Principales enfermedades del membrillo o membrillero

El membrillero, científicamente conocido como Cydonia oblonga, es un árbol frutal valorado tanto por su fruto aromático como por su presencia en huertos y jardines. Originario de regiones de Asia y el Mediterráneo, este árbol ha sido cultivado desde tiempos antiguos, apreciado por su capacidad de adaptarse a diversos climas y suelos. El fruto del membrillero, el membrillo, es conocido por su textura firme y su sabor distintivamente agridulce, utilizado comúnmente en jaleas, compotas y dulces.

Sin embargo, al igual que muchas especies frutales, no está exento de vulnerabilidades. El membrillero se enfrenta a varias enfermedades que pueden afectar significativamente su salud y producción. Entre estas, la roya del membrillero causada por Gymnosporangium sabinae y el chancro del membrillero provocado por Neonectria ditissima son particularmente notables.

Estas enfermedades no solo comprometen la calidad y cantidad del fruto, sino que también pueden dañar severamente la estructura del árbol. La gestión eficaz de estas enfermedades es crucial para mantener la salud y la viabilidad de los cultivos de membrillero.

Resumen de las principales enfermedades que afectan al membrillo

Nombre ComúnNombre CientíficoSíntomas
Mancha foliarDiplocarpon mespiliManchas circulares negras o marrones en las hojas.
Moho grisBotrytis cinereaMasa de esporas grisáceas en frutos y hojas, pudrición suave.
RoyaGymnosporangium sabinaePústulas anaranjadas en hojas, tallos y frutos.
Chancro del membrilloNeonectria ditissimaLesiones hundidas en ramas y troncos, a veces con exudado gomoso.
OidioPodosphaera leucotrichaPolvo blanco o gris en hojas y brotes, deformación del follaje.

Mancha foliar (Diplocarpon mespili)

Enfermedades membrillero Diplocarpon mespili
Diplocarpon mespili. Fotografía: naturalista

La enfermedad conocida como «mancha foliar» en el membrillero, causada por el hongo Diplocarpon mespili, es una afección común que puede tener un impacto significativo en la salud y la apariencia estética de esta planta.

Condiciones de desarrollo: sta enfermedad del membrillero se desarrolla y se propaga con mayor facilidad en condiciones de alta humedad y temperaturas moderadas, siendo especialmente prevalente en las estaciones de primavera y otoño, donde estas condiciones suelen ser más habituales.

El exceso de lluvia o el riego excesivo, así como la falta de circulación de aire entre las plantas, también contribuyen a la creación de un ambiente propicio para el desarrollo de esta enfermedad.

Síntomas: los síntomas de la mancha foliar en el membrillero se manifiestan principalmente en las hojas de la planta. Inicialmente, se observan manchas circulares de color marrón oscuro o negro, que pueden ir creciendo y eventualmente cubrir grandes áreas de la hoja. Estas manchas a menudo tienen un borde más claro y pueden causar que las hojas se deformen, se tornen amarillas y finalmente caigan prematuramente, lo que debilita a la planta y reduce su productividad.

Leer más: Cómo utilizar el oxicloruro de cobre.

En casos severos, la enfermedad puede extenderse a los tallos y frutos, afectando el rendimiento y la calidad de los membrillos.

Prevención y control: las medidas preventivas y de control deben enfocarse en reducir la humedad alrededor de las plantas y mejorar la circulación del aire. Las aplicaciones preventivas de fungicidas apropiados son más efectivas cuando se realizan en periodos previos a las condiciones climáticas favorables para el hongo, es decir, antes de las estaciones húmedas de primavera y otoño.

Además, es crucial mantener una buena higiene en el huerto, eliminando restos de plantas infectadas y evitando la acumulación de agua en el suelo. El control cultural, como el raleo de las plantas para mejorar la circulación del aire y la exposición al sol, también es fundamental en la prevención de esta enfermedad.

Moho gris (Botrytis cinerea)

Enfermedades del membrillero Botrytis cinerea
Botritis en nectarino. Fotografía: ipmimages

El moho gris, causado por el hongo Botrytis cinerea, es una enfermedad común que afecta a una amplia gama de plantas, incluido el membrillero.

Leer más: uso del sulfato de cobre como fungicida.

Condiciones climáticas: esta enfermedad del membrillero es particularmente problemática en condiciones de alta humedad y temperaturas frescas, siendo más activa durante la primavera y el otoño. Las condiciones climáticas húmedas, combinadas con una ventilación inadecuada, crean el ambiente ideal para el desarrollo de Botrytis. Además, el hongo puede ser más problemático en plantas debilitadas o heridas, ya que estas son más susceptibles a la infección.

Síntomas: los síntomas del moho gris en el membrillero comienzan típicamente con la aparición de manchas suaves y acuosas en hojas, tallos, flores o frutos. Estas manchas pronto se cubren con un moho grisáceo, que es el micelio y las esporas del hongo. Las áreas infectadas eventualmente se vuelven marrones y pueden pudrirse.

En condiciones de mucha humedad, la enfermedad puede extenderse rápidamente y causar un daño significativo. Además de afectar la apariencia de la planta, el moho gris puede reducir significativamente la calidad y cantidad de los frutos producidos.

Prevención y control: para prevenir y controlar el moho gris, es esencial adoptar prácticas culturales que reduzcan la humedad alrededor de las plantas. Esto incluye proporcionar una buena circulación de aire mediante la poda y el espaciamiento adecuado de las plantas, así como evitar el riego excesivo y el mojado de las hojas y frutos. Las aplicaciones preventivas de fungicidas pueden ser efectivas, especialmente en épocas de alta humedad o cuando se esperan lluvias prolongadas.

Estas aplicaciones deben realizarse siguiendo las recomendaciones de etiqueta y considerando las regulaciones locales. Además, es importante eliminar y destruir los residuos de plantas infectadas para reducir la fuente de inóculo del hongo.

Roya del membrillero (Gymnosporangium sabinae)

Roya del membrillero

La Roya del membrillero, causada por el hongo Gymnosporangium sabinae, es una enfermedad fúngica que afecta principalmente a las hojas, pero también puede dañar los tallos y frutos del membrillero. Esta enfermedad se caracteriza por ser un problema recurrente en muchas regiones y puede tener un impacto significativo en la salud general y la productividad de la planta.

Condiciones de desarrollo: la Roya del membrillero se desarrolla y propaga óptimamente en condiciones de humedad y temperaturas moderadas. Es más activa y visible durante la primavera y el otoño, que son períodos característicamente más húmedos. La enfermedad requiere de un hospedador intermediario, como el enebro, para completar su ciclo de vida, por lo que su presencia cerca del membrillero puede aumentar el riesgo de infección.

Síntomas: los síntomas incluyen la aparición de pústulas amarillentas o anaranjadas en el envés de las hojas, que luego se tornan negras. Estas pústulas liberan esporas que infectan las hojas, provocando su deformación, amarilleamiento y caída prematura. En casos graves, la enfermedad puede disminuir significativamente la vigorosidad de la planta y afectar el desarrollo de los frutos.

Prevención y control: para el control y la prevención de la Roya del membrillero, es crucial eliminar cualquier planta hospedadora intermediaria, como los enebros, que estén cerca de los membrilleros. Las prácticas culturales que mejoran la circulación del aire alrededor de las plantas y reducen la humedad son fundamentales.

Esto incluye el riego adecuado, la poda y el espaciamiento entre plantas. Las aplicaciones preventivas de fungicidas pueden ser efectivas, especialmente en las etapas tempranas de desarrollo de la planta y antes de las condiciones climáticas favorables para la enfermedad.

Estas aplicaciones deben realizarse siguiendo las indicaciones de los productos y teniendo en cuenta las regulaciones locales. Además, es importante limpiar y destruir las hojas caídas y cualquier otro residuo de la planta para reducir la fuente de inóculo del hongo.

Chancro del membrillero (Neonectria ditissima)

Neonectria ditissima enfermedades del membrillero

El cancro del membrillero, causado por el hongo Neonectria ditissima, es una enfermedad grave que afecta a los árboles de membrillo. Esta enfermedad se manifiesta principalmente en las ramas y el tronco del árbol, aunque también puede afectar a los frutos. El cancro es particularmente destructivo y puede causar daños significativos a la planta si no se controla.

Condicione climáticas ideales: incluyen temperaturas frescas y alta humedad, condiciones comunes en el otoño y la primavera. El hongo puede infectar la planta a través de heridas o cortes en la corteza, que pueden ser causadas por podas, daños mecánicos, o incluso por condiciones climáticas adversas como heladas.

Síntomas: los síntomas del cancro del membrillero incluyen la aparición de lesiones hundidas en ramas y troncos, que a menudo tienen bordes elevados y pueden mostrar un exudado gomoso. Estas lesiones pueden expandirse con el tiempo, en las ramas o incluso troncos enteros, lo que lleva a la muerte de las partes afectadas.

En los frutos, el cancro se manifiesta como lesiones marrones, hundidas y a menudo con un anillo de tejido elevado alrededor.

Prevención y control: el control del cancro en membrilleros implica principalmente prácticas culturales y preventivas. Es crucial evitar heridas en la planta, especialmente durante la poda. Las herramientas de poda deben ser esterilizadas para prevenir la transmisión del hongo. Las ramas y partes del árbol afectadas por el cancro deben ser eliminadas y destruidas para evitar la propagación de la enfermedad.

En cuanto a los tratamientos químicos, pueden utilizarse fungicidas específicos como medida preventiva, especialmente en áreas donde la enfermedad es común, aplicándolos en el momento adecuado según las recomendaciones del producto y las regulaciones locales. Sin embargo, el control cultural y la prevención son los métodos más efectivos para manejar el cancro del membrillero.

Oidio (Podosphaera leucotricha)

El oidio, causado por el hongo Podosphaera leucotricha, es una enfermedad común que afecta a los membrilleros, así como a otros árboles frutales. Esta enfermedad fúngica se caracteriza por su apariencia de polvo blanco o gris en la superficie de las hojas, brotes y a veces los frutos de la planta. Es más prevalente y activa durante los meses de primavera y verano, especialmente en condiciones de humedad relativa alta pero con escasa lluvia, y temperaturas moderadas.

Síntomas: los síntomas del oidio en el membrillero comienzan con la aparición de manchas o áreas de polvo blanco o gris en la superficie de las hojas y brotes jóvenes. A medida que la infección avanza, estas áreas pueden expandirse, cubriendo grandes porciones de la planta. Las hojas afectadas pueden tornarse amarillas y secas, y a menudo se enrollan o deforman.

En casos severos, el crecimiento de la planta puede verse afectado, y la floración y la fructificación pueden disminuir significativamente. En los frutos, el oidio puede causar manchas o áreas rugosas en la piel, afectando su apariencia y calidad.

Control y prevención: para el control y prevención del oidio en membrilleros, es importante mantener buenas prácticas culturales. Esto incluye asegurar una adecuada circulación de aire alrededor de las plantas mediante la poda y el espaciamiento correcto, así como evitar la humedad excesiva en las hojas y brotes.

La eliminación de partes de la planta afectadas y la limpieza de los residuos vegetales pueden ayudar a reducir la cantidad de esporas del hongo disponibles para iniciar nuevas infecciones.

El tratamiento con fungicidas puede ser efectivo en la prevención y control del oidio, especialmente si se aplica en las primeras etapas de la enfermedad o como medida preventiva antes de que se esperen condiciones favorables para el desarrollo del hongo. Es importante seguir las recomendaciones del fabricante y las regulaciones locales al aplicar productos químicos.

El control cultural y la atención cuidadosa a las condiciones del huerto son fundamentales para prevenir la aparición y propagación del oidio en los membrilleros.

Artículos relacionados

Deja un comentario