Consejos para cuidar tu Alocasia zebrina

A diferencia de muchos de los integrantes del género Alocasia, la planta de este artículo, Alocasia zebrina, precisamente no es tan apreciada por el aspecto de sus hojas.

Sin embargo, lo que realmente desata el protagonismo de esta planta de interior son sus tallos parecidos a la piel de las cebras.

Alocasia zebrina es originaria de Filipinas, y debido a su aspecto tropical es muy utilizada como planta para el interior de casa en casi todo el mundo.

En zonas más tropicales, con temperaturas y humedad constante durante la mayo parte del año, se puede cultivar al aire libre. Sin embargo, Alocasia zebrina es difícil de encontrar y su cultivo también es algo más complicado que otras especies de Alocasias. Si está buscando una planta de interior bonita pero fácil de cultivar, quizá esta planta no sea la adecuada para ti. 

Alocasia zebrina es una planta tropical de la familia Araceae, adaptándose bien en la mayoría de hogares del mundo, aunque eche en falta un poco más de humedad ambiental que no solemos tener en nuestro entorno.

El truco es intentar analizar cómo se desarrolla en su hábitat natural y conseguir establecer dichas condiciones. Entre ellas, luz filtrada y nunca Sol directo, humedad constante y temperaturas cálidas.

Como todas las Alocasias, Zebrina tiene flores, aunque no destacan por encima de su follaje y su floración es extremadamente rara cuando se cultiva como planta de interior.

Principales cuidados de Alocasia zebrina

  • Ubicación: interior de casa, temperatura constante y la mayor humedad ambiental posible.
  • Sustrato: mezcla a partes iguales de sustrato universal, fibra de coco y humus de lombriz.
  • Riego: constante y sin dejar secar el sustrato, regando siempre tras haber comprobado que no hay humedad en exceso.
  • Fertilizantes: uso reducido de abono líquido o granulado a inicios de primavera, 1 de cada 4 riegos.
  • Propagación: mediante división de bulbos o cormos, ya que por esqueje de hoja no se puede.
  • Plagas y enfermedades: principalmente hongos de cuello y pudrición.

Temperatura y humedad

Alocasia zebrina crece de forma óptima en condiciones de temperaturas cálidas y con cierta humedad ambiental, aunque tampoco tiene muchos problemas en crecer bajo condiciones domésticas, habitualmente con buenas temperaturas pero con una humedad ambiental más bien baja (exceso en casas cercanas a la costa).

Aun así, al final del artículo vamos a dejar una serie de consejos para detectar y corregir algunos problemas derivados con la falta o exceso de luz, pudrición de raíces, rizado de hojas, etc. Claros síntomas de que algo no estamos haciendo bien con esta variedad de Alocasia.

Iluminación

Esta planta tropical necesita bastantes horas de luz brillante pero indirecta. Por ello, si dispones de una ventana con orientación norte o este, ubica tu Alocasia zebrina frente a ella para aumentar la exposición de luz

Eso sí, trata de evitar el contacto con los rayos solares, ya que puede perder el verdor original de su follaje y sufrir quemaduras en los meses más cálidos del año.

Cómo regar tu Alocasia zebrina

Las Alocasias necesitan condiciones de humedad constante en el sustrato, pero nunca encharcado. Conviene regar con asiduidad pero poca cantidad, siempre comprobando el sustrato antes de cada riego.

Para las condiciones habituales del hogar, con temperaturas entre los 18-26 ºC, regaremos 1 vez cada 5-7 días, con una cantidad de agua aproximada de 1/6 parte del volumen de la maceta.

Si notamos el sustrato muy húmedo antes del riego, lo retrasaremos un par de días.

Alocasia zebrina planta de interior
Fotografía: flowy.be

Elección del sustrato

El sustrato es un factor importante en esta planta, ya que acostumbra a crecer nativamente en zonas fértiles y húmedas. Por ello, la mezcla de sustrato universal con fibra de coco y humus de lombriz, los 3 a partes iguales, es un sustrato casi perfecto.

  • Sustrato universal: la base más económica, con algo de nutrientes y drenaje medio.
  • Humus de lombriz: aporta consistencia, nutrientes y materia orgánica a la planta.
  • Fibra de coco: mejora el drenaje y la oxigenación del medio.

Aun así, con el paso del tiempo será necesario aportar un poco más de nutrientes, especialmente humus de lombriz, compost o cualquier tipo de materia orgánica, el cual podremos complementar con la aplicación de fertilizantes orgánicos o inorgánicos (punto siguiente).

Uso de fertilizantes

En la época de brotación, a finales de invierno, podemos recuperar los nutrientes perdidos del sustrato con algún tipo de fertilizante líquido o sólido equilibrado.

  • Fertilizante líquido: NPK con micronutrientes, alto en nitrógeno (relación 2-1-2 o 2-1-3) a dosis de 1 ml/L de agua. Aportar fertilizante en 1 de cada 4 riegos.
  • Fertilizante granulado: aportar 30-50 gramos sobre la superficie del sustrato, 1 vez cada 30-40 días, ya que se va disolviendo lentamente con el agua de riego.

Propagación de Alocasia zebrina

La propagación de tu Alocasia es una manera interesante de conseguir nuevas plantas y compartirlas con amigos o familiares. Esta planta se puede propagar con relativa facilidad a partir de división o plantación de sus bulbos, conocidos como cromos.

En cualquier caso, ambos métodos requieren partir de una planta madura y vigorosa, coincidiendo con su trasplanta para aprovechar el descubrimiento de sus raíces.

Para realizar la propagación mediante división de bulbos, sigue estos pasos.

  • Saca la planta de la maceta original y retira con cuidado el exceso de tierra que rodea las raíces. Cada planta nueva se generará a partir de un bulbo independiente.
  • Separa la planta a través de los bulbos, así como las raíces que se hayan entrecruzado.
  • Coloca las plantas ya divididas en una de sustrato tal y como hemos comentado en este artículo, realiando un primer riego abundante que empape (pero no encharque) todo el sustrato.
  • Ubica las nuevas Alocasias en un entorno que reciba suficiente luz pero de forma indirecta.

Para propagar a partir cormos, sigue los siguientes pasos:

  • Saca la Alocasia de su recipiente y retira con suavidad el exceso de sustrato que contenga las raíces.
  • Busca en el sustrato pequeños bulbos, los cuales se unirán a las raíces de la planta. Corta con cuidado los bulbos de las raíces en la base del bulbo.
  • Pela la cáscara exterior del cormo para exponer el centro verde claro y coloca el cormo en un recipiente con sustrato previamente humedecido. Asegúrate de que el cormo esté colocado con la punta puntiaguda hacia arriba y el lado áspero hacia abajo.
  • Ubica la maceta en un entorno donde reciba luz indirecta.
  • Transcurridos un par de semanas, deberías ver nuevas raíces formadas y un poco de follaje creciendo a partir de los bulbos.

¿Puedo propagar Alocasia zebrina por esquejes a partir de sus hojas?

A diferencia de otras plantas tropicales como potos o algunos filodendros, las alocasias no se pueden propagar mediante esquejes de hojas. Si quieres propagar tu Alocasia zebrina, tendrás que hacerlo siguiendo los pasos anteriormente comentados.

Posibles plagas y enfermedades

Las plantas de interior no suelen recibir la visita de muchos insectos, salvo que estén ubicadas en el balcón o tengamos las ventajas abiertas de par en par.

En cualquier caso, aunque sea raro, podría recibir la visita de ácaros (condiciones de baja humedad) o algún tipo de cochinilla blanca pegada a los tallos.

Por otro lado, sí que puede sufrir con mayor asiduidad el ataque de algún hongo, localizado principalmente en la base del tallo o la raíz, sobre todo en condiciones de exceso de humedad del sustrato (pudrición de raíz).

Si es el caso y notas el tallo de tu Alocasia Zebrina blando y con tonos marrones, puede haber sido afectado por algún tipo de hongo como Phytophthora.

Puedes utilizar un fungicida expresamente indicado para combatir este hongo, como Fosetil-Al o fostito potásico.

Problemas relacionados con el cultivo de Alocasia zebrina

Alocasia zebrina con hojas rizadas

Las hojas rizadas suelen ser una indicación de que tu Alocasia está sufriendo una falta de humedad. Intenta pulverizar agua destilada sobre las hojas o utilizar un humidificador. Evita corrientes de aire y la sequedad ambiental.

Por otro lado, controla el riego del sustrato y no permitas que se seque entre cada riego.

Alocasia zebrina con hojas amarillas

Las hojas amarillas pueden ser el resultado de una pudrición de la raíz generada por un riego excesivo, o también todo lo contrario, la falta de riego, humedad o luz.

Si las hojas están blandas, es un exceso de agua. En cambio, si están pajizas y duras, hay ausencia de humedad ambiental, falta de riego o baja iluminación.

Alocasia zebrina pierde las hojas

La caída de las hojas es una situación muy comprometida para la planta, probablemente muy complicado de solucionar. Cuando las hojas se caen es señal de que tiene un problema relacionado con hongos, una ausencia total de humedad (aspecto pajizo).

Foto de portada: the spruce.com

Artículos relacionados sobre plantas de interior

Deja un comentario