Consejos prácticos para sembrar o plantar habas

Cuando acaba el verano y las buenas temperaturas, muchos de nosotros nos quedamos casi sin ideas para seguir aprovechando el huerto y el cultivo de nuevas hortalizas. Sin embargo, si nos organizamos un poco, se nos abre un abanico de plantas que acostumbran a crecer en épocas frías.

Por ejemplo, tenemos la oportunidad de plantar habas, a inicio de otoño, y obtener la cosecha a partir de diciembre o principios de siguiente año.

En este artículo vamos a hablar de una planta olvidada por muchos pero muy conocida en la vertiente mediterránea, de la familia de las leguminosas, como es el haba o las habas (Vicia faba).

Una planta hortícola de ciclo corto y muy resistente y que produce unos frutos muy utilizados tanto para gastronomía (consumo en fresco o cocinado), como también variedades específicas para alimentación de ganado.

Características de las habas como planta leguminosa

Plantar habas forma casi parte de la historia de la humanidad, ya que es una semilla que ha sabido vencer al tiempo y evolucionar desde sus usos en el país andino por diversas civilizaciones.

Pertenece a la familia de las leguminosas o, como también se conoce, Fabaceae. Este género siempre ha estado ligado a la posibilidad de obtener sinergias con microorganismos para poder aprovechar parte del nitrógeno atmosférico, por lo que son plantas fijadoras de nitrógeno. 

En la parte mediterránea de la Península Ibérica han encontrado una climatología ideal para su cultivo, especialmente cuando se planta en los meses de inicio o mediados de otoño. Es habitual consumirlas tanto en fresco como en guisos y potajes, muy propios en Semana Santa.

Plantar habas en el huerto

Cuándo se siembran las habas

La fecha ideal de siembra de habas en el entorno mediterráneo transcurre durante los meses de octubre a diciembre, dependiendo de los fríos invernales.

En zonas más cálidas, existe la posibilidad de plantarlas a mediados de septiembre, como ocurre en algunas zonas como la Región de Murcia.

Si estamos en una zona con fríos muy intensos, donde es muy probable que la floración se vea perjudicada, lo recomendable es esperar a la siembra de primavera (a partir de mediados de febrero en adelante). Aunque es una planta resistente al frío, hay que proteger la zona más vulnerable de la planta, las flores. 

Marco de plantación

La plantación de habas se realiza mediante la siembra directa de las semillas secas, a voleo o siguiendo una línea marcada. Se recomienda una separación entre plantas de entre 30 y 40 cm, y una distancia entre líneas de 1,2 m o 1,4 m.

En muchas zonas mediterráneas es frecuente plantar habas en caballones, de forma que se consiguen beneficios en cuanto al aprovechamiento del agua, el desarrollo de raíces y la temperatura del suelo.

Para grandes plantaciones, hablamos de un uso entre 100 y 200 kg/ha de semilla utilizada.

Fecha de recolección

La fecha de recolección se anticipa para las variedades plantadas a final de verano y se retrasa cuando la siembra se realiza a mediados de otoño.

En general, se empiezan a obtener vainas de habas a partir de los 2 o 3 meses siguientes. Para climas más fríos, el periodo de recolección se alarga un poco más.

Para un huerto con 1 metro cuadrado de habas (hablamos entre 4 y 6 plantas según marco de plantación), podemos obtener entre 500 y 1 kg de vainas frescas, pero dependerá mucho de la fertilidad del suelo, climatología y abonado.

Clasificación taxonómica

Tipos y variedades de habas

Aunque no es un cultivo tan popular como las hortícolas de verano (tomate, pimiento, berenjena, pepino, etc.), su consumo va en auge, especialmente en las zonas mediterráneas, aunque está ligado a fechas concretas.

Existen algunas variedades importantes de habas, seleccionadas por cruzamiento y sin hibridación por las principales casas de semillas. Algunas de ellas son las siguientes:

Haba Muchamiel

Una de las variedades más populares y cultivada de la zona mediterránea de la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana. Su origen es alicantino, siendo una variedad bastante precoz, resistente y de alta vigorosidad.

Produce vainas de tamaño medio (hasta 20 cm) y con un número de granos que varía entre 3 y 7.

La variedad de habas Muchamiel también es conocida como «cuarentena» o «cuarentonas», dado que es el tiempo estimado de entrada en producción para las siembras más anticipadas (mediados de septiembre).

Haba Aguadulce o Sevillana

Esta variedad de haba posee un alto vigor, mucha ramificación de tallos y producción precoz. Produce frutos de vainas grandes (hasta 30 cm de longitud), porte grande y con mayor número de granos (5 a 9).

Granadina

Produce semillas de gran tamaño y un color algo más claro, ideal para consumo en fresco o cocinadas. Para climas fríos, es una de las variedades de habas más recomendadas.

Mahón blanca 

La variedad Mahón está recomendada para plantar habas en secano, ya que resiste mejor la sequía. Su siembra se suele realizar de forma temprana, ya que es bastante sensible al frío.

Consejos para plantar habas

Guía completa para plantar habas

Ubicación y temperatura

Plantas habas es una operación que se suele realizar de cara a los meses de frío. Es un cultivo que no soporta temperaturas cálidas, teniendo problemas de crecimiento por encima de los 30 ºC.

La siembra de habas se realiza con temperaturas medias siempre por debajo de los 20 ºC, especialmente para evitar problemas de germinación.

En cuanto a temperaturas, las ideales para su crecimiento están comprendidas entre 5-20 ºC, soportando noches frías pero sin heladas, especialmente cuando está en plena floración.

En zonas donde es habitual heladas y temperaturas por debajo de los 0 ºC, es recomendable esperar a la campaña de primavera y realizar la siembra a partir de febrero.

Características del suelo para plantar habas

Antes de realizar la siembra de habas hay que preparar el suelo de forma conveniente. Al tener un sistema radicular bastante desarrollado, habitual en leguminosas, es recomendable realizar escardar el suelo y voltearlo hasta una profundidad de 40 cm.

Su sistema radicular es profundo, casi tan largo como el tallo aéreo principal. Se adapta muy bien a todo tipo de suelos, especialmente aquellos limosos que retienen moderadamente la humedad y los nutrientes.

El aporte de materia orgánica antes de la siembra es una técnica que recomendamos encarecidamente, aportando entre 3 y 4 kg de materia orgánica o compost alrededor de la semilla.

En cuanto al pH, se adapta muy bien a zonas calizas, con un pH superior a 7.

Obtención de nitrógeno atmosférico

La ventaja que ofrece el cultivo de leguminosas es que interacciona con los microorganismos del suelo para aprovecharse mutuamente. Se conoce como asociación Rhizobiumleguminosa. Los microorganismos son capaces de fijar nitrógeno atmosférico y donarlos a la planta, y ésta en cambio le cede azúcares y fotoasimilados a las bacterias.

En general, la fijación de nitrógeno no permite abastecer todas las necesidades de la planta y se suelen realizar aportes adicionales de materia orgánica o cualquier fuente de nitrógeno en forma de abono.

Del nitrógeno fijado, las habas y otras leguminosas suelen aprovechar el 80% del nitrógeno, y el 20% restante se queda en el suelo. Debido a ello, es una planta interesante como abono verde o en rotación de cultivos para regeneración de suelos.

Recomendaciones de riego para sembrar habas

La mayoría de variedades de habas suelen requerir cantidades moderadas de agua y mantener una humedad constante en el suelo. El principal enemigo a la hora de sembrar habas es el encharcamiento, por lo que tenemos que asegurarnos que nuestro suelo tiene buen drenaje o crear bancales elevados para plantarlas.

Estaremos pendientes de la pluviometría y regaremos 2 veces por semana, manteniendo una capacidad de campo ideal que permita un engorde continuado de sus frutos.

Es habitual regar las habas bajo un sistema de riego por goteo, colocando 1 emisor por planta con un caudal de 2-4 L/h, con riegos de 40 a 50 minutos.

Abonado y fertilización

Aunque las habas no sea un cultivo muy exigente en nutrientes, para obtener producciones considerables y garantizar semillas con un tamaño adecuado, necesitamos aportar abonos orgánicos o minerales durante todo el periodo de crecimiento.

  • Inicio de cultivo: bastará con aportar 3-4 kg de materia orgánica por planta, bien mezclada con el suelo.
  • Desarrollo y producción: aportar humus de lombriz, abonos NPK líquidos a dosis de 1 ml/Litro de agua.

Plantación de habas

Multiplicación y obtención de semillas

La forma más habitual de obtener nuevas plantas es realizar la siembra de semillas. Deben estar secas, habiéndolas reservado en un bote de cristal protegido de la luz y las temperaturas y cosechada de la campaña anterior.

Si no las has cultivado previamente, también puedes comprarlas en tiendas de agricultura.

Mejorar la germinación de las semillas de habas

El poder de germinación de las habas es alto, garantizando tasas por encima del 90%. Igualmente, su poder germinativo es alto, pudiendo conservar semillas hasta 4 años o más sin relativo problema.

Para garantizar una mayor tasa de germinación, antes de plantar habas ponemos a remojo las semillas durante las 12-24 horas anteriores a la plantación, de forma que se activa la salida de la plántula y anticipamos su brotación.

Recolección de semillas

Antes de que termine la campaña de producción, dejamos las vainas de mayor grosor y con semillas de mayor calibre en la planta, dejándolas secar.

Antes de quitar la planta, las recolectamos y guardamos en un bote de cristal u otro material con cierre hermético, protegido de cambios bruscos de temperatura y de la luz.

Plagas y enfermedades

Aunque en invierno el número de plagas se reduce por las condiciones atmosféricas, sí que puede recibir la visita de algunos insectos, al igual que también verse afectado por la aparición de diferentes tipos de hongos. Éstas son las principales plagas al plantar habas, normalmente de aparición a partir de la brotación de la parte aérea.

Principales plagas

  • Pulgón negro (Aphis fabae): el áfido habitual de las leguminosas, muy resistente y afecta a los tallos tiernos que brotan de las habas. Su presencia se reduce si se despuntan los tallos, en el caso de que estén afectados.
  • Trips del guisante (Kakotrhips robustus): también habitual en leguminosas, afectando a las flores y a los frutos recién formados, creando líneas de aspecto plateado que, en algunos casos, también afectan a las hojas.

Algunas aplicaciones de jabones caseros o fórmulas de jabón potásico pueden servir para eliminar este tipo de plagas, pero hay que ser constantes y aplicar cada 3-5 días hasta eliminar el problema.

Principales enfermedades

Las principales enfermedades al plantar habas están relacionadas con periodos de alta humedad y encharcamiento de suelo. Algunos de los principales hongos son los siguientes:

  •  Mildiu (Peronospora viciae): actúa inicialmente sobre las hojas, creando manchas pálidas que se vuelven pálidas con el tiempo. Actúa en condiciones de alta humedad ambiental.
  • Esclerotinia (Sclerotinia sclerotiorum): en condiciones de alta humedad, forma manchas blancas de aspecto algodonoso situado en hojas y tallos. Las vainas también tienen síntomas de pudrición.

La prevención de estas enfermedades se realiza con aplicaciones de cobre en momentos de humedad o posteriores al periodo de lluvias. Algunas formas de cobre son las siguientes:

Plantar habas en macetas

Si no tenemos huerto propio, también podemos plantar habas en macetas. Sin embargo, debemos de tener algunas consideraciones adicionales a todo lo comentado anteriormente:

  • Ubicación: zona exterior, bien iluminado (incluso Sol directo), pero protegido del frío intenso o heladas
  • Elección de macetas: recipientes profundos con un mínimo 30 cm de altura y diámetro de 30-40 cm por planta.
  • Sustrato: universal 70% + 10% humus de lombriz + 20% material poroso (fibra de coco o vermiculita)
  • Abonado: previo a floración, aportar NPK líquido (relación 2-1-3) a dosis de 1 ml de abono por 1 litro de agua.

Beneficios de las habas

Las habas y muchas otras leguminosas son granos de alta calidad, ricos en proteínas e hidratos de carbono. Sus propiedades se ensalzan cuando las consumos en fresco (como los guisantes verdes) en lugar de cocinados.

A nivel mineral, contienen una buena fuente de hierro, aunque no es tan asimilable por el organismo como los hierros procedentes de carnes. También contienen una buena fuente de potasio, importante para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Otro factor importante para recomendar su consumo es su alto contenido en fibra, muy importante para la salud digestiva.

Todo esto hace que su consumo frecuente fomente la reducción del colesterol y la prevención de varios tipos de enfermedades cardiovasculares.

Más para leer

Usos del Aloe vera

Usos prácticos del Aloe Vera

El Aloe vera es un auténtico botiquín con forma de planta, ya que el jugo contiene multitud de propiedades cicatrizantes, ...
Leer Más
Aliso común Alnus glutinosa

Características del aliso común (Alnus glutinosa)

El aliso común (Alnus glutinosa) forma parte de los grandes árboles distribuidos por toda Europa y especialmente en ambientes húmedos ...
Leer Más
Cortacésped de jardín

¿Cuál es el mejor cortacésped para mi jardín?

El césped es un elemento magnífico para la decoración del jardín, a la vez que ofrece calidez y confort cuando ...
Leer Más
Guía del laurel cerezo

Cultivo del laurel cerezo (Prunus laurocerasus)

Para los jardines medianamente grandes, viene bien formar espacios bien distribuidos, con la incorporación de setos que separan zonas concretas ...
Leer Más
Mosca del olivo

Control e identificación de la mosca del olivo

Una de las principales plagas que afectan al olivo es la conocida como mosca del olivo, de afección relevante y prácticamente ...
Leer Más
Fertilizantes huerto urbano

¿Qué fertilizante elegir para mi huerto?

El mundo de los fertilizantes puede llegar a ser complejo para aquellas personas aficionadas a la jardinería y al huerto ...
Leer Más
Semillas de cannabis

Semillas de cannabis y su diversidad

Las semillas de cannabis representan en la actualidad uno de los mecanismos más importantes para dar continuidad a la especie, ...
Leer Más
Organización del jardín

Cómo conseguir un jardín práctico y ordenado

Un jardín que albergue un abanico de diferentes variedades de plantas, césped o incluso piscina, requiere un mantenimiento elevado y, ...
Leer Más

Deja un comentario