Jasminum polyanthum: cómo cultivar el jazmín blanco [Guía y cuidados]

Home » Cultivos » Plantas de jardín » Jasminum polyanthum (jazmín chino)

El jazmín blanco (Jasminum polyanthum) es una de las especies trepadoras más conocidas en el mundo occidental. Sin embargo, sus orígenes son asiáticos, de ahí que también sea conocido como jazmín chino.

Su cultivo está perfectamente adaptado a las condiciones europeas y del clima americano, por lo que es común verlo en vallas de jardines, creciendo como si fuese una enredadera o incluso cultivado en macetas, como veremos más adelante.

En este artículo te queremos contar las características principales de esta especie, así como sus principales cuidados si has decidido tener una en tu jardín o terraza. Ten en cuenta que es un cultivo fácil y de crecimiento rápido, con una gran facilidad para propagarse a partir de cualquier tallo. Por tanto, sus cuidados son bastante sencillos.

Nota: no confundir esta especie con el jazmín tradicional (Jasminum officinale). Los cuidados son prácticamente semejantes, pero son especies distintas.

Características principales del jazmín blanco (Jasminum polyanthum)

La especie Jasminum polyanthum tiene varios nombres, aunque vulgarmente se le conoce por tres principalmente:

  • Jazmín blanco
  • Jazmín rosado
  • Jazmín chino

Muchas de las especies que componen la familia Oleaceae son de tipo arbustivo, donde también se encuadran algunas trepadoras. El mayor representante de esta familia es, sin duda, el olivar, donde aquí puedes ver sus principales tareas.

Jazmín chino jasminum polyanthum en jardín

Clasificación botánica (Jasminum polyanthum)

  • Orden: Lamiales
  • Familia: Oleaceae
  • Género: Jasminum
  • Especie: Jasminum polyanthum

Dentro del género Jasminum encontramos 200 especies de tipo arbusto y trepadoras, la mayoría de ellas con un desarrollo y crecimiento muy parecido, como Jasminum fruticans, Trachelospermum jasminoides (jazmín hélice) u otros. [Ver lista de especies]

Una de las cosas más características del jazmín chino es el portentoso olor de sus flores. Abiertas son muy efímeras, durando 24 horas, pero una planta trepadora adulta produce una gran cantidad en los meses de verano.

Su aroma es embriagador y su perfume está muy valorado en la industria de cosmética y perfumería.

Cuidados principales

Como hemos comentado anteriormente, Jasminum polyanthum es una especie rústica y de fácil adaptación a cualquier tipo de ambiente. Sus cuidados son muy sencillos. De hecho y para hacernos una idea de ello, en algunos países, como Nueva Zelanda, es considerada como una especie invasora, debido a su gran capacidad para desarrollar nuevos tallos y su hábito de crecimiento.

Climatología

Se adapta bien un gran abanico de temperaturas. Su floración se produce en primavera, verano, especialmente en los meses de calor, por lo que no hay riesgo de heladas. Dependiendo de las condiciones de frío, se puede comportar como una especie caducifolia o perenne (en zonas cálidas).

Necesita exposición solar, aunque las especies jóvenes podemos situarlo en una zona de semisombra.

Puede desarrollarse en ambientes secos y de baja humedad relativa, siempre que cuidemos las condiciones de riego en el sustrato o suelo.

Características del suelo

Se adapta perfectamente a cualquier tipo  y textura de suelo, ya sea arenoso o arcilloso (o término medio: franco o limoso). Si realizamos el trasplante por primera vez, es recomendable aportar materia orgánica al hoyo de plantación y renovar el estiércol o compost anualmente (o mínimo cada 2 años), incorporándolo alrededor del tallo.

Aseguraremos un buen drenaje, por lo que suelos muy arcillosos deben ser tratados con una base de arena o suelo limoso a partes iguales.

El pH ideal de suelo es de 6,0-7,5, aunque crece perfectamente en suelos alcalinos hasta 8,5

Riego de Jasminum polyanthum

Mantener el riego de forma constante es una de las claves en primavera para lograr una plena floración hasta mediados de verano.

En invierno, limitaremos los riegos a 1 semanal, aunque dependerá de la pluviometría. En general, de 2 a 4 L/planta adulta y semana es suficiente para pasar el invierno.

En verano, realizar de 3 a 4 riegos de 3 a 4 L/planta adulta y riego. En jardín, con la instalación de 1 gotero de 4 L/h es suficiente para satisfacer toda la demanda hídrica del jazmín blanco.

A partir de aquí, vamos controlando cómo se desarrolla la planta, cambiando las condiciones si aparecen los siguientes síntomas:

  • Hojas amarillas, aspecto blando y «tristeza»: exceso de agua. Dejar secar el sustrato o suelo y aplicar agua al 50% de la dosis anterior.
  • Hojas con puntas secas, aspecto pajizo y «crujiente»: falta de agua. Aplicar el doble de agua actual hasta formación de nuevos tallos y brotes.

Abonado

Jasminum polyanthum pasa e invierno sin prácticamente crecimiento y consumiendo recursos mínimos, por lo que no es necesario aportar ningún fertilizante. De hecho, las temperaturas del suelo, en zonas frías, hacen que los nutrientes no estén disponibles y el jazmín chino pierde sus hojas hasta la siguiente primavera.

El abonado del jazmín blanco se realiza en primavera, 15 días antes del inicio de la floración (lo notaremos cuando se desarrollan las primeras yemas). Es recomendable un NPK co una relación 2-1-3 ya que además de la floración, también produce muchas hojas nuevas y zarzillos.

En primavera y verano, su crecimiento es vertiginoso. Puede llegar a alargar sus tallos por centímetros en cuestión de días. ¿Fertilizantes líquidos o sólidos? Es exactamente igual, aunque dependerá de la comodidad en su aplicación.

Dentro de lo que hemos comentado, recomendamos los siguientes fertilizantes:

La relación NPK del abono granulado es 12-8-16, con magnesio, azufre y micronutrientes, por lo que se considera un fertilizante muy equilibrado para el jazmín.

La dosis de aplicación será la siguiente:

  • Inicio de brotación: 60-80 g/planta
  • Inicio de floración: 60-80 g/planta
  • Septiembre: 60-80 g/planta

Aplicar alrededor del tronco, pero evitando el contacto directo con los tallos.

Multiplicación

esquejes de Jasminum polyanthum

La multiplicación del jazmín chino Jasminum polyanthum es bastante sencillo, siguiendo los siguientes pasos.

La forma más rápida es mediante la obtención de esquejes de tallos semileñosos. Es decir, tallos de algo menos de 1 cm de diámetro, de color marrón, pero no excesivamente lignificados.

Seleccionamos estos tallos sanos y bien desarrollados, cortándolos con una longitud aproximada de 10 cm. Dejamos entre 1 o 2 hojitas en la parte superior, que nos servirán de guía para ver la evolución del esqueje.

Esta técnica se realiza entre primavera y verano. Los sembramos en un sustrato de humus y fibra de coco, y mantenemos humedad y temperatura constante. Ubicaremos nuestros esquejes en un lugar de semisombra, alejado del Sol directo y temperatura constante (en el interior de casa es buena idea si por las noches baja mucho la temperatura).

El esqueje tarda varias semanas en formar las primeras raíces, por lo que hay que tener paciencia y observar si se forman nuevas yemas en el tallo, señal de que ha enraizado perfectamente.

Poda

El jazmín es una planta de crecimiento vigoroso, con gran producción de tallos y zarzillos, convirtiéndose en una auténtica planta selvática. Por eso, es recomendable realizar la poda en invierno, pero alejado de las heladas, recortando generosamente los tallos.

No necesitamos explicarte mucho en este artículo, ya que hicimos un completo artículo sobre la poda del jazmín, donde intentamos explicar todo de forma clara y sencilla.

Jasminum polyanthum en macetas

Debido al desarrollo de sus raíces, el jazmín chino (Jasminum polyanthum) puede cultivarse en macetas, siempre que aseguremos una pared, valla o celosía donde desarrollar su parte aérea como especie trepadora.

Jasminum polyanthum cultivado en macetas, tenemos que asegurarnos de que tiene buena exposición al Sol y buena iluminación, ya que es un requisito mínimo para que no pierda su verdor original.

Lo ideal es cultivarlo a pleno sol, con sustrato que lleve tierra, humus y fibra de coco, seguir el esquema anterior de aplicación de fertilizantes y situarlo en una zona donde puedan apoyarse los tallos y trepar, como celosías de ventanas, vallas, puertas, etc.

Deja un comentario