Dypsis lutescens: descubre la palmera bambú para interior

Home » Cultivos » Plantas de interior » Dypsis lutescens

En este artículo vamos a contarte cuáles son las principales características de su cultivo en maceta para interior de casa, ya que requiere temperaturas confortables durante todo su periodo de crecimiento. 

Características de Dypsis lutescens

Dypsis lutescens es considerada una palmera de pequeño tamaño en comparación con las grandes especies que fácilmente superan los 10 metros de altura. Al ser de crecimiento lento, un tamaño normal es de 1 metro de altura, cultivada en maceta.

Un aspecto ornamental interesante es que no posee un tronco principal, sino que del sustrato salen distintas ramificaciones, cuyo aspecto es parecido a las del bambú, de ahí uno de sus nombre vulgares.

La gran resistencia de Dypsis lutescens ha permitido que pueda ser cultivada en todo tipo de ambientes, aunque el original y de donde procede es la selva tropical con temperaturas cálidas durante todo el año y humedades relativas altas. 

Taxonomía

  • Orden: Arecales
  • Familia: Arecaceae
  • Género: Dypsis
  • Especie: Dypsis lutescens

Nombres comunes: palmera areca, palmera bambú, palma de frutos de oro.

Cultivo de Dypsis lutescens en casa

Cuidados principales de Dypsis lutescens

Vamos a analizar las características principales de su cultivo, especialmente como planta de interior y dispuesta en macetas con sustrato de mezcla. 

Ubicación y temperatura

Dypsis lutescens se considera una palmera de gran resistencia y rusticidad, creciendo sin problemas en el hogar con temperaturas estables casi todo el año. 

En el interior de casa, buscaremos la habitación con más luminosidad, ya que es un requisito importante para su cultivo. 

Su gran número de hojas y su densidad de follaje está continuamente realizando la fotosíntesis, y para ello necesita la mayor cantidad posible de luz, no importando si le incide los rayos de Sol de forma directa.

Si se cultiva en exterior, la palmera bambú es bastante resistente a las inclemencias, soportando temperaturas gélidas de hasta -4 ºC durante periodos cortos de tiempo. Sin embargo, sus origenes tropicales confirman que necesita temperaturas superiores a 15 ºC para un óptimo desarrollo, así como una humedad ambiental ideal superior al 60%. 

Sustrato a elegir

El sustrato característico de las palmeras debe tener una parte importante de nutrientes, aportados principalmente por la turba o el humus de lombriz. A su vez, también debe garantizar un buen drenaje, por lo que podemos utilizar alguna mezcla que incluya fibra de coco o vermiculita. 

Cada primavera, para fomentar la salida de nuevos brotes, repondremos los nutrientes aplicando un fertilizante completo, ya sea de tipo líquido, junto con el agua de riego, o bien fertilizantes granulados. 

Cultivo de palmera de bambú o palma areca

Cómo regar Dypsis lutescens

El riego es una de las tareas más importantes para el cultivo de la palmera de interior Dypsis lutescens. La clave para esta planta es mantener un nivel de humedad constante, ya que el gran volumen foliar puede perder mucha agua y sus exigencias de humedad son moderadas. 

En verano, debemos regar con poca cantidad de agua pero mucha frecuencia, alrededor de 3 por semana, con un volumen de agua del 10-20% del volumen de la maceta.

Abonado de la palma areca

Es recomendable recuperar los niveles de nutrientes perdidos en el sustrato aplicando fertilizante durante los meses de primavera y verano a nuestra palma areca, cuando más desarrollo y crecimiento tiene la palmera.

Para ello, tienes la opción, según tu comodidad, de utilizar fertilizantes líquidos o bien abonos granulados y de liberación lenta. 

Para los fertilizantes líquidos, puedes aportar 1 de cada 3 o 4 riegos, lo que equivale a aplicar abono 1 vez por semana, aproximadamente. Para los fertilizantes líquidos ya preparados, una dosis de 1 ml/L de agua es recomendable para no aportar muchas sales y garantizar el suministro continuo de nutrientes a nuestra Dypsis lutescens o palmera bambú.

Dypsis lutescens en macetas

Cómo realizar el trasplante de nuestra Dypsis lutescens

Si tenemos nuestra palmera bambú cultivada en macetas, el trasplante se realiza de forma genérica cada 2 años, según hábitos de crecimiento. De esta manera permitimos que sus raíces se desarrollen con más facilidad y la palmera continúe creciendo. 

Aprovecha la renovación del sustrato para recortar y limpiar raíces viejas, de forma que mejoraremos la salida de nuevas y rebrotaremos la planta con mayor facilidad. 

¿Se puede multiplicar la palmera bambú?

Aunque Dypsis lutescens es relativamente sencilla de obtener en viveros, a un precio económico, se puede multiplicar mediante semillas, a partir de la recolección de sus frutos dejándolos secar previamente.

La germinación de sus semillas se puede realizar en macetas con sustrato de fibra de coco o perlita con algo de humus, manteniendo humedecido en todo momento la tierra. La germinación es algo lenta, y puede llevar alrededor de 1 o 2 meses, por lo que hay que tener paciencia. 

Plagas y enfermedades más comunes

Aunque las palmeras se consideran especies muy resistentes, puede sufrir la visita de diferentes plagas o enfermedades. 

Plagas de la palma areca

En el interior de casa, protegido del ambiente externo, no es tan común que haya alguna infestación de cochinillas o ácaros, que son las plagas más comunes de esta palmera. En cualquier caso, si aparecen, la forma más sencilla de eliminar es pulverizando toda la planta con jabón potásico. 

Enfermedades de la palma areca

El exceso de riego o la mala elección de un sustrato con problemas de drenaje, tiene consecuencias nefastas en la pudrición de raíces. En el ambiente o agua de riego pueden entrar esporas de hongos que aprovechan la debilidad de la planta para atacar el cuello, en muchos casos sin solución para la palmera. 

Hablamos de hongos de cuello y raíz relacionados con la podredumbre. Generalmente se activan en condiciones de anoxia o falta de oxígeno, señal de tener un sustrato muy encharcado. 

Productos relacionados

Otras plantas para cultivo en casa

Deja un comentario