Buganvilla: 8 claves para cuidarla con éxito

A la hora de decorar nuestro jardín, tenemos una grandísima lista de posibilidades de elección de plantas. Una de ellas, muy valorada por su resistencia y por su espectacular floración es el género de plantas Buganvilla, una especie trepadora para colocar cerca de muros o paredes de casas.

Dentro del género Buganvilla, tenemos un buen listado de plantas que, en buenas condiciones de temperatura, estará produciendo flores y nuevas hojas durante casi todo el año. Por su resistencia y porque le beneficia la brisa marina, suele plantarse en jardines costeros, donde pasa el invierno prácticamente solo con el riego de las precipitaciones. De ahí que tengamos que destacar su rusticidad y resistencia a las inclemencias.

En esta ficha de plantas te vamos a contar todo lo que sabemos de la Buganvilla, sus características principales y, sobre todo, qué pasos tenemos que seguir para cuidarla lo mejor posible.

Características de la Buganvilla

Dentro del género Buganvilla (Bougainvillea) hay aceptadas 18 especies. Sin embargo, existen 2 que son las más comunes a la hora de cultivar:

  • Bouganvillea spectabilis
  • Bouganvillea glabra

El nombre de buganvilla se ofreció en honor al naturalista y explorador francés conocido como Louis Antoine De Bougainville, que fue el precursor de la especie en Europa (la trajo en 1769), ya que su origen es sudaremicano  (Brasil, Perú y norte de Argentina), localizado en bosques tropicales de naturaleza húmeda.

Taxonomía

  • Orden: Caryophyllales
  • Familia: Nyctaginaceae
  • Tribu: Bougainvilleeae
  • Género: Bougainvillea

Nombres comunes: buganvilla (España), veranera (Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, Panamá y Colombia), Santa Rita (Bolivia, Argentina, Uruguay y Paraguay), papelillo (Perú), Napoleón (Honduras, Costa Rica y Panamá).

Especies reconocidas de Bougainvillea

  • Bougainvillea berberidifolia
  • Bougainvillea buttiana
  • Bougainvillea campanulata
  • Bougainvillea glabra
  • Bougainvillea herzogiana
  • Bougainvillea infesta
  • Bougainvillea lehmanniana
  • Bougainvillea lehmannii
  • Bougainvillea malmeana
  • Bougainvillea modesta
  • Bougainvillea pachyphylla
  • Bougainvillea peruviana
  • Bougainvillea pomacea
  • Bougainvillea praecox
  • Bougainvillea spectabilis
  • Bougainvillea spinosa
  • Bougainvillea stipitata
  • Bougainvillea trollii

Seleccionadas en negrita las dos especies de Buganvillas más cultivadas en todo el mundo.

Hábito de crecimiento

Las Buganvillas son especies trepadoras de porte arbustivo. En general, no suelen superar los 3 metros de altura, aunque en buenas condiciones y sin hábitos de poda, puede superar los 10 metros.

Están adaptadas a un gran número de entornos, aunque prefiere aquellos con temperaturas moderadas y ambientes cálidos, con cierta humedad. Por eso es tan típico verla crecer en jardines costeros, pegados a vallas y muros donde sus ramas se apoyan para crecer y crecer verticalmente.

En condiciones adecuadas de temperatura y humedad, sus hojas son perennes. En zonas donde no hay mucha pluviometría o los inviernos son algo más fríos, pierde las hojas, brotando con fuerza en primavera, con la mejora de las temperaturas y los días más largos.

Como curiosidad, decir que botánicamente las flores de esta planta no son flores, si no que es una mutación de las hojas que adquieren tonalidades fucsia y que rodean a la verdadera flor. Las flores reales son de color blanquecino y amarillento, muchos más pequeñas y sin apreciación ornamental.

Buganvilla en muro

Cuidados principales de la Buganvilla

En general, el cuidado de cualquier especie de Buganvilla es sencillo, dado que tienen una naturaleza rústica. La mayor respuesta de crecimiento de esta planta la va a encontrar en entornos cálidos y con brisa húmeda, propios de ambientes costeros.

Por nuestra parte, tendremos que regular la frecuencia de riegos, aportar fertilizantes en los meses de brotación (especialmente si las hojas se pierden en invierno), y realizar la poda periódica para darle una forma específica a la planta trepadora.

1. Condiciones climáticas

Temperatura

Ambientes cálidos con veranos de altas temperaturas e inviernos suaves. En inviernos muy fríos, donde las temperaturas no superan los 10 ºC de máxima, suele perder las hojas y quedarse desnuda, aunque brota rapidamente en primavera.

Soporta temperaturas cálidas por encima de los 35 ºC, aunque jugando con una humedad ambiental favorecedora.

Humedad

La buganvilla es una trepadora acostumbrada a entornos húmedos y tropicales. La humedad relativa óptima está comprendida entre 60-85%. Los ambientes costeros con brisas húmedas del mar son las mejores para su crecimiento, ya que no es una planta especialmente sensible a los ambientes salinos.

Si las temperaturas son buenas y la zona de cultivo es cálida, la salida de flores se adelantará incluso antes de la llegada de primavera. En zonas cálidas como las costeras en la vertiente mediterránea, es posible que nunca pierda

Iluminación

Para su crecimiento, demanda mucha luz, por lo que tendremos que ubicarla en la zona más soleada posible. La falta de luz hace que el espacio en los entrenudos sea mayor y el tamaño de las hojas menor, con un color más amarillento.

2. Tipo de suelo

La buganvilla ofrece buena rusticidad y se adapta muy bien a todo tipo de suelos. Prefiere los suelos calizos. Tolera pH básico y lo único que tendremos que tener en cuenta es garantizar un drenaje apropiado, pues no soporta encharcamientos.

Si nuestro suelo es pesado, podemos reducir el problema con la mezcla de arena o perlita, favoreciendo la oxigenación de las raíces.

Responde muy bien a la incorporación de materia orgánica, recomendando aplicar cada año o cada 2 entre 2 y 3 kg por planta adulta, alrededor del tallo principal.

3. Riego

La buganvilla no es una planta muy exigente en cuanto a riegos. En los meses de más calor, bastará con el aporte de 3 riegos por semana, con una cantidad suficiente para no dejar el sustrato seco en el siguiente riego.

En invierno, 1 riego cada semana de pequeña cantidad es suficiente para mantener homogéneo el rango de humedad, ya que el consumo de nutrientes y agua es mucho más reducido y puede aprovechar la humedad ambiental y del rocío.

4. Abonado

El abonado es altamente recomendable cuando buscamos una gran floración y un manto tupido de hojas fucsias. Debe de realizarse cuando notemos las primeras yemas hincharse y la salida de nuevos brotes.

Entre todos los tipos de fertilizantes, recomendamos un homogéneo con una relación aproximada NPK 2-1-3 y que contenga micronutrientes para prevenir la carencia de hierro. Ten en cuenta que al crecer en entornos calizos y con pH altos, el hierro se asimila muy mal y puede aparecer clorosis férrica.

Fertilizante recomendado:

Rebajas
Compo Novatec Abono Azul Universal, 10 kg, 1418508011
  • Abono complejo NPK (Mg+S) 12 + 8 + 16 (+3+25) con magnesio y azufre, microelementeos, inhibidor de la nitrificación; adecuado para todo tipo de plantas ornamentales, arbustos, plantas verdes, rosales, cítricos
  • Tecnología profesional con el inhibidor de la nitrificación (DMPP) asegurando la estabilidad del nitrógeno en el suelo, garantiza el óptimo aprovechamiento de nurientes en las plantas y una floración más abundante; hasta 8 semanas de abono disponible
  • Fórmula optimizada, con menos fósforo; respetuosa con el medio ambiente
  • Calidad COMPO: materias primas seleccionadas según la receta de COMPO; estrictos controles de calidad por parte de laboratorios e institutos independientes; las óptimas condiciones para el crecimiento saludable de las plantas
  • Contenido: 1 x COMPO Novatec Abono Azul Universal, 10 kg

Aplicación en primavera (salida de brotes) y reaplicación cada 20/30 días: 100 g/planta alrededor del tallo.

En invierno no aportaremos fertilizantes y dejaremos la planta descansar.

5. Multiplicación

La forma más cómoda de obtener una planta es adquirirla en vivero. Su precio no es muy elevado y, al tener un rápido crecimiento, podemos adquirir un ejemplar pequeño para ahorrar dinero.

Sin embargo, también tenemos posibilidades de evitar cualquier sobrecoste y reproducirla por otros métodos.

Uso de esquejes

El método más práctico de obtener plantas idénticas a la madre es mediante esqueje. Para ello, se selecciona un tallo de hasta 10 de longitud y escaso diámetro, muy verde y poco lignificado, donde comprobaremos que tiene alguna yema en la parte de arriba.

La base la introduciremos durante 48 horas en agua para favorecer la salida de raíces. Posteriormente, trasladamos el esqueje a una maceta con sustrato de fibra de coco previamente humedecida, manteniendo la humedad de forma constante, en una zona muy bien iluminada (sin Sol directo). En algunos casos es recomendable utilizar hormonas enraizantes para estimular la salida de nuevas raíces.

El esquejado de la buganvilla lo podemos hacer en septiembre.

6. Poda

La poda de las plantas del género Bougainvillea se realiza para mantener una estructura definida. Recortaremos tallos excesivamente alargados, eliminaremos aquellos situados en la parte inferior con dirección hacia el suelo y los que se encuentren dañados, secos o con poca floración.

En primavera, podemos eliminar los tallos que sobresalgan la línea de estructura de la buganvilla, recortándolos con una tijeras de poda.

En invierno, recortaremos la longitud de los tallos para estimular su brotación y la salida de nuevas yemas en primavera. Dependiendo de su longitud, podemos recortar hasta 1/3 partes de la rama

7. Plagas y enfermedades

Plagas

  • Cochinillas: una plaga muy numerosa y frecuente en esta planta. La más habitual es la cochinilla algodonosa, de color blanco y aspecto algodonoso, situado en los tallos verdes poco lignificados. Se elimina con tratamientos foliares a presión con jabón potásico (5 ml/L de agua), agua oxigenada (2 ml/L de agua) o vinagre (2ml/L de agua).
  • Pulgón: insectos muy polífagos que atacana casi todos los cultivo. Aparecen en primavera, con la salida de los brotes de la planta y con buenas temperaturas. Se sitúan en las ápices de las ramas.  Se trata con jabón potásico de manera foliar, haciendo un mínimo de 2 tratamientos.
  • Ácaros: en verano y con humedad relativa muy baja, pueden aparecer distintos ácaros como araña roja o blanca. Crean telarañas y en las hojas aparecen puntos amarillos diminutos, señal de la picadura en el tejido vegetal del ácaro. Se trata con pulverizaciones foliares de azufre (como repelente), jabón potásico (5-10 ml/L) y extracto de tomillo u ortiga (5 ml/L). La humedad ambiental le perjudica, por lo que hay que repetir los tratamientos foliares para humedecer las hojas. Leer más: cómo combatir la araña roja.
  • Mosca blanca: moscas de color blanco y reducido tamaño que succionan el jugo celular de las hojas nuevas. Vuelan con los tratamientos por lo que es una plaga difícil de controlar. Tratamientos continuos cada 3 días con jabón potásico, vinagre y jabón de manos. Leer más: síntomas y tratamiento de la mosca blanca.

Enfermedades

  • Oidio: un hongo bastante común en la buganvilla, que aparece en primavera y con humedad relativa no muy alta. Forma un polvo blanco o grisáceo sobre las hojas. Se previene con azufre y se trata con fungicidas de contacto
  • Phytophthora: con el exceso de riego, las raíces poco oxigenadas se debilitan y entra el hongo, que avanza de abajo hacia arriba pudriendo el tallo. Sobre las hojas aparecen manchas pardas que señalan podredumbre.

8. Principales problemas de la buganvilla

Causa del problemaPosible solución
Falta de desarrolloNecesita más luz y aporte de agua con nutrientes
Falta de floraciónExceso de riego, falta de nutrientes o falta de luz
Las hojas crucen y se caenFalta de agua en sustrato y exceso de calor
Hojas con telarañas y puntos amarillosPosible plaga de ácaros (araña roja). Tratar con azufre y jabón potásico
Hojas amarillas y nervios verdesClorosis férrica. Falta de hierro
Hojas pequeñas y amarillasFalta de nitrógeno
Planta con insectos blancos y algodonososPosible cochinilla algodonosa. Tratar con jabón potásico y repetir aplicación varias veces
Caída de hojasEn invierno es normal. En verano, falta de agua y exceso de traspiración. Ubicarla en zona más sombría y regar más
Hojas con bordes marrones y blandosExceso de agua, presencia de hongos. Dejar secar sustrato

Buganvilla bónsai

Dada la rusticidad de la planta y su adaptación a la podas, puede utilizarse para cuidarla como bonsai, obteniendo impresionantes resultados por su floración y la formación de madera en el tronco. Puedes ver un ejemplo en el siguiente vídeo:

</center

Deja un comentario