Cultivo y usos de Lippia nodiflora

Los grandes espacios de jardín desnudos suelen cubrirse con especies tapizantes. Recurrir al césped no siempre es la mejor opción, ya que sus exigencias son altas y conlleva un mantenimiento y gasto de agua que todas las zonas y jardines se pueden permitir.

De todas las especies tapizantes que podemos conocer, hay una de ellas muy interesante por sus altas prestaciones y bajo mantenimiento, conocida comúnmente como Lipia, y científicamente como Lippia nodiflora.

Este artículo lo queremos dedicar a conocer cuáles son sus características principales y una pequeña guía de cultivo que nos permita cultivarla en nuestro jardín. Damos la bienvenida a nuestro catálogo de plantas a Lippia nodiflora.

Características de la planta tapizante Lipia (Lippia nodiflora)

La especie tapizante Lippia nodiflora es una planta perenne de tipo herbáceo que se caracteriza por cubrir grandes espacios y ofrecer una floración muy interesante desde el punto de vista ornamental.

De hecho, muchos la conocen como bella alfombra, además de su nombre más característico, Lipia. Esta especie pertenece a la familia Verbenaceae (verbenáceas) y ofrece varias ventajas frente al césped, como es su crecimiento rápido y su bajo mantenimiento, por lo que se convierte en una fantástica sustituta de las cespitosas como Lolium perenne o Festuca arundinacea.

Lippia nodiflora tiene una gran capacidad de propagación horizontal, con un potente sistema radicular que va ampliando superficie hasta cubrir todo lo que energéticamente pueda. En algunas ocasiones se le ha adjudicado alguna propiedad medicinal, pero sin duda alguna, su principal uso es el ornamental, como especie tapizante.

Su altura normal no suele superar los 30 cm, con hojas muy vistosas y de verde intenso, con márgenes dentados y de geometría ovalada. Sus hojas perduran durante todo el invierno, salvo en zonas muy frías, por lo que es un valor añadido para no dejar el suelo desnudo en la época donde muchas plantas detienen su crecimiento y pierden las hojas.

Lippia nodiflora

Floración muy vistosa como especie tapizante

Otro valor añadido frente al césped es que en los meses de primavera y verano muestra pequeñas flores individuales que emiten un olor muy atractivo y atraen a insectos de todo tipo. Su color predominante es el blanco, con tonalidades violáceas en el interior de la flor.

En pleno desarrollo de la planta y con buena luz y temperatura, el número de flores que puede llegar a producir es muy alto, formando un manto floral muy atractivo y aromático para todo el jardín. Una verdadera preciosidad.

Cómo cultivar Lippia nodiflora

A continuación, vamos a contar cuáles son los requisitos mínimos para cultivar Lippia nodiflora como planta tapizante. Ya adelantamos que sus necesidades son muy bajas, y con buen control del riego y el abonado en primavera se consiguen magníficos resultados y una cobertura muy alta del suelo en nuestro jardín.

Ubicación, iluminación y temperatura

Como especie tapizante, el lugar ideal para plantar Lippia nodiflora es en cualquier suelo desnudo, ya sea en zona de semi sombra o buena iluminación (con preferencia por esto último).

Se mantiene con un rango de temperatura amplio, siendo el ideal para su crecimiento las temperatura cálidas por encima de 15 ºC. Sin embargo, en invierno soporta temperaturas gélidas, incluso por debajo de 0 ºC, pero sufriendo daños y llegando a perder sus hojas. Sin mayores problemas, ya que en primavera rebrota con mucha fuerza.

Tipo de suelo ideal

Lippia nodiflora resiste todo tipo de suelos y texturas, siendo la óptima la franco-arenosa para el mejor desarrollo de sus raíces. Esta planta es capaz de aprovechar todos los nutrientes y tener un buen crecimiento y expansión en primavera, cuando aumenta la temperatura del suelo.

Para aprovechar todo su potencial, suele recomendarse una preparación inicial de suelo antes de su plantación, añadiendo entre 2 y 3 kg de materia orgánica por cada metro cuadrado, bien mezclada con el suelo.

Cómo regar Lippia nodiflora

Una de las cosas más interesantes para sustituir el césped por Lippia nodiflora es su gran resistencia a la sequía. Esta planta tapizante es ideal para jardines xerófitos con baja disponibilidad de agua, incluso ambientes costeros y salinos.

Los riegos de Lippia nodiflora serán reducidos, de 1 a 2 por semana en primavera y verano si las temperaturas son muy cálidas. La forma más fácil de regar es mediante aspersores o, en su defecto, mediante riego por goteo, seleccionando emisores de rango amplio ideal para especies rastreras.

En invierno, si existe un rango medio de pluviometría superior a 300 mm anuales, no será necesario aportar agua, aunque podemos dar algún riego de apoyo en periodos secos, 1 vez cada 20 días.

Recomendaciones de abonado

Aportada la materia orgánica al inicio de plantación, las aplicaciones posteriores las haremos mediante fertilizantes líquidos, aplicados junto con el agua de riego a inicio de primavera, o bien abonos granulados que se esparcen cómodamente por toda la superficie de plantación.

Algunas de las recomendaciones de abonos para esta planta tapizante son las siguientes:

Plantar Lippia nodiflora

Multiplicación de Lippia nodiflora

Tenemos varias formas sencillas de multiplicar nuestra Lippia nodiflora. Si la plantamos por primera vez, la forma más sencilla es utilizar semillas, las cuales se encuentran fácilmente en viveros o tiendas especializadas.

Habitualmente se plantan 5 a 10 semillas por cada m2 de superficie, suficiente para conseguir una alta densidad en nuestro jardín conforme se vaya reproduciendo.

Por otro lado, también podemos seleccionar esquejes tanto en primavera y otoño, asegurándonos que obtendremos la misma planta con idéntica floración.

Poda y mantenimiento

En cuanto al mantenimiento de lipia, poco o casi nulo. Sin embargo, si observas una tendencia a crecimiento vertical, puedes realizar 1 siega por año, dejando una altura de 15 a 20 cm. Esta operación la podremos hacer en otoño o finales de invierno, siempre antes de la floración. De hecho, estimulará la salida de nuevos brotes florales y aumentaremos su número.

Plagas y enfermedades

Esta especie es muy resistente a plagas y enfermedades y solo en caso de gran desequilibrio biótico de nuestro jardín, habrá presencia de pulgón en los meses iniciales de primavera, coincidiendo con la brotación.

En caso de exceso de agua en el suelo y alta humedad ambiental, pueden aparecer enfermedades de cuello y raíz que causan debilitamiento y marchitamiento de la planta. Sin embargo, es bastante raro que se den este tipo de situaciones.

Especies tapizantes relacionadas para plantar

Más para leer

Eguzkilore flor

Eguzkilore: un auténtico símbolo en el País Vasco

Por la Península Ibérica han pasado muchas civilizaciones que han dejado huella en la España actual que conocemos. Y en ...
Leer Más
Consejos plantas de interior

5 consejos básicos para cuidar tus plantas de interior

Las plantas de interior son un fantástico recurso de unión con la naturaleza en el hogar donde vivimos, y este ...
Leer Más
Plantas japonesas

9 plantas japonesas para tu casas y jardín

En Japón podemos encontrar una amplia variedad de plantas que se adaptan a la complicada topografía del país nipón y ...
Leer Más
Salix atrocinerea

Salix atrocinerea (sauce cenizo): un arbusto con propiedades terapéuticas

La Península Ibérica integra un gran catálogo de especies adaptadas al clima mediterráneo y continental del país. Si bien muchos ...
Leer Más
Planta rosario

Guía de cultivo de la planta rosario

Se conoce como planta rosario (nombre científico Senecio rowleyanus) y es una especie que en los últimos años ha granado ...
Leer Más
Cactus cola de rata

Cactus cola de rata: guía de cultivo

El cactus cola de rata (Aporocactus flagelliformis) es una especie habitual en jardinería ornamental procedente del suroeste de México y ...
Leer Más
Juniperus horizontalis

Juniperus horizontalis: guía de cultivo y consejos

Las coníferas son un gran recurso en cualquier jardín ornamental que se precie. Aunque siempre pensamos en árboles gigantes de ...
Leer Más
Arbusto Forsythia × intermedia

Forsythia: un espectacular arbusto amarillo

Forsythia es un tipo de arbusto altamente reconocible incluso para la gente inexperta en jardinería. Su valor ornamental caracterizado por ...
Leer Más

Deja un comentario