Arlita o arcilla expandida: cómo utilizar este sustrato

La turba no es, ni mucho menos, el único sustrato que podemos utilizar para nuestras plantas. Sí es el más conocido. A partir de ella se pueden realizar mezclas con diferentes materias basado en minerales como perlita, vermiculita y arlita o arcilla expandida, como también se conoce. Todos estos compuestos garantizan un mejor drenaje y capacidad de oxigenación de raíces, y pueden mezclarse unos con otros perfectamente hasta conseguir el sustrato perfecto.

En este artículo te queremos contar cuáles son las características diferenciadoras de la arlita o arcilla expandida, sus propiedades y las mejores recomendaciones para utilizarla como sustrato en todo tipo de plantas.

Las bolas de arcilla expandida o arlita también se utilizan como elementos decorativos por su color y apariencia, además de mejorar considerablemente la filtración del agua, reducir la evaporación del agua del sustrato (muy interesante para xerojardinería), aportar un valor estético y reducir la germinación de malas hierbas en nuestro jardín.

También queremos estudiar el comportamiento de la arlita mezclado con otros sustratos convencionales viendo qué aporta este elemento a la mezcla final, y en qué cantidades es recomendable la mezcla de arcilla expandida con turba o compost para conseguir todos sus beneficios.

Características principales de la arlita o arcilla expandida

La arcilla expandida queda muy bien definida por su nombre. Otras formas de conocerla es como arlita. Está caracterizada por ser un árido cerámico con muy poco peso específico y alta porosidad. Son pequeñas bolas de color marrón con una granulometría variable, dependiendo del sustrato elegido, que puede ser desde 0,5 cm a 1,5 cm de diámetro. Su densidad es muy baja. Un volumen de 1000 L lleno de arcilla expandida puede pesar entre 300 y 500 kg/m3.

Los usos originales de la arila están enfocados a la construcción, usado como material aislante térmico, construcción de hormigones, relleno de pendientes o depuración de aguas.

Viendo estas excelentes cualidades de retención de humedad, aislante y densidad, se estudió su incorporación al catálogo de sustratos que hoy en día podemos disfrutar en jardinería. El espacio que deja entre esfera y esfera permite una gran oxigenación del aire, al tiempo que penetra gran cantidad de agua, con un drenaje rápido. Por ello, se suele mezclar con sustratos de mayor densidad y aporte minerales, como la turba, para conseguir una relación ideal.

La arlita o arcilla expandida es utilizada como sustrato en todo tipo de cultivos, desde germinación de semillas, cubierta de superficies, cultivo de bonsáis y de plantas crasas, que necesitan unas condiciones altas de oxigenación del medio por el escaso desarrollo de sus raíces y su alta sensibilidad al encharcamiento.

Uso de arcilla expandida como sustrato

Propiedades y usos de la arlita como sustrato

Existen algunas propiedades características de la arila como sustrato. Conociéndolas, podemos pensar la mezcla ideal de nuestro sustrato según el cultivo o la situación que nos interese.

Conservación de humedad

Especialmente en verano, es interesante garantizar una buena conservación de humedad del riego que hayamos dado. De lo contrario, tendremos que aumentar mucho más la frecuencia de riego y convertirnos en esclavos de las necesidades de humedad de nuestras plantas.

Con el uso de estos sustratos inertes, podemos reducir la evaporación de agua del medio, especialmente cuando usamos altas concentraciones de turba que, por su color oscuro, concentra mucha temperatura y evapora agua rapidamente.

La forma más aconsejable de reducir la evaporación es colocar una pequeña capa de arlita o arcilla expandida en la superficie de las macetas. Además de mejorar la filtración de agua, reducirá la incidencia del Sol directamente sobre el sustrato.

Oxigenación de las raíces

Existe una gran variedad de plantas que necesitan unas condiciones altas de oxigenación, y son muy sensibles al encharcamiento radicular. Por ejemplo, las plantas crasas formadas por todo tipo de cáctus, con un desarrollo radicular muy reducido e intolerantes al mal drenaje de una maceta.

La mezcla de sustratos inertes como arlita, grava volcánica y otros junto con sustratos orgánicos, garantizan un drenaje perfecto donde la concentración máxima de humedad es la ideal para evitar pudriciones indeseables.

En algunos casos, para este tipo de cactus, se utiliza un 50% de arcilla expandida con 50% de turba, incorporando según tengamos a nuestra disposición, algo de arena para cubrir los huecos que deja la arlita. 

Decoración

La arcilla expandida se utiliza mucho como elemento decorativo para un jardín, especialmente aquellos de naturaleza xerófita (que consumen muy poca agua), con presencia de cactus y plantas crasas.

Incluso se pueden hacer combinación de colores con grava volcánica blanca y arlita, describiendo formas específicas para darle una mejor apariencia al suelo de nuestro jardín.

Además de por decoración, esta capa de sustrato inerte compuestos por materiales muy porosos garantiza una protección frente al desarrollo de malas hierbas y también ofrece propiedades termodinámicas que contaremos más adelante.

Arlita o arcilla expandida en macetas

 

Drenaje de agua

Cuanto más huecos deje cada gránulo de arcilla expandida, más capacidad de drenaje tendrá un sustrato frente a otro. Es el mismo caso que sucede con la arena, formada por partículas mucho más grandes y propio de un suelo ligero, y la arcilla, formada por partículas muy pequeñas y característico de un suelo pesado.

Leer más: cómo conocer la textura de suelo de tu jardín 

La mayoría de sustratos universales que podemos adquirir no garantizan un drenaje tan óptimo como la mezcla de varios sustratos. Es algo que podemos comprobar cuando regamos una maceta con estos sustratos, donde tarda más de 10 segundos en que el agua superficial desaparezca y se introduzca por la tierra.

Para evitar esto, se mezclan con distintas concentraciones materiales que ofrecen mejor drenaje, como grava, perlita, vermiculita o arcilla expandida. La mezcla es perfectamente compatible y según el tipo de cultivo y sus disponibilidad a la humedad, haremos el porcentaje de mezcla.

Un riego adecuado para una maceta debe garantizar que drene al menos un 10% del agua introducida. Con ello, arrastrará sales acumuladas y permitirá que la conductividad del sustrato no suba y suba hasta afectar a las raíces, especialmente cuando aplicamos fertilizantes de forma continua.

Algunas mezclas recomendadas entre turba y arcilla expandida son las siguientes, dependiendo del cultivo elegido.

  • Sustrato para semillero: 20-30% arcilla expandida y 70-80% sustrato. En este tipo de situación, es más recomendable utilizar perlita o vermiculita, ya que tienen mejores propiedades de retención de humedad
  • Plantas crasas y cactus: 40% arcilla expandida y 60% turba. También se puede utilizar grava volcánica o arenas.
  • Plantas hortícolas: 10-20% arlita y 80-90% turba. Este tipo de plantas necesitan suelos fértiles, por lo que se recomienda utilizar turba mezclada con humus de lombriz.
  • Ornamentales de flor: 10-20% arlita y 80-90% turba. Seguimos el ejemplo del caso anterior.

Para todo tipo de plantas, usado como decoración y para conseguir algunas ventajas ya comentadas, se puede añadir unas bolitas de arlita en superficie de las macetas para ocultar el sustrato.

Sustrato de arcilla expandida

Acumulación de temperatura

Una parte importante de la arcilla expandida y que resulta beneficioso para los meses de invierno y no tan positivo para verano es utilizar una capa superficial de este sustrato en todas las macetas, a modo de decoración.

Como está formada por colores terrosos y oscuros, almacena muy bien la temperatura, especialmente cuando los rayos inciden sobre ella, y la transmite al resto del sustrato. Por eso, en invierno o en otoño se consigue un aumento de varios grados de temperatura frente a otros sustratos, algo muy positivo para adelantar la germinación de semillas.

Sin embargo, en los meses más cálidos de verano, debemos evitar exponer al Sol plantas con una capa de perlita, ya que habrá un exceso de calor y reduciremos el crecimiento de las raíces. Ten en cuenta que un exceso de calor en el sustrato aumenta la fotorespiración, que es lo que causa la pérdida innecesaria de agua por encima de su capacidad de absorción.

Uso de arcilla expandida para bonsái

En bonsái, la arcilla expandida es un material muy utilizado por sus excelentes cualidades de drenaje. En este tipo de cultura, se mezcla materiales arcillosos, que aportan nutrientes y humedad a las raíces, con materiales inertes que facilitan el drenaje, ya que el sustrato en bonsái es la clave principal para garantizar el éxito.

La arlita es especialmente recomendable cuando se realizan trasplantes de bonsáis, ya que su gran oxigenación del sustrato permite un rápido desarrollo de raíces. Sin embargo, el handicap es que tiene tanto drenaje que tendremos que aumentar la frecuencia de riego por su facilidad de drenaje.

Las mejores recomendaciones de sustrato para bonsái son las de la elección de 100% Akadama o 80% Akadama y 20% de grava volcánica o cualquier otro material drenante y de granulometría alta.

Precio y compra de arcilla expandida

Según la cantidad que compremos, no es un sustrato especialmente económico, de ahí que se usen en pequeñas cantidades y con moderación. Su precio suele estar comprendido entre 0,5-1€/kg. Se vende en sacos, como cualquier otro sustrato, desde pequeños de 5 kg hasta de 25 kg o más.

Algunos productos recomendados a base de arlita son los siguientes:

Otros sustratos analizados

Deja un comentario