Ficus pumila: una perfecta trepadora para tu jardín

Una parte muy importante de la jardinería es la dedicada a las plantas trepadoras de exterior. Su uso está muy estandarizado en casas de jardín, parterres con vallas y para cubrir superficies verticales como paredes de casas y un largo etcétera. Una planta de este tipo, con gran volumen de follaje y muy interesante para cubrir grandes superficies es Ficus pumila.

Se conoce comúnmente como ficus trepador o ficus rastrero, y es algo que caracteriza a esta especie del grupo enorme del género Ficus. En este artículo queremos conocer a fondo cómo se desarrolla esta especie y los principales cuidados de la planta. Si tienes una pared que quieres cubrir o una valla o verja de separación, Ficus pumila es tu especie, ya que produce muchas hojas y brotes y tapa por completo la vista

Características de Ficus pumila

Aunque originalmente la podemos cultivar en maceta, especialmente para aquellas que coloquemos en maceteros colgantes, su uso ornamental está pensado como especie trepadora. Su capacidad de crecimiento es excepcional y pueden encontrar imágenes sorprendentes de casas completamente tapadas (a excepción de las ventajas) con los largos brotes que desarrolla Ficus pumila o ficus trepador.

El Ficus pumila, también conocido como hiedra trepadora o ficus rastrero, es una planta fascinante con características distintivas en cada una de sus partes:

Tronco y Ramas: En su estado juvenil, Ficus pumila no presenta un tronco prominente, ya que es una planta trepadora que se adhiere a superficies verticales mediante raíces aéreas. Con el tiempo, en su estado maduro, puede desarrollar un tronco leñoso más grueso y robusto si tiene el soporte adecuado. Sus ramas son flexibles y se extienden de manera horizontal o vertical dependiendo del soporte. Las ramas jóvenes son delgadas y tienen una textura ligeramente peluda, mientras que las más viejas se vuelven leñosas y más gruesas.

Raíces: esta planta produce raíces aéreas que le permiten adherirse a las superficies y absorber nutrientes y humedad del aire. Estas raíces son esenciales para su capacidad de trepar y cubrir grandes áreas.

Hojas: las hojas juveniles son pequeñas, de forma ovalada o cordada, con un tamaño de 2 a 5 cm de largo, generalmente de color verde oscuro con una textura ligeramente brillante. Las hojas adultas se vuelven más grandes y de forma más irregular. Esta diferencia entre las hojas juveniles y adultas es un ejemplo de heterofilia.

Flores: Ficus pumila genera flores, pero son insignificantes desde el punto de vista estético. Las flores están encerradas en lo que se llama un sicono, una estructura cerrada que facilita la polinización por avispas de los higos específicas para cada especie de Ficus.

Frutos: produce pequeños frutos llamados higos, que son en realidad inflorescencias internas que maduran en un receptáculo comestible. Estos higos son de pequeño tamaño, típicamente de unos pocos milímetros a un centímetro de diámetro, redondos y de color verde, tornándose a marrón o púrpura al madurar.

Época de fructificación y recolección de los frutos

La fructificación del Ficus pumila puede variar según el clima y las condiciones de crecimiento. Generalmente, en climas más cálidos y subtropicales, puede producir frutos varias veces al año. Los frutos suelen madurar de 2 a 3 meses después de la floración. La recolección de estos frutos no es comúnmente practicada para consumo humano, aunque pueden ser atractivos para algunas especies de aves y fauna local.

Esta planta es particularmente apreciada por su capacidad para cubrir superficies rápidamente y su uso en jardinería tanto interior como exterior. Su manejo y cuidado debe considerar su potencial invasivo y la necesidad de soporte adecuado para su crecimiento vertical.

Origen y distribución

El Ficus pumila, conocido comúnmente como hiedra trepadora o enredadera de los muros, es originario de Asia Oriental, particularmente de China, Japón, Taiwán y Vietnam. Esta planta es una enredadera perenne, muy apreciada por su capacidad para cubrir rápidamente superficies verticales y suelos, gracias a sus raíces aéreas que le permiten adherirse a diversas estructuras.

En cuanto a su distribución actual, Ficus pumila se ha naturalizado en muchas otras partes del mundo debido a su popularidad en la jardinería y su uso en paisajismo. Se encuentra en regiones subtropicales y templadas de América del Norte, América Central, América del Sur, Europa, Australia, África y algunas islas en el Pacífico y el Caribe. En estos lugares, a menudo se cultiva en jardines, muros, y como planta de interior, aunque también puede encontrarse en estado silvestre como especie invasora en algunos hábitats donde las condiciones son favorables para su crecimiento y propagación.

Su capacidad para adaptarse a diferentes condiciones de luz y su rápido crecimiento la hacen una opción popular, aunque en algunos entornos puede llegar a ser invasiva, desplazando a la flora nativa y alterando los ecosistemas locales.

Datos sobre su nombre científico

El nombre científico del Ficus pumila proviene de dos partes, típico del sistema binomial de nomenclatura usado en la taxonomía:

Ficus: es el género al que pertenece la planta. «Ficus» es una palabra latina que significa higuera. Este género incluye una amplia variedad de especies de higueras, tanto trepadoras como árboles y arbustos.

pumila: es el epíteto específico de la especie y deriva del latín «pumilus», que significa enano o pequeño. Este término se refiere al tamaño relativamente pequeño de las hojas de la planta en comparación con otras especies del mismo género, así como a su naturaleza rastrera o trepadora que puede parecer menos dominante que la de los árboles de higuera más grandes.

En conjunto, «Ficus pumila» puede interpretarse como «higuera enana» o «higuera pequeña», reflejando las características físicas distintivas de la planta dentro de su género.

Taxonomía

  • Orden: Rosales
  • Familia: Moraceae
  • Género: Ficus
  • Especie: Ficus pumila

Los frutos que la subvariedad Ficus pumila var. awkeotsang son utilizados en países asiáticos (especialmente Taiwan) como comestibles. Sus frutos producen una jalea con alto contenido en azúcar que se aprovecha una vez se extraen sus semillas. En esta país es conocido como aiyu jalea (o aiyuzi 愛玉子). En Singapur se denomina jalea de hielo (文頭雪).

Frutos Ficus pumila
Frutos de Ficus pumila. Fotografía: borneoficus

Cómo cuidar un Ficus pumila

A continuación vamos a ver los principales cuidados a los que debe someterse este cultivo. Las temperaturas y humedad constante van a condicionar en gran medida el resultado de este cultivo.

Climatología

Temperatura

Todas las plantas que representan al género Ficus son consideradas como tropicales o subtropicales. En este caso, después de muchos años de adaptación, Ficus pumila se adadapta perfectamente la invierno de zonas mediterráneas.

El óptimo de temperaturas está comprendido entre 18 y 25 ºC, con noches de 10 ºC a 15 ºC. Sin embargo, soporta temperaturas gélidas que no sobrepasen en exceso y durante muchas horas por debajo de los 0 ºC.

En cualquier caso, si se produce daño por heladas, se podarán posteriormente para favorecer la brotación en primavera y el aumento de la densidad foliar.

Humedad

El ficus trepador tiene un gradiente de humedad comprendido entre 65% y 80%. Es una especie bastante rústica, por o que se adapta perfectamente a zonas más secas (zonas de interior) y zonas más húmedas, como en la costa, con bastante rocío a primeras horas de la mañana.

Es preferible zonas con un poco más de humedad, ya que sus hojas son algo carnosas y evitaremos los conocidos bordes marrones en las hojas.

Iluminación

Se adapta a zonas de semi-sombra, aunque no importa que haya una buena cobertura de Sol durante la mayor parte del día. La falta de luz provoca una clorosis generalizada en las hojas y pierden su verdor original.

Suelo y sustrato

Ficus pumila se adapta muy bien a todo tipo de suelos, aunque debemos evitar aquellos que concentren en exceso la humedad, como los arcillosos. Valora la textura de tu suelo y utiliza materia orgánica o mantillo para mejorar el drenaje, ya que es algo necesario para el correcto enraizamiento del ficus trepador.

Cada 2 o 3 años, es recomendable aportar entre 5 y 10 kg de materia orgánica o compost vegetal alrededor de la planta.

Trasplante

En general, la forma más cómoda de obtener la planta es comprando la maceta. Actualmente tienen buen precio y se adaptan muy bien al trasplante. Removeremos la tierra, mezclada previamente con la materia orgánica que hemos comentado anteriormente, Realizamos el hoyo de plantación y plantamos en primavera. Damos un riego generoso de plantación y veremos como a la semana hay estímulo de crecimiento de nuevos brotes.

Riego y necesidades de agua

Ficus pumila no es una planta exigente en agua y podemos regar cuando notemos la tierra menos húmeda. Los expertos recomiendan para este tipo de planta trepadora no dejar secar la tierra entre riego y riego, cuando la humedad baje por debajo del 20% del total.

Aquí te ofrecemos un plan de riego adecuado a la época del año, el cual tendrás que adaptar a las condiciones de tu zona (temperatura y humedad) y al tipo de suelo (arenoso, franco o arcilloso).

  • Riego en verano: 2 a 3 riegos por semana, 4 a 8 L por planta adulta y riego.
  • Riego en invierno: 1 riego a la semana de 2 a 4 L por planta adulta y riego.

Si nos encontramos en una zona especialmente seca, es recomendable pulverizar las hojas y brotes con la goma de riego o con aspersores al menos 1 vez a la semana.

Abonado y fertilización

El gran volumen de brotación y producción de nuevas hojas y tallos hace que Ficus pumila exige, al menos en primavera, incorporar fertilizantes NPK, especialmente ricos en nitrógeno. En suelos calcáreos y con pH alto, puede aparecer clorosis férrica que exigirá el uso de correctores como quelatos de hierro.

Si tienes sistema de inyección de fertilizante (abonadora o inyector Venturi), podrás utilizar fertilizantes líquidos de manera cómoda. En cambio, si no dispones de estos instrumentos de fertirrigación, puedes utilizar fertilizante granulado de liberación controlada.

Uno de ellos recomendado para este tipo de especies trepadoras, como el Ficus trepador, es el NPK 12-8-16 con magnesio y micronutrientes. La dosis de aplicación es la siguiente:

  • Inicio de primavera: 0,5-1 kg alrededor del tallo principal.
  • Mitad de verano: 0,5-1 kg alrededor del tallo principal.
COMPO Novatec Abono Azul Universal, 5 kg
  • Abono complejo NPK (Mg+S) 12 + 8 + 16 (+3+25) con magnesio y azufre + microelementeos + inhibidor de la nitrificación, Ideal para todo tipo de plantas ornamentales, arbustos, plantas verdes, rosales, cítricos, etc
  • Tecnología profesional con el inhibidor de la nitrificación (DMPP) asegurando la estabilidad del nitrógeno en el suelo, garantiza el máximo aprovechamiento de nurientes en las plantas y una floración más abundante. Hasta 8 semanas de abono disponible
  • Fórmula mejorada, con menos fósforo. Respetuosa con el medio ambiente
  • Calidad COMPO: materias primas seleccionadas según la receta original de COMPO, Estrictos controles de calidad por parte de laboratorios e institutos independientes, Las mejores condiciones para el crecimiento saludable de las plantas
  • Contenido: 1 x COMPO Novatec Abono Azul Universal, 5 kg

Guía de multiplicación

La forma más atractiva de multiplicar Ficus pumila es seleccionando partes de una planta madre sana. De esta forma lo podemos hacer mediante esqueje o acodo, siendo el primero una técnica más sencilla de realizar por jardineros inexpertos.

Esqueje: buscaremos una rama joven, sin lignificar y delgada. Quitamos las hojas de la parte inferior y plantamos en maceta de fibra de coco con mucha humedad.

Acodo: seleccionar un tallo joven que, en lugar de cortarlo, lo doblaremos con mucho cuidado y pondremos en contacto con la humedad del suelo para activar la salida de raíces.

Precio en maceta

Comprar una maceta de Ficus pumila es muy económico y tiene mucha facilidad de crecimiento. Con agua, fertilizantes recomendados y un clima idóneo, en poco tiempo duplicará su tamaño.

Por poner un ejemplo, una planta de ficus trepador cultivada en maceta con diámetro de 10 cm cuesta entre 2 y 3 €. 

Cultivo de Ficus pumila

Plagas y enfermedades de Ficus pumila

Las especies tropicales con gran volumen de producción de hojas y densidad foliar suelen recibir plagas que absorben la savia y suelen situarse en las hojas jóvenes, más fáciles de succionar.

Entre dichas plagas, la cochinilla (algodonosa o acanalada) suele ser la más habitual. Observaremos sobre las hojas puntos blancos fáciles de identificar que con el tiempo debilitan a la planta. También se produce la salida de la melaza sobre la hoja, la cual notaremos que está pringosa y brillante.

Esta melaza atrae hongos como negrilla, que debilita aún más la planta.

Para solucionar este problema, utilizaremos jabones para debilitar la plaga, ablandando el exoesqueleto de la cochinilla, al mismo tiempo que lavamos el exceso de melaza sobre las hojas. Podemos utilizar jabón potásico o cualquier otro tipo de tensioactivo que elimine la suciedad.

CULTIVERS Jabón Potásico Ecológico 5 L. Súper concentrado. Actúa por Contacto. Múltiple usos, 100% Natural Protección para tus Plantas, Solución Potásica
  • 🌿 Protección natural para tus plantas: CULTIVERS Jabón Potásico 5 L es una solución 100% ECO que actúa por contacto, mejorando las defensas de tus plantas. Solución Potásica Ideal para el cuidado de plantas y árboles. Certificado por ecocert. Producto apto para su uso en Agricultura Ecológica de acuerdo con los Reglamentos (UE) nº 2018/848 y 2021/1165. Control ECOCERT F-32600
  • 🌞 Aplicación en momentos adecuados: Para obtener los mejores resultados, aplique el jabón potásico a primeras horas de la mañana o al atardecer, evitando las horas de máxima sol. Así, tus plantas estarán protegidas y nutridas durante todo el día
  • 🌱 Fórmula segura y efectiva: Libre de aceites reciclados. Nuestro producto no presenta fitotoxicidad, ni periodo de seguridad, lo que significa que es seguro para tus plantas y el medio ambiente. Además, es un producto con residuo cero, respetuoso con los animales y la naturaleza.
  • 💧SUPER CONCENTRADO. Fácil dosificación y uso: Para aplicar el jabón potásico de CULTIVERS, simplemente mezcle 15 ml por cada litro de agua y utilícelo en sus plantas. Más aplicaciones con menos producto.
  • 🪚 🍃 Ayuda a la limpieza de melazas y manchas de las plantas, así como la desinfección de los utensilios de trabajo.

Poda y mantenimiento

Para mantener en perfecto estado sanitario nuestro ficus trepador, es recomendable llevar a cabo posterior a verano la eliminación de tallos dañados o afectados. Con tijeras afectadas, iremos eliminando desde la base tallos rastreros o que queramos eliminar.

Aquellos que deseemos conservar podemos recortarlos, dándoles la forma deseada.

¿Es posible cultivar este Ficus en maceta?

Sí, es perfectamente posible cultivar Ficus pumila en maceta, y es una práctica bastante común, especialmente para aquellos que desean disfrutar de su aspecto decorativo en interiores o en espacios limitados. Cultivar esta planta en maceta tiene varios beneficios, incluyendo la facilidad de controlar su crecimiento y evitar que se vuelva invasiva.

Aquí tienes algunos consejos para cultivar Ficus pumila en maceta.

Elección de la maceta: selecciona una maceta que sea lo suficientemente grande para acomodar el sistema radicular de la planta. Una maceta más grande también ayudará a soportar el crecimiento de las raíces aéreas y permitirá un crecimiento saludable. Asegúrate de que la maceta tenga agujeros de drenaje adecuados para evitar el estancamiento del agua, lo cual podría provocar la pudrición de las raíces.

Sustrato: utiliza una mezcla de tierra bien drenada. Una mezcla estándar para macetas con algo de perlita o arena puede mejorar el drenaje y evitar el exceso de humedad.

Ubicación: Ficus pumila prefiere lugares bien iluminados, pero puede tolerar algo de sombra. Si lo cultivas en interiores, un lugar cerca de una ventana donde reciba luz indirecta es ideal. Evita la luz solar directa y prolongada, que puede quemar las hojas. Mantén la planta en un lugar donde las temperaturas sean consistentemente cálidas. Ficus pumila no tolera bien el frío, por lo que debe protegerse de temperaturas extremadamente bajas.

Riego: riega la planta regularmente, manteniendo el sustrato húmedo pero no encharcado. Permite que la parte superior del suelo se seque ligeramente antes de volver a regar.

Fertilización: durante la temporada de crecimiento (primavera y verano), puedes fertilizar la planta cada 4-6 semanas con un fertilizante equilibrado para promover un crecimiento saludable.

Poda: poda regularmente para mantener la forma deseada y controlar la expansión de la planta. Esto es especialmente importante en un ambiente de interior donde el espacio puede ser limitado.

Artículos sobre Ficus relacioandos

2 comentarios en «Ficus pumila: una perfecta trepadora para tu jardín»

    • La jalea de higos del ficus plumilla se fabrica siguiendo un proceso que es bastante similar al de otras frutas para hacer conservas o jaleas. Aquí te dejo una guía básica sobre cómo puedes hacer jalea de higos en casa:

      Selección y preparación de los higos: Selecciona higos maduros y en buen estado. Lávalos bien y córtalos en trozos pequeños. Algunas personas prefieren pelar los higos, aunque no es estrictamente necesario.

      Cocción de los higos: Coloca los higos en una olla y añade agua suficiente para cubrirlos. Lleva la mezcla a ebullición y luego reduce el fuego para que se cocinen a fuego lento. Cocina hasta que los higos estén blandos y se deshagan fácilmente.

      Extracción del jugo: Una vez que los higos estén cocidos, puedes pasar la mezcla por un colador fino o una bolsa de malla para extraer el jugo. Este paso es crucial para obtener una jalea clara y sin trozos de fruta.

      Medición del jugo y adición de azúcar: Mide la cantidad de jugo obtenido y añade azúcar. La proporción típica es de aproximadamente 3/4 de taza de azúcar por cada taza de jugo de higo, pero puedes ajustar esto según tu preferencia de dulzura.

      Cocción de la jalea: Devuelve la mezcla de jugo y azúcar al fuego. Añade pectina si los higos no tienen suficiente pectina natural para gelificar. La pectina ayuda a que la jalea cuaje y alcance la consistencia deseada. Cocina hasta que la mezcla alcance el punto de gelificación, lo cual puedes probar colocando un poco de jalea en un plato frío para ver si se solidifica.

      Envasado y conservación: Una vez que la jalea ha alcanzado la consistencia deseada, viértela en frascos esterilizados, dejando un pequeño espacio en la parte superior. Cierra los frascos y procésalos en baño maría para asegurar su conservación. Esto generalmente involucra hervir los frascos sellados en agua durante 10 minutos para crear un sello al vacío.

      Responder

Deja un comentario