Plantación y cuidados de Lavandula latifolia

Home » Cultivos » Plantas medicinales y aromáticas » Lavandula latifolia

El género Lavandula agrupa un gran número de especies parecidas y con propiedades medicinales y aromáticas. En el caso de hoy, vamos a conocer la especie Lavandula latifolia, con un parecido muy razonable a la lavanda común (Lavandula officinalis) o el espliego (Lavandula angustifolia).

Todas ellas son plantas adaptadas al clima mediterráneo y tienen unos cuidados muy parecidos. Lo mismo sucede con el contenido en principios activos, con pequeñas diferencias entre cada especie. En esta ficha de planta vamos a conocer las principales características y los cuidados para cultivar Lavandula latifolia en el jardín.

Características de Lavandula latifolia

Lavandula latifolia es una especie herbácea o arbusto considerada como aromática y medicinal adaptada a diferentes tipos de clima. Se puede ver cultivada en amplias zonas de España y también del Reino Unido.

Produce hojas y tallos durante todo el año, salvo en invierno, que entra en parada vegetativa si las temperaturas descienden de los 10 ºC. En general, no suele superar el metro de altura, con hojas lineales muy aromáticas, especialmente cuando entramos en contacto con ellas.

Usos medicinales

En general, Lavandula latifolia ofrece las mismas propiedades medicinales reconocidas para la planta lavanda común (Lavandula officinalis). Sin embargo, el aceite esencial que puede extraerse de la planta es ligeramente de peor calidad que la lavanda común.

Por sus propiedades y principios activos, funciona como un potente antiséptico y antibacteriano. Es usado por vía tópica para favorecer la cicatrización de heridas, curación de quemaduras y también en aromaterapia.

Su olor es ligeramente peor que el de otras especies de lavandas, con un aroma penetrante a alcanfor (el principal componente de la planta, con casi el 36% del total de aceites esenciales).

Aceites esenciales y principios activos presentes

  • D-alcanfor (36%)
  • 1-8 cineol (33%)
  • D-borneol (4%)
  • Alfa pineno (4%)
  • Beta pineno (3%)
  • Cariofileno (2%)
  • Guaiazuleno 2%
  • D-canfeno (2%)
  • Lineol
  • Geraniol

Nombres comunes habituales: alhucema, espriego, lucema, madreselva, azucema.

Taxonomía

  • Familia: Lamiaceae
  • Género: Lavandula
  • Sección: Lavandula
  • Especie: Lavandula latifolia 

Lavandula latifolia planta medicinal

Cuidados de Lavandula latifolia

Climatología

Temperatura

Lavandula latifolia es considerada una planta rústica adaptada a temperaturas frías en invierno y cálidas en verano.  Soporta un gran abanico de temperaturas, incluso aquellas gélidas. La temperatura óptima de desarrollo y mayor producción está comprendida en el rango de 15 ºC a 25 ºC.

Humedad

Es una planta rústica acostumbrada a distintos ambientes, aunque prefiere entornos secos o con una humedad relativa inferior al 70%.

Iluminación

Se puede cultivar a pleno Sol o semi sombra, pero evitando zonas muy sombrías o con exceso de sombra por otras plantas de mayor porte. En general, las especies de lavandas y espliegos suelen plantarse a pleno Sol, ofreciendo mayor rendimiento y acumulación de aceites esenciales.

Suelo o sustrato

En el jardín, lo único que necesitamos es tener un suelo con buen drenaje. Por tanto, intentaremos evitar en la medida de lo posible suelos con exceso de arcillas (aquí puedes ver los tipos de texturas).

El aporte de materia orgánica en el hoyo de plantación favorece la producción de nuevas raíces y el desarrollo de la planta en primavera, con la llegada de mejores temperaturas.

Si decides cultivar Lavandula latifolia en maceta, es interesante mezclar en el sustrato universal algún tipo de elemento poroso para favorecer el drenaje de agua. Puedes optar por fibra de coco, perlita, arenas o vermiculita, entre otros.

Riego

Lavandula latifolia requiere poca humedad para su desarrollo. Tiene gran resistencia al estrés hídrico y es preferible mantener el suelo seco antes de introducir le siguiente riego. De hecho, la mayoría de los problemas asociados a podredumbre o asfixia radicular en esta planta están asociados al exceso de agua, algo que no tolera el género Lavandula.

Un programa de riegos recomendado puede ser el siguiente:

  • Riegos en verano: 2 riegos por semana, con una cantidad. Para un arbusto adulto, una cantidad de entre 3 y 6 L/planta.
  • Riegos en invierno: entre 1 riego a la semana o 1 cada 15 días, dependiendo de la pluviometría.

Abonado

Según el desarrollo de la planta y nuestro interés en su crecimiento, podemos optar por aplicar fertilizantes en los meses de primavera (a partir de marzo, con 1 o 2 aplicaciones por campaña).

Un fertilizante recomendado para esta planta es el abono granulado NPK 12-8-16, con magnesio y azufre. Contiene una alta concentración de nitrógeno, especialmente recomendado para la producción de nuevos tallos, fósforo para favorecer el enraizamiento y la producción de azúcares y potasio, que garantiza una mayor acumulación de aceites esenciales.

Rebajas
Compo Abono Azul Universal 5 Kg [Ideal para Todo Tipo de Tierras, Granulado, Máxima Calidad Garantizada, Tecnología Novatec], 41 X 21 X 5.5 Cm
  • Idóneo para todo tipo de plantas ornamentales, plantas verdes, rosales, arbustos, setos, cítricos, etc
  • El cubo, envase moderno y práctico al momento de utilizar y guardar el producto
  • Fórmula mejorada, con menos fósforo; respeta el medio ambiente

Dosis recomendadas:

De 100 a 300 g por planta adulta, aplicando a inicio de primavera y alrededor del tallo. A mitad de verano, podemos reaplicar con la misma cantidad. El fertilizante irá solubilizándose lentamente y liberando los nutrientes con las aplicaciones de riego y la humedad ambiental.

Multiplicación

Propagación de Lavandula latifolia mediante semillas

La germinación mediante semillas no es la más apropiada, debido al bajo porcentaje de germinación que ofreceen comparación con otras plantas medicinales. El poder germinativo es inferior al 35%, por lo que si queremos utilizar esta vía de propagación, debemos plantar bastantes semillas esperando que 1/3 de ellas germinen. Las cultivaremos a una temperatura media entre 15 y 25 ºC.

Esquejado vegetativo

Otro sistema para obtener una planta idéntica a la madre es mediante el sistema de multiplicación por esquejes. Se selecciona un tallo de unos 10 cm de longitud de una planta adulta, con brotes poco lignificados, eliminando las hojas de la parte inferior.

Se dispone el tallo en un recipiente con sustrato mezcla de fibra de coco y sustrato universal, manteniendo constante la humedad en todo momento y un rango de temperaturas adecuado.

Podas

El género Lavandula no requiere podas, salvo las que se realizan de tipo ornamental para dar una forma específica al arbusto. En casos donde haya ramas secas o dañadas por golpes mecánicos o por la presencia de insectos, también se pueden recortar con unas tijeras afiladas.

Plagas y enfermedades de Lavandula latifolia

Plagas

Algunas especies medicinales y el género Lavandula pueden tener presencia de cochinillas (acanalada o algodonosa), un insecto inmóvil que habita en los tallos chupando la savia y debilitando lentamente a la planta.

Para eliminar la planta se pueden optar por el uso de jabones que ablandan el exoesqueleto y limpian la plaga, como el jabón potásico. También se puede optar por insecticidas de contacto, agua oxigenada o ácido acético (vinagre).

Enfermedades

En ambientes muy húmedos o con exceso de riego, pueden aparecer hongos de cuello y raíz que ocasionan la pudrición de la planta. Entre las enfermedades más comunes de Lavandula latifolia se encuentran Poma lavandulae, Septoria lavandulae y Amarilla mellea.

Deja un comentario