una alternativa al akadama para aquellos que sean aficionados a los bonsáis es la arlita o arcilla expandida. A veces es complicado encontrar un sustrato de origen volcánico en las tiendas, y son muchos lo que optan por hacer uno casero.

Se puede usar un sustrato básico que se pueda usar en cualquier tipo de planta y a eso añadirle granos de arcilla.

Sustratos - Sustrato Bolas Arcilla Expandida 5l - Batlle
  • Las bolas de arcilla expandidas son elementos decorativos que mejoran la filtración del agua y evitan la aparición de malas hierbas
  • Reducen la evaporación
  • Ideales para utilizar en el fondo de macetas para asegurar el drenaje
  • Peso del paquete: 1.75 kilograms

La arcilla es un material común en cualquier casa, por lo que será tan fácil como coger un teja vieja o ladrillo y triturar el grano hasta alcanzar el tamaño deseado. Una vez hecho esto, se mezcla con el sustrato básico calculando una cantidad aproximada que necesite el tipo de bonsái que se vaya a plantar en este caso, y con eso ya estaría listo el sustrato para ver crecer y prosperar nuestro bonsái.

Deja un comentario