Cultivo de rododendro

Cultivo y cuidados del rododendro

Si tenemos la oportunidad de poder disfrutar de un jardín, el rododendro es una de esas plantas de obligada plantación. Su espectacular floración conseguirá hacer un atractivo jardín que atraerá muchísimos insectos beneficiosos y embellecerá el aspecto del entorno.

Además, también se puede adaptar a cultivo en macetas, por lo que también es opcional su cultiva en zonas urbanas, terrazas y balcones. Su adaptación climática y al entorno es bastante sencilla, por lo que cumpliendo alguno de los consejos que os vamos a dar es suficiente para conseguir desarrollarlo sin mayores problemas.

Descubre, en este artículo, todos los aspectos del cultivo de rododendro. ¡Adelante!

El árbol rododendro

Existe una ligera discrepancia entre considerar al rododendro como árbol pequeño o arbusto. En nuestra opinión cumple más, por su aspecto, el segundo. Sea árbol o arbusto, esta especie pertenece al género Rhododendron del cual entran varias especies más de aspecto parecido.

Sin embargo, la familia a la que pertenece, de nombre Ericaceae, alberga más de 1000 plantas de diferente aspecto y condiciones de cultivo.

Las variedades más conocidas son arbustos que pueden superar los 2 metros de altura. Otras especies son planta que no superan los 30 cm de altura (como Rhododendron lapponicum)

y también las hay que superan los 15 metros (Rhododendron maximum).

Rododendros en jardín

Los rododendros arbustos que normalmente se utilizan como planta ornamental destacan por emitir flores de tamaño grande, de multitud de colores (rosas, azules, rojas, violetas, etc.).

Emiten tantas flores que pueden llegar a cubrir casi mayor superficie que sus propias hojas. Es por ello que su cultivo ha ganado adeptos en la comunidad de los practicantes a jardinería, además de por su adaptación a muchas zonas climáticas y su rusticidad.

¿Cuándo florece el rododendro?

Como hay muchas variedades de rododendros, el periodo de floración varía. Sin embargo, las especies más conocidas y plantadas lo hacen en los meses de primavera (abril y mayo).

Dichas flores se desarrollan formando ramilletes agrupados de un único color por variedad. Sin embargo, es impresionante cuando combinamos varias especies para formar abanicos de varios colores.

Origen y significado de la flor de rododendro

Dado que la predominancia de las principales variedades es el color rosa o rojo, la palabra rhododendron

Haciendo alusión a sus colores florales, «rhododendron» significa árbol color de rosa o rojo.  rhodon del significado rosa y dendron de árbol. Representa el emblema del estado de West Virginia y Washington, en Estados Unidos.

Existe una tendencia moderna de atribuir mensajes o significados a una flor. En este caso, se le asigna el de peligro o precaución. Quizá, el origen se debe a su contenido en toxinas que pueden resultar perjudiciales para personas y mascotas. El lenguaje de las flores se utiliza en casos aislados con la posibilidad de mandar mensajes claves o secretos a otras personas

Semillas de rododendro

Las semillas del rododendro forman una parte importante del árbol y su posibilidad de reproducción. El problema radica en que este tipo de semillas tienen una mala conservación. Lo mejor es plantarlas tras su obtención para que no pierdan su viabilidad genética.

Su germinación es lenta, y puede llevarnos más de 3 meses en contemplar las primeras hojas de la plántula. Su desarrollo se producen en condiciones controladas, como el interior de casa, con el sustrato con humedad constante y la temperatura estándar de 18 a 22 ºC.

Cuidados del rododendro

Pasamos a comentar las condiciones externas más apropiadas para su cultivo en el jardín.

Hay que tener en cuenta, como ya hemos comentado antes, que el cultivo del rododendro también se puede hacer en macetas, pero reservándonos para las variedades de crecimiento más lento o enanas.

Dónde plantar

A la hora de elegir la mejor ubicación para nuestro «rhododendron», buscaremos una zona que tenga condiciones de semi sombra o al menos no le de el Sol directo durante muchas horas.

Zonas frescas al abrigo de árboles de porte alto o incluso palmeras son lugares excepcionales para su plantación, ya que requieren algo de humedad.

Clima y desarrollo

Temperaturas

Las condiciones climáticas para su desarrollo hacen de este arbusto bastante resistente, con muchas zonas climáticas adaptadas. Pero tiene algo en común y es su sensibilidad a las heladas intempestivas, especialmente en la floración.

Las temperaturas frías son soportables para este cultivo, siempre y cuando estén en rango positivo y no haya flores.

Cuando empieza a emitir las yemas flores, la bajada de temperaturas producirá el aborto y caída de las flores y perjudicará su desarrollo.

Luz

Por su tamaño, los arbustos de rododendro crecen en entornos de sombra o semi sombra. Intentar evitar en lo máximo posible que el Sol incida directamente sobre la planta, especialmente en las flores.

Humedad

Está acostumbrado a zonas frescas y con humedad algo más alta que otras especies, especialmente porque acostumbra a crecer en zonas más sombrías.

Condiciones de suelo

Rododendros en jardín

El rododendro es una especie acostumbrada a suelos ligeramente ácidos. Los calizos y de pH alto suelen causar clorosis férrica, algo muy común en este cultivo.

Si en nuestro jardín tenemos el pH alto (podemos averiguarlo con medidores de pH), es necesario aportar a inicio de primavera un quelato de hierro líquido,el cual reaplicaremos a la dosis recomendada en verano, en la época de máximo esplendor.

Importante que el suelo tenga buenas condiciones de drenaje y eso es algo que te puede ayudar con el aporte de materia orgánica.

Antes de su plantación, es recomendable en el hoyo mezclar la tierra extraída con materia orgánica o compost descompuesto, a partes iguales. Esta sencilla técnica permitirá un desarrollo más rápido de las raíces del rododendro y los nutrientes suficientes para su primera floración.

Con el paso del tiempo, dicha materia orgánica se irá perdiendo (mineralizando) y será necesario restituirla. Ésta vez, un pequeño aporte alrededor del tronco para que lentamente sus nutrientes se vayan liberando con el agua aportada o por la lluvia.

Riego

El rododendro es un arbusto que consume bastante agua, ya que tiene muchas partes florales durante la primavera.

En la época de mayor calor, requiere riegos de 3 riegos semanales de 3 a 5 L/planta, aunque dicha dosis dependerá de la zona de sombra donde esté situado y la textura del suelo (más arenosa o arcillosa).

Cuando llega el frío, los riegos se limitan a 1 cada semana siempre y cuando no haya pluviometría, con la misma dosis comentada anteriormente.

Junto con el riego podemos aportar fertilizantes líquidos, aunque eso lo dejamos para la parte de abonado que viene a continuación.

Abono para rododendros

Nada más se inicia, a principios de primavera, el desarrollo de sus raíces y la formación de nuevos brotes, es aconsejable aplicar un cóctel completo de fertilizantes que incluya micronutrientes.

La mezcla de abono granulado para rododendro que consideramos más equilibrada es el fertilizante NPK 12-10-18 + 2MgO con micronutrientes.

Contiene una alta concentración de nitrógeno y fósforo para el inicio de la actividad vegetativa, junto con magnesio y micronutrientes para evitar las carencias iniciales.

Por su contenido en potasio, que predomina sobre el resto de nutrientes, puede aplicarse durante todas las fases de crecimiento del rododendro.

La dosis recomendada es de 200 a 300 gramos por planta, a inicio de primavera, repitiendo la aplicación a mitad de verano.

No te olvides también de que existen los fertilizantes líquidos para aplicar junto con el agua de riego. En el jardín, un simple venturi, un programar y una tubería de goteros es suficiente para automatizar el riego y hacer que todo el agua aportada vaya enriquecida con nutrientes.

Rododendros ornamentales

Poda del rododendro

La técnica de poda en el rododendro consiste en eliminar las inflorescencias que ya se han perdido. Cuando las flores llegan a su final de ciclo, ésta se marchita y se queda la cabeza en la planta, secándose lentamente.

La eliminación de estas inflorescencias y su poda permite un desarrollo mayor de las que están por venir, formando nuevos brotes y adecuando el crecimiento de la planta.

Si no las eliminamos, la planta gastará energía en la producción de semillas. Al descabezar, se emitirán tallos laterales para seguir creciendo. En caso contrario de que queramos conservar alguna semilla para su reproducción (aunque no es lo más aconsejable para su multiplicación), podremos dejar alguna inflorescencia sin podar.

Eliminaremos también con la poda las ramas afectadas o dañadas, cruzadas o que se salen de la forma que queramos darle a nuestro rododendro.

Cómo reproducir rododendros

La reproducción del rododendro se puede hacer por varias formas, siendo la más aconsejable mediante esquejes.

Anteriormente hemos comentado la problemática de la multiplicación por semillas, debido a un problemas de conservación y a la lentitud de su germinación (puede tardar más de 3 meses).

Por ello, para conservar las características de la planta madre, una forma rápida y eficiente es la reproducción del rododendro por esquejes.

cómo hacer esquejes

El esquejado del rododendro se realiza a partir de tallos terminales de unos 10 cm y a inicios de otoño. Para fomentar la salida de nuevas raíces, tarea principal en este método de propagación, necesitamos un sustrato ácido de turba que esté siempre humedecido (riegos de baja cantidad cada 2 días).

El esqueje debe de estar bajo temperatura controlada, en el interior de casa, y con buena humedad ambiental debido a los riegos que hagamos.

En cuanto vemos que la parte aérea comienza a crecer o se forman nuevos brotes a partir de yemas, el esqueje de rododendro habrá sido todo un éxito y ya hay suficientes raíces para que continúe su marcha de crecimiento.

Comprar rododendro

Tanto la técnica de multiplicación por semillas como la reproducción vía esqueje es un proceso lento (mucho más el primero). Para los más impacientes, el rododendro es una especie muy fácil de encontrar, por su espectacular floración, en viveros y tiendas de venta de plantas.

Su precio no es excesivamente alto para macetas con plantas de menos de 40 cm de altura, la cuales pueden tener ya más de 4 yemas flores e incluso alguna ya abierta.

El precio normal que podemos encontrar está entre los 10 y 20 € por planta, según su tamaño y especie de rododendro.

Rododendro en maceta

Rododendro en maceta

Las ventajas que tiene alguna de las especies del género Rhododendron es su capacidad para desarrollarse en macetas, especialmente las especies más pequeñas.

Esta planta emite raíces muy pequeñas que pueden adaptarse a esta forma de cultivo, aunque para ello debemos de seguir los siguientes consejos.

Turba de pH ácido

Para evitar problemas futuros y el mayor desarrollo de raíces, la turba debe ser de pH ácido, por lo que tenemos que planificar bien qué sustrato comprar. Podemos encontrar distintos sustratos para plantas ácidas y que albergan nutrientes para su desarrollo inicial.

El pH de este tipo de turba suele estar en torno a 5-5,5.

Trasplante

Según vaya creciendo esta planta vivaz, necesitaremos o bien trasplantarla al jardín o bien adaptarla a una maceta más grande. El primer ejemplo es el más complicado ya que el choque post-trasplante es peor. El suelo tiene distinto drenaje, otro pH, textura, dureza, etc.

Un consejo es realizar un riego abundante justo después del trasplante, con uno pequeño aporte de nutrientes para que las raíces que hayan podido dañarse cicatricen bien y se produzca la emisión de nuevas.

Eso sí, mantener un drenaje correcto es indispensable.

Abonado

Antes de la plena floración, recuerda aportar fertilizante líquidos junto con el agua o los abonos granulados que hemos comentado antes.

Tipos de rododendros

Tienes un gran abanico de especies donde elegir. Cada una de ellas se caracteriza por un color distinto de floración (a veces varios dentro de la misma planta) y un tamaño específico.

La principal forma de distinguir los tipos de rododendros es por el color de su floración. A continuación te nombramos algunos nombres conocidos,  aunque luego explicaremos cada uno de ellos.

Una de las especies más conocidas es Rhododendron ponticum, aunque hay muchas más, incluso de origen exótico.

  • Rododendro azul
  • Rododendro amarillo
  • rododendro caucasico
  • rododendro blanco
  • Rododendro arbóreo (Rhododendron arboreum)
  • Rododendro de los alpes (Rhododendron ferrugineum)

Problemas y soluciones

Hojas marrones

Cuando el rododendro tiene un exceso de humedad en el suelo o sustrato (especialmente en el cultivo en macetas), la falta de oxígeno en las raíces causa la pudrición lenta y continuada de las hojas.

Un proceso inicial es la pérdida de clorofila, por lo que se produce un amarilleo genérico de la planta, pero con un aspecto arrugado y débil de las hojas, que caen casi por su propio peso.

Con el paso de los días, dichas hojas se vuelven muy flácidas y marrones. Se emite una hormona natural conocida como etileno y las hojas caen al suelo.

Clorosis y amarilleo en hojas jóvenes

El amarilleo de las hojas jóvenes con las características nerviaduras de color verde es señal inequívoca de carencia de hierro. Es muy común en plantas acostumbradas a entornos ácidos pero que han sido plantadas en suelos alcalinos o de pH alto.

La solución pasa por aplicar cualquier corrector de hierro, en forma de quelato, ya que permite tener estable el hierro a diferentes rangos de pH.

Caída y amarilleo de hojas en la parte inferior

La caída de hojas que visualmente no se encuentran afectadas por ningún motivo son consecuencias naturales del crecimiento del rododendro, el cual sustituye las hojas inferiores por la producción de nuevas hojas a partir de los brotes superiores.

Valora este artículo

Leave a Reply