Cultivo de kalanchoe daigremontiana

Cómo cuidar Kalanchoe daigremontiana

Su nombre común como es conocida la planta kalanchoe daigremontiana es espinazo del diablo.Probablemente se deba a la forma con la que despliega sus hojas y cómo surgen nuevos tallos de la misma, formando una característica disposición relacionada con un esqueleto.

Esta planta característica tiene una serie de cuidados que os vamos a contar con rigurosidad. Como curiosidad contaros que podemos cultivar kalanchoe daigremontiana tanto en interior como exterior, dispuesta en macetas, por lo que tenemos muchas opciones de tenerla en casa o en la terraza.

Datos característicos de Kalanchoe daigremontiana

Familia: Crassulaceae (crasuláceas)

Subfamilia: Kalanchoideae

Género: Kalanchoe

En cuanto a su desarrollo, rara vez supera el metro de altura si es cultivada en macetas. Como casi todas las crasuláceas, su desarrollo radicular es limitado y obtiene gran parte del agua que necesita de la humedad ambiental.

Una curiosidad de Kalanchoe daigremontiana es su capacidad de formar nuevas brotaciones a partir de sus hojas, algo que caracteriza a esta planta y que le aporta el valor que actualmente tiene para su cultivo.

Su floración se produce, literalmente, cuando le da la gana. Es un hecho anecdótico que a día de hoy sorprende a la comunidad científica y no tiene un por qué. De hecho, no siempre se dan las condiciones a priori para su floración o no lo hace durante su ciclo de vida.

Claves en el cultivo de Kalanchoe daigremontiana

Características de kalanchoe daigremontiana

Características de suelo

Cultivo en jardín

Las opciones de modificar el medio en el suelo son mucho más limitadas que en el cultivo en macetas.

Antes de plantar Kalanchoe daigremontiana, buscaremos airear la tierra con su volteo al menos los primeros 30 centímetros. Incorporaremos una capa de materia orgánica y removeremos con la tierra.

De esta forma, mejoraremos la capacidad de retención de humedad pero sin provocar encharcamientos que afectan al desarrollo radicular.

Por tanto, evitar suelos pesados y arcillosos ya que los pelos absorbentes de las raíces de Kalanchoe daigremontiana son muy sensibles.

Cultivo en macetas

Al preparar el sustrato para el cultivo en macetas, podemos optar por una mezcla de sustrato comercial (turba) que pueda llevar algo de arena. Lo que necesitamos es suficiente capacidad de drenaje para no producir encharcamiento y limitar la oxigenación de sus raíces, que de por sí ya son algo pobres.

Cultivo y cuidados de kalanchoe daigremontiana

Importante es el que el recipiente o maceta donde la cultivemos tenga suficiente diámetro, mínimo 30 centímetros, y más de 20 cm de profundidad. En la parte de abajo, colocaremos grava de tamaño medio para fomentar el drenaje, con bastantes agujeros en el fondo que permitan la salida libre del agua de riego.

Entre el plato y la maceta, podremos colocar piedras u objetos planos que ofrezcan una separación entre ambas partes. Así evitaremos la subida del agua por capilaridad y la pudrición de raíces.

Condiciones climáticas 

Al pertenecer a la familia de las crasuláceas (Crassulaceae), ofrece unas magníficas condiciones de adaptación a distintos climas. Por tanto, se puede cultivar como planta de interior y de exterior.

Sin embargo, debemos evitar su cultivo en zonas especialmente frías o sombrías, ya que necesita un rango de temperaturas para su desarrollo superior a los 10 ºC y mucha iluminación.

Si cultivamos cualquier variedad de Kalanchoe, siempre buscaremos su disposición a pleno Sol y sin ningún obstáculo de entrada de luz.

Riego y abonado

Trasplante de kalanchoe daigremontiana

Uno de los peores enemigos de las crasuláceas y, concretamente de Kalanchoe daigremontiana es el exceso de riego. Cometemos el error de tratarla como si perteneciese a otra familia y en la mayoría de ocasiones llevamos a la pudrición completa de la planta.

Esta planta tiene una gran resistencia a la salinidad y una gran capacidad de aprovecharse de la humedad ambiental y el rocío de las mañanas. Por tanto, el aporte de riego tiene que ser muy limitado.

Con ello queremos decir que con temperaturas altas, en la época estival de verano, regaremos máximo 1 vez a la semana. En invierno, con mayor humedad ambiental, no regaremos salvo repuntes de temperatura.

Con 1 litro por riego y planta de más de 0,5 metros de altura será suficiente para favorecer su crecimiento y la asimilación de buena parte del agua.

En cuanto al abonado, con el aumento de temperaturas observaremos un alargamiento de los tallos y la salida de nuevos brotes en las hojas. En esa época puede ser aconsejable utilizar abonos de liberación gradual en forma de gránulos o bien aquellos líquidos que se pueden aportar junto con el agua de riego.

Fertilizantes recomendados

Fórmula fertilizante líquido NPK 5-5-7 más micronutrientes. Usar la dosis especificada en la etiqueta de cada producto.

Otros cuidados de Kalanchoe

Kalanchoe daigremontiana no requiere de cuidados adicionales. Se puede cortar tallos que estén podridos o con heridas visuales. Realizaremos el trasplante siempre y cuando si al tenerla en maceta vemos que se ha quedado excesivamente pequeña.

Cómo cuidar Kalanchoe daigremontiana
5 (100%) 1 vote

No te puedes perder...

Leave a Reply