5 puntos que necesitas conocer para cuidar un fresno

Siempre hay cabida para un gran árbol dentro del jardín. El fresno es una alternativa eficaz cuando buscamos una zona de sombra y un ejemplar de grandes dimensiones. Distribuidos por todo el mundo, tenemos posibilidad de elegir la variedad que más se adapta a nuestro entorno y plantarla en nuestro jardín, para su uso ornamental.

En esta guía vamos a comentar lo más importante relacionado con el árbol fresno, así como todas las variedades que representan el género Fraxinus y la información necesaria para su cultivo.

Características del género Fraxinus

El género de fresnos abarca ejemplares distribuidor por el continente americano, Europa, norte de África y sudeste asiático. Este género de árboles queda representado por especies de porte alto o muy alto (que pueden superar los 20 metros de altura), una copa de grandes dimensiones, buena sombra, y una madera aprovechable para fabricación de herramientas y mobiliario.

Actualmente, su principal uso es ornamental, pudiendo contemplar ejemplares de grandes dimensiones en parques, paseos y jardines. Lo más valorado de los fresnos es la gran sombra que produce, dado que tiene ramas bastante horizontales con miles de hojas de pequeño tamaño pero que se superponen una a una hasta formar una sombra muy buscada en los meses de calor.

Uno de los más plantados es el fresno común (Fraxinus excelsior) aunque el continente americano tiene especies muy arraigadas a su climatología. El fresno común es propio de continente europeo y presente en casi todas las partes, incluido en España, donde prefiere el clima algo más húmedo y frío del norte.

Los fresnos son de hoja caduca, por lo que con la llegada del frío, pierde sus hojas para descansar, esperando a la brotación de primavera para reiniciar el ciclo. Son especies dioicas, por lo que cada individuo es de un sexo distinto, existiendo especies masculinas y femeninas.

Taxonomía

  • Orden: Lamiales
  • Familia: Oleaceae
  • Tribu: Oleeae
  • Género: Fraxinus

Principales variedades

Fraxinus americanaFraxinus anomalaFraxinus apertisquamifera
Fraxinus carolinianaFraxinus cuspidataFraxinus baroniana
Fraxinus nigraFraxinus dipetalaFraxinus bungeana
Fraxinus pennsylvanicaFraxinus dubiaFraxinus chiisanensis
Fraxinus profundaFraxinus gooddingiiFraxinus floribunda
Fraxinus tomentosaFraxinus greggiiFraxinus griffithii
Fraxinus quadrangulataFraxinus IllinoiensysFraxinus hubeiensis
Fraxinus ornusFraxinus latifoliaFraxinus lanuginosa
Fraxinus holotrichaFraxinus lowelliiFraxinus longicuspis
Fraxinus excelsiorFraxinus papillosaFraxinus malacophylla
Fraxinus spaethianaFraxinus purpusiiFraxinus mandshurica
Fraxinus trifoliataFraxinus rufescensFraxinus mariesii
Fraxinus xanthoxyloidesFraxinus texensisFraxinus micrantha
Fraxinus pallisiaeFraxinus uhdeiFraxinus platypoda
Fraxinus sieboldianaFraxinus velutinaFraxinus raibocarpa

Su floración se produce en primavera. Para que se produzca la fecundación, deben estar cercanos el fresno macho y la hembra. A partir de esta unión se produce los frutos, denominados Sámaras, con forma aplanada y aerodinámica para permitir su desplazamiento por el aire y facilitar la multiplicación de la planta.

Cultivo del fresno

Cuidados del fresno común

1. Climatología

Temperatura

A nivel climatológico, los fresnos son una especie muy bien adaptada a condiciones de frío y calor intenso. En invierno, soporta temperaturas gélidas incluso por debajo de los -10 ºC. Su mecanismo de defensa es eliminar las partes susceptibles de congelarse, como las hojas, cuando arrancan las temperaturas bajas.

Iluminación

El fresno requiere una exposición totalmente soleada, algo que tendremos que tener en cuenta a la hora de elegir su ubicación. Por su hábito de crecimiento y la altura total que alcanza, pocos árboles pueden hacerle sombra, pero sí al principio de su cultivo, cuando es joven.

Lo dispondremos en una zona soleada, con exposición directa al Sol.

Humedad

Se adapta muy bien a todo tipo de ambiente, pudiendo plantarse a entornos costeros con humedades relativas altas. Puede soportar periodos largos de pluviometría y también escasez de agua en verano, ya que sus hojas, al ser pequeñas, soportan bien la pérdida de agua y posee un sistema radicular muy desarrollado para coger agua del suelo.

Suelo

En cuanto a la características de suelo, es un árbol muy rústico y con unas raíces que le permiten ser cultivado en cualquier tipo de suelo. Su desarrollo se produce con mayor intensidad en suelos con alta carga de materia orgánica, considerado como fértiles.

También necesitamos que haya suficiente profundidad y un buen drenaje que no garantice la pudrición de sus raíces y la aparición de enfermedades de cuello.

2. Riego y necesidades hídricas

El mejor desarrollo de los fresnos se hace en ambientes húmedos, con altas pluviometrías y suelos orgánicos que acumulan bien la humedad. Por tanto, debemos evitar un suelo seco, con una textura excesivamente arenosa.

Los riegos tendrán que realizarse con una frecuencia suficiente que evita un suelo seco entre riego y riego.

En general, en invierno es suficiente con un riego moderado a la semana, contando con reducirlo según pluviometrías. En primavera y verano, con temperaturas ascendentes, necesitaremos entre 2 y 3 riegos por semana (dependiendo del tipo de suelo) para evitar que se seque la rizosfera del fresno.

3. Absorción de nutrientes y abonado

Los suelos fértiles, con un nivel adecuado de materia orgánica (superior al 2%) suministran los suficiente nutrientes al fresno durante todo el año. El aporte de fertilizantes lo podremos realizar en los primeros años de desarrollo, cuando requiere un impulso de crecimiento. Especialmente lo realizaremos a inicio de primavera, ya que el fresno necesita nutrientes para fomentar la salida de brotes y nuevas hojas, por ser una especie caducifolia.

Buscaremos línea de fertilizantes con una relación NPK 2-1-3. En suelos calizos, se debe aportar correctores de hierro y es interesante que el fertilizante contenga azufre, para acidificar el entorno de las raíces y mejorar la absorción de hierro.

Semillas y hojas de fresno
Semillas y hojas de fresno.

4. Principales plagas

Plagas

El género Fraxinus que engloba a un gran número de ejemplares de fresnos se ve afectado por un escarabajo de la madera conocido científicamente como Agrilus planipennis. En América se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para los organismos medioambientales, ya que debilita al árbol hasta su muerte.

Enfermedades

Dentro de los hongos que pueden afectar a los fresnos, existe uno que está causando enormes daños en las poblaciones de esta especie. Este hongo entomopatógeno ha llegado a afectar a cerca de 80 millones de ejemplares solo en Reino Unido. Se conoce como necrosis del tronco o ceniza, y su nombre científico es Chalara fraxinea.

Al bloquear los canales de flujo de savia, la enfermedad está caracterizada por la pérdida de hojas y la muerte rápida en los árboles infectados.

5. Obtención de nuevos ejemplares

La multiplicación del fresno se puede realizar cuando han polinizado correctamente y aparecen los frutos en sus sámaras. Las semillas, como ocurre en muchos otros árboles, necesitan estratificación, lo cual quiere decir que debemos simular que pasan el invierno en un suelo húmedo antes de activarse y germinar, en primavera.

Por ello, podemos dejar las semillas en la interperie en invierno, en un recipiente con sustrato mitad turba y mitad fibra de coco, que mantendremos húmedo de forma constante.

Deja un comentario