Hojas amarillentas en limonero: ¿qué puede ser?

Los cítricos y, en especial, los limoneros, son grandes exigentes en nutrientes. Como suelen cultivarse en suelos calizos, es común que a partir de brotación sufran carencias de micronutrientes, apareciendo hojas amarillas en limonero.

Sin embargo, la causa de la clorosis en el limonero puede deberse a varios macronutrientes y micronutrientes, o a la suma de todos ellos.

En este artículo vamos a revelar cómo detectar la causa de las hojas amarillentas en limonero y solucionarlo rápidamente.

Leer más: función de los nutrientes en los cítricos.

Hojas amarillas en limonero: principales agentes causantes

Los principales micronutrientes de alta exigencia para los cítricos son el hierro, zinc y manganeso.

Precisamente, esta triada de microelementos se comporta muy mal en suelos con pH supieror a 7,5, algo muy común en suelos del mediterráneo y zona sur, donde predominan calizas y carbonatos.

Por ello, es habitual que el limonero muestre hojas amarillas, donde a menudo también se suma macronutrientes como el nitrógeno y el magnesio, causando una clorosis muy evidente en cualquier tipo de cítrico.

Carencias de micronutrientes: hierro, zinc y manganeso

Hojas amarillentas en limonero magnesio 1
Clorosis de zinc y manganeso. Fuente de las fotografías: Yara

La carencia de zinc y manganeso suele ir a la par, ya que tienen un comportamiento similar en el suelo, presentando baja absorción por antagonismos con complejos de calcio, carbonatos y calizas.

Por ello, es preciso que en suelos con pH alcalino, tanto el zinc como el manganeso esté protegido en forma de quelatos, siendo el más famoso el quelato EDTA.

La presencia de hojas amarillas en limonero causadas por deficiencia de zinc y manganeso es común su aparición tras la brotación y posterior al cuajado de frutos.

La carencia de zinc y manganeso se detecta con relativa facilidad debido a que en la hoja del limoner se forma una v invertida, con manchas cloróticas irregulares en ambos lados de la hoja, especialmente en las hojas jóvenes.

En cuanto al hierro, este micronutriente esencial tiene muy baja movilidad en suelos igualmente calizos, por lo que se recomienda siempre su aplicación mediante quelato EDDHA.

Rebajas
CULTIVERS Quelato de Hierro Fertilizante Ecológico de 1 Kg. Reverdeciente anticlorosis. Nutriente Fundamental para Las Plantas (6% Fe-EDDHA orto orto 4,8 % ). Force Fe
  • Quelato de Hierro de alta disolución, que no da problemas de obturación en los sistemas de riego.
  • Nutriente fundamental para las plantas que interviene en numerosas funciones vitales, entre las cuales destaca la síntesis de clorofila.
  • Corrector de carencias de Hierro. Previene y cura la deficiencia de hierro (clorosis férrica) en cultivos hortícolas, arbóreos y de plantas ornamentales.
  • Producto ecológico diseñado para todo tipo de plantas y arboles. COMPOSICIÓN 6%Fe-EDDHA, 4,8 ISOMERO ORTO-ORTO.
  • Número de registro certificado por CAAE: CE-007459-2019.

La clorosis de este microelemento es mucho más evidente, cubriendo casi toda la hoja de amarillo pero respetando (solo en las primeras etapas) las nervaduras de color verde. Esta clorosis se produce inicialmente en las hojas y brotes jóvenes.

La triada de micronutrientes (hierro, zinc y manganeso) también se puede corregir con aplicaciones foliares, pero en este caso recomendamos el uso de micronutrientes complejados para facilitar su asimilación por hoja.

Clorosis de hierro limonero
Clorosis de hierro en cítricos. Fuente de las fotografías: Yara

Carencia de macronutrientes: nitrógeno y magnesio

No nos podemos olvidar tampoco de una causa común de hojas amarillentas en limonero, y es la falta de nitrógeno o magnesio como principales macronutrientes.

La carencia de nitrógeno es común al inicio de campaña, ya que ha pasado todo el invierno sin nutrición y el nitrógeno nítrico se lava con facilidad en el suelo.

La clorosis por falta de nitrógeno produce hojas más pequeñas y pierde el verdor original de las mismas, generalizándose en toda la planta.

En general, el limonero se encuentra visiblemente raquítico y es fácil de identificar y corregir, ya que el nitrógeno, especialmente la forma nítrica y amoniacal, se absorbe muy bien vía radicular, y la forma ureica, muy bien vía foliar.

En cuanto a la carencia de magnesio, los síntomas visuales de las hojas amarillentas pueden confundirse con las de zinc o manganeso. Sin embargo, el magnesio crea bordes cloróticos en forma de V invertida inicialmente en las hojas formadas.

Esa es la principal diferencia: clorosis de magnesio en hojas adultas inicialmente y síntomas de clorosis de zinc y manganeso en hojas nuevas, principalmente.

Carencia de magnesio en citricos
Clorosis de magnesio en cítricos. Fuente de las fotografías: Yara

Para diferenciar la carencia de magnesio de zinc y manganeso, muy parecidas visiblemente, utilizaremos el siguiente truco:

  • Carencia en brotes nuevos y hojas jóvenes: asociado a zinc y manganeso.
  • Carencia en hojas adultas: asociado a magnesio.

Suele ser más común la presencia de hojas amarillas en limonero a causa de carencia de zinc y manganeso con respecto a magnesio.

Otras causas de hojas amarillentas en limonero

En muchos otros casos, las causas de tener un limonero con clorosis y presentar hojas amarillas puede deberse a otros factores que no están relacionados con la nutrición y la corrección con fertilizantes.

Hojas amarillas por falta de luz

La ausencia de luz en los cítricos es la causa de una clorosis común y generalizada en todo el árbol. Hablamos de un árbol con altas necesidades de luz e incluso exposición solar directa, por lo que podemos estar pensando con qué nutriente corregiremos las hojas amarillentas en nuestro limonero pero no solucionaremos nada.

En un limonero plantado en el jardín es raro, salvo que hayamos hecho mal los deberes, ya que se debe cultivar siempre sin ningún obstáculo de sombra (árboles mayores, casas, techados, etc.).

Sin embargo, un cítrico cultivado en maceta, como puede ser un mandarino, puede estar ubicado en una zona con insuficiente luz. Poco a poco notaremos como aparece una clorosis generalizada y pierde su verdor natural.

La solución es sencilla, moverlo a una zona con mucho más acceso a la luz.

Artículos relacionados

Deja un comentario