Técnicas para cultivar el heliotropo

En la naturaleza podemos encontrar tipos de plantas, como el heliotropo, que pueden utilizarse tanto como especie ornamental y también como planta medicinal. En este caso, este cultivo cubre sobradamente ambos aspectos, ya que es llamativa y además posee extractos botánicos interesantes.

El heliotropo es una planta todoterreno que puedes cultivar perfectamente en tu jardín como arbusto perenne durante todo el año. Tiene una buena aptitud y rápido crecimiento, por lo que es perfecta para cubrir esquinas o espacios de jardines pegados a vallas, paredes o viviendas. 

En este artículo vamos a desentrañar las principales características del género Heliotropium, enseñar algunos consejos sobre su cultivo en el jardín y las propiedades medicinales que puede ofrecernos.

Características del heliotropo

La planta heliotropo no designa a una especie en específico, ya que existen muchas variedades dentro del género (más de 50). Está catalogada como especie para usos medicinales, y pertenece a la familia Boraginaceae, la cual alberga un número no muy elevado de especies, entre 250 y 300.

Muchas de estas plantas pertenecientes a Boraginaceae también ofrecen aptitudes como planta medicinal y comparten aceites esenciales y componentes que han sido estudiados por la comunidad científica por sus posibles efectos sobre el organismo.

Como planta, el heliotropo es considerado un arbusto, pudiendo crecer y sobrepasar los 2 metros de altura. De hecho, se considera una especie de rápido crecimiento, ya que plantas jóvenes superan el medio metro de altura en el 1er año, si reúnen las condiciones específicas para su desarrollo.

Como arbusto, produce muchos tallos y suele ramificar fácilmente, por lo que cuesta distinguir un tronco principal.

Lo que interesa, a nivel de planta ornamental y para la decoración de nuestro jardín, son sus exuberantes flores de colores violetas y blancos, que además de ofrecernos una magnífica visión, también emiten un aroma intenso a vainilla. 

Para disfrutar de las flores del heliotropo, tenemos 2 oportunidades por cada año, ya que es de floración bianual, desde principios de verano hasta principios de otoño, cuando bajan las temperaturas.

Planta de heliotropo para jardín

Variedades de heliotropos más conocidas

Como hemos dicho, existen varias variedades parecidas pertenecientes al género Heliotropium, las cuales muchas de ellas son bastantes parecidas entre sí incluso en el color de la floración.

Dentro de los heliotropos podemos encontrar las siguientes variedades:

  • Heliotropium peruvianum
  • Heliotropium angiospermum
  • Heliotropium amplexicaule
  • Heliotropium arborescens
  • Heliotropium curassavicum
  • Heliotropium europaeum
  • Heliotropium pannifolium

Una de las más famosas y que con mayor facilidad podemos encontrar es Heliotropium peruvianum. Como nombre común tiene varias definiciones: vainilla de jardín, heliotropo, hierba de la mula o violoncillo, entre otros.

Por ejemplo, dentro del mismo género también encontramos una especie que habita en Europa, Heliotropium europaeum que, sin embargo, no tiene nada que ver en cuanto al aspecto y floración (es de porte rastrero y sus flores son blancas y pequeñas) con el heliotropo común.

Cultivo del heliotropo en el jardín

Una vez hemos profundizado en conocer las características principales de la vainilla de jardín, vamos a ofreceros algunos consejos sobre su cuidado desde el inicio de plantación.

Te en cuenta que, aunque sea una especie arbustiva y crezca bastante, también se adapta muy bien al cultivo en macetas (como también sucede con especie arbustivas trepadoras).

No tengas miedo en intentar tener la planta heliotropo en tu terraza, a pesar de no tener un huerto o jardín en las afueras de la ciudad.

Climatología del heliotropo

Uno de los aspectos más a tener en cuenta para el cultivo de todas las especies del género Heliotropium es su sensibilidad al frío, especialmente cuando se producen nuevas brotaciones en los meses de primavera.

Su margen ideal de temperatura se encuentra por encima de los 15 ºC, con un óptimo de entre 20 y 25 ºC. Por debajo de 10 ºC ralentiza el crecimiento y desarrollo de sus brotes.

Por ello, especialmente en los primeros meses de vida, será necesario proteger nuestro heliotropo del frío, ya sea situándolo en un lugar protegido o bien utilizando plástico para cubrir las partes más sensibles.

A pesar de ello, como es una especie que rebrota muy bien, aun estando las partes verdes (hojas y tallos jóvenes) afectados, puede rebrotar con la llegada del calor y la época estival.

En el jardín, lo ideal es buscar un sitio de semi sombra en los primeros años de desarrollo. Zonas donde por la mañana haya Sol directo y por la tarde no, o viceversa.

Condiciones de suelo

A nivel de plantación, podemos considerar el heliotropo como una especie todoterreno. Se adapta bien a todo tipo de texturas, donde la franca o limosa se considera la ideal. Podemos plantarla aun teniendo suelos pesados o incluso calcáreos, aunque su margen ideal de pH es el de aquellos suelos ligeramente ácidos.

Para el mantenimiento de la fertilización del suelo, debemos recuperar la naturaleza del mismo con la aplicación de materia orgánica a razón de 10 kg por planta adulta, alrededor del tallo principal, cada 2 o 3 años.

Esto nos ayudará a aumentar las reservas de nutrientes, favorecer el desarrollo de la microfauna y mejorar la conservación de humedad en el entorno radicular.

Aplicaremos un abonado de fondo en forma de gránulo a principios de primavera, que lentamente irá solubilizandose con la humedad.

Personalmente nos gusta para el heliotropo un NPK 12-8-16 (que contenga micronutrientes, aunque también es recomendable complementar con quelato de hierro o un cóctel de micronutrientes (ya sabes, hierro, zinc, manganeso, cobre, boro y molibdeno).

Heliotropo para el jardín

Frecuencia de riegos y cantidad

La cantidad y frecuencia de agua dependerá especialmente de la textura del suelo. Para suelos francos (con contenido parecido entre arcilla y arena) es recomendable realizar el siguiente protocolo.

  • Riegos en otoño e invierno: entre 1 y 2 riegos a la semana, 4 a 6 litros por planta.
  • Riegos en primavera y verano: 3 a 4 riegos por semana, 3 a 4 litros por riego y planta.

Para el heliotropo, como planta medicinal, es recomendable quedarse corto en el aporte de agua y aplicar en exceso. De hecho, un ligero estrés hídrico favorece la acumulación de sus principios activos, aunque disminuye la producción.

Si tenemos el heliotropo en maceta, es ideal mantener una humedad constante, para el cual no aplicaremos más de 1 litro de agua por riego para plantas adultas, pero aumentaremos la frecuencia según la época en la que nos encontremos.

Multiplicación de la planta

La forma más habitual de obtener nuevas plantas y multiplicar el heliotropo es mediante esquejes, aunque también se puede obtener variación genética mediante semillas.

Para realizar la multiplicación por esqueje, lo idea es realizarlo en septiembre, con el verano dando los últimos coletazos. Plantaremos el tallo en sustrato de fibra de coco con buena humedad y lo protegeremos de las noche frías, con una temperatura constante que no se reduzca de los 15 ºC.

¿Qué usos se le da a Heliotropium como planta medicinal

Una de las principales características de la planta es su poder de ofrecer beneficios medicinales en base a los principios activos que contiene.

Algunas de estas propiedades medicinales son las siguientes:

  • Reduce inflamación
  • Poder cicatrizante
  • Actividad depurativa (diurética)
  • Tratamiento contra úlceras de la piel

Entre los efectos secundarios estudiados, en dosis altas se ha documentado daño hepático por acumulación de sus principios activos.

Esta planta también es utilizada ampliamente en el mundo de la cosmética, para la preparación de jabones, esencias y cremas de aplicación en la piel. Igualmente, también se utiliza en perfumería, por el aroma a vainilla que en el inicio del artículo comentamos.

Productos recomendados:

Productos recomendados para aplicar a inicio de primavera. Aplicación de fertilizante granulado a una dosis de 0,5-1 kg/planta alrededor del tronco. El quelato de hierro se recomienda diluirlo en agua y aplicarlo a través del gotero o manualmente, también alrededor del tronco.

Con la fórmula protegida (EDDHA), nos aseguramos una liberación lenta del hierro para prevención de clorosis férrica (amarilleo de las hojas). Dosis de 30 gr/planta.. Es recomendable realizar una 2ª aplicación en agosto-septiembre. Especialmente para suelos calizos o con pH por encima de 7, donde el hierro del suelo se suele encontrar bloquedao o en estado insoluble (hierro en estado férrico Fe3+)

1 comentario en “Técnicas para cultivar el heliotropo”

Deja un comentario